Página de contenido económico

viernes, 23 de junio de 2017

MERCANCÍAS Y SERVICIOS ¡FIRST!




                   POR LA ESPIRAL
                 Claudia Luna Palencia
                   @claudialunapale




-Mercancías y servicios ¡First!




    Donald Trump, como presidente de Estados Unidos, se está convirtiendo en una amenaza cancina, hartante, a tal grado que en Europa empiezan a pensar en pasar definitivamente de él y erigir a Angela Merkel, la canciller germana, como la nueva líder del mundo occidental.

   Dicen que “perro que ladra no muerde”, al menos así se repite en México y casi siempre es algo ciento por ciento   verdadero; vamos comprobándolo y aunque Trump es políticamente incorrecto (por principio y final se trata de un empresario) todo aquello que vociferaba desafiante como candidato republicano está resultando mucho más manejable  de lo que se anticipaba.

    Es decir, en términos de resiliencia, la llegada de un outsider radical y  de escaso don de gentes a la Casa Blanca terminará por favorecer el cambio aletargado en muchos países ya sea por desidia o bien debido a cuestiones de atender otro tipo de prioridades internas.

   Digamos que el rubio ha venido a ponerle las pilas a muchos otros gobiernos, en Europa están convencidos de que la única forma de contrarrestarle es siendo más fuertes, dando más de sí.

   Por su parte, China ha visto la oportunidad, de tomar la estafeta geoeconómica y también geopolítica para dar el salto contundente de una vez por todas como la nueva potencia del siglo XXI.

    En América Latina, también se avizora el momento de subirse a la cresta de la ola y surfear aligerados, al menos América del Sur está convencida de su viraje hacia China y Asia.

   México, por su parte, sabía que tarde o temprano enfrentaría una revisión de su acuerdo de libre comercio con Estados Unidos y Canadá ya sea con la victoria de Hillary Clinton por el bando demócrata como por el republicano con Trump.

    Así es que el país azteca NO está llegando improvisado del todo a la renegociación del NAFTA-TLCAN es más está bien amueblado porque lo que parecía el Apocalipsis, la amenaza fáctica de la extinción unilateral del tratado está quedando reducida a una reactualización y no está nada mal.

  Máxime que han pasado 23 años de su puesta en vigor, ¿son invariables sus condiciones naturales? No, las relaciones cotidianas entre  las personas, los bienes y servicios que se producen no permanecen ceteris paribus en el tiempo, no son variables inamovibles, éstas cambian y se alteran debido a las fuerzas centrífugas de la cotidianidad.
La remodernización del NAFTA-TLCAN es necesaria, era necesaria, y muy seguramente requerirá otra y muchas más revisiones con el paso del tiempo si es que sigue existiendo interés tripartito en mantenerlo.

     Lo chocante de este revisionismo actual deriva del tono matón de Trump orillando al conciliábulo pero, repito, México no está haciendo  mal  su papel. Yo lo único que como economista lamento es que siga siendo un acuerdo comercial renegociado sin escalar un peldaño más en el proceso de integración.

    Es decir, más de dos décadas después, la única baza sigue siendo el comercio y la producción de costos de mano de obra barata y  de legislación ambiental laxa que ofrece el país azteca a sus socios.

     No hay un esfuerzo por visionar que la zona económica del Norte del continente americano es importantísima como contrapeso global, sobre todo frente a China.

    Tampoco hay empatía ni sincronía tripartita para aceptar que hay temas torales y sensibles imposibles de continuar dilatándolos porque además llevan años trastocando socialmente hablando a México fundamentalmente: migración y drogas, aquí no importa el orden de los factores.
Hace unos días el periódico El País dio a conocer algunas cifras en Estados Unidos: “En 2016 había 352 mil 882 personas recluidas en centros civiles de detención por motivos de inmigración. Esta cifra no incluye a las personas migrantes en situación irregular encarceladas en prisiones federales". La violación de los derechos humanos de miles de inmigrantes mexicanos y centroamericanos es incontestable pero las mercancías y los servicios siguen siendo  first.

*Puedes opinar en http://claudialunapalencia.blogspot.com.es economista y  escritora, experta en periodismo económico, geoeconomía y análisis internacional



miércoles, 21 de junio de 2017

EL NEGOCIAZO DEL ORGULLO





                  POR LA ESPIRAL
                 Claudia Luna Palencia
                    @claudialunapale





-El negociazo del Orgullo





       ¡Ames a quien ames, Madrid te quiere! Así reza el eslogan del World Pride Madrid 2017 que tan afanosamente ha organizado estos días el Ayuntamiento de la capital de España encabezado por Manuela Carmena, la septuagenaria exjuez, postulada por un movimiento ciudadano para el cargo de la Alcaldía que finalmente ocupó a mediados de junio de 2015.

     Ya no es únicamente Ámsterdam es que la llamada fiesta del Orgullo dedicada a celebrar a grito abierto la homosexualidad y las relaciones que rompen con el estereotipo hombre-mujer han ido apoderándose de las principales urbes del mundo conquistándolas con su banderita multicolor.

     Este año la capital ibérica será la sede de la gran fiesta anual gay  (23 de junio al 2 de julio) los hoteles anticipan pingües ganancias, uno de los mejores veranos de la última década según el propio  sector del turismo y de la hostelería.
Todos van colgando sus cartelitos de gayfriendly, muy atrás han quedado las décadas en que el franquismo fustigó simples muestras de amor en público como el roce de los labios para un inocente ósculo hetero.

    La tolerancia actual tiene que ver con un cambio, una metamorfosis, en las normas de convivencia y en la introducción de legislaciones que reconocen el matrimonio hombre-hombre y mujer-mujer así como la adopción de bebés y niños a fin de permitirles formar una familia sui generis pero al fin y al cabo familia.

    También detrás está el potencial económico ostentado por este grupo, a diferencia del género femenino, el masculino es mucho menos vulnerable y está más empoderado en todos los terrenos laborales y en el renglón de los sueldos y salarios.

     Al emparejarse dos varones se da por supuesto que se trata de dos personas que además poseen una solvencia económica derivada de su actividad profesional sea como empleados o inclusive como empleadores.

    A su alrededor se han detonado toda una serie de artículos de lujo, de subsectores de servicios porque la comunidad homosexual demanda y bastante bien desde moda, fitness, peluquería hasta cosmética de belleza y por supuesto muchos servicios de SPA, afterhours, afterworks con sitios inn en los que comer, beber, bailar y sentirse en compañía de otros iguales. El sentido de la pertenencia.

    Hoy en día quedó atrás el estereotipo aquel de la década de 1960 del hombre afeminado y exageradamente amanerado de la voz aguda y los pantalones pitillo untados como mantequilla o el que se ocultaba presumiendo de mujeriego voraz; una vez salidos del armario se están dejando ver barbados, fortachones, peludos con su bigote y su voz grave, eso sí muy preocupados por ir al gimnasio, cuidarse físicamente, vestir casualmente y lucir trajes y corbatas de buen corte y primera línea de elegancia.  Todo eso cuesta dinero.

    Nada más en viajar para celebrar este mimoso festival, Madrid espera a 8 millones de personas LGBT, turistas de diversas partes que dejarán una derrama estimada en más de 6 mil 300 millones de euros, de acuerdo con datos de  World Travel & Tourism Council.
A COLACIÓN
   Todavía atraganta el tema muy a pesar de la normalidad con la que se aborda bajo el argumento de la diversidad sexual y hasta la defensa del poliamor, la sociedad de los albores del siglo XXI muy posiblemente no atestiguaremos en vida las consecuencias sociales y humanas emanadas de que dos hombres o dos mujeres sean pareja abierta e inclusive formen una familia.

   Muy seguramente las contradicciones éticas y morales empeorarán con la introducción de la inteligencia artificial, quizá tampoco veremos en vida -llegado el momento- el debate en las cámaras y los congresos por reconocer y dar derechos a los robots emparejados con las personas; muy posiblemente algún día  serán discutidos artículos de ley para el matrimonio y la formación de familias mixtas entre humanos y robots.

    Vamos que la semilla de la destrucción de nuestros cimientes, la familia hombre-mujer como pilar de la formación de una sociedad y de una cultura, va abonándose con denodada rapidez en nuestros días. Debe existir un especial interés (no nada más pecuniario)  hasta político en vistas del incremento del abstencionismo.

   Llama además poderosamente la atención que la defensa de los valores tradicionales va menguando en la medida que se tacha hasta de delito de odio el no aceptar que dos iguales se prodiguen de besos y caricias delante de tus hijos pequeños que anonadados preguntarán después.

     Y  se enfurecen los políticos gueis artífices de los cambios a favor de su propia condición cuando hay personas que hacen ver una exagerada propaganda exaltando la homosexualidad en películas, series, mensajes, anuncios, literatura, vídeos de MTV consumidos por adolescentes, música y un largo etcétera. Así como vamos, el día de mañana, los heterosexuales terminarán siendo minoría haciendo la marcha del otro orgullo…

*Puedes opinar en http://claudialunapalencia.blogspot.com.es economista y  escritora, experta en periodismo económico, geoeconomía y análisis internacional


lunes, 19 de junio de 2017

EL AÑO DE LA LOCURA TRÁNSFUGA





         POR LA ESPIRAL
      *Claudia Luna Palencia
            @claudialunapale




-El año de la locura tránsfuga






     Comenzó mal y muy probablemente terminará mal. Esta semana se cumplirá –el 23 próximo-, justo un año de la consumación del referéndum aquél que preguntó a los ciudadanos ingleses si querían seguir permaneciendo a la Unión Europea (UE).

    Un maremágnum de 365 días que ha provocado tal revoltijo de acontecimientos y sensaciones encontradas que de repente el rancio establishment británico nos parece trescientos años arcaico.

    Lo único certero es que en estos últimos meses, la UE se ha afanado en curarse las heridas, ha puesto sobre de la mesa su Libro Blanco para redefinir su futuro de mediano plazo y de alguna forma ha lanzado un grito catártico para decir a los cuatro vientos que está más viva que nunca;  mientras, del otro lado,  el Reino Unido parece herido de muerte.

   Definitivamente existen dos posturas irrefutables y yuxtapuestas: el eje franco-germano con el presidente de Francia, Emannuel Macron y Angela Merkel, la canciller de Alemania, dispuestos a relanzar al cónclave europeo revitalizándolo y poniéndolo al día con propuestas tales como las de  crear un Tesoro común,  un presupuesto unitario y hasta una defensa militar única.

    Por el otro lado,  el resultado estrepitoso de Theresa May, la premier británica araña las paredes del poder y busca sostenerse hasta pactando de ser necesario con el mismísimo diablo, esto es, con diez diputados norirlandeses del Partido Demócrata Unionista (DUP).

    Además se palpa fácilmente: un editorial del renombrado historiador inglés Henry Kamen titulado “El abismo británico” anticipa otras elecciones “para otoño” porque la situación de ingobernabilidad llevará a la debilitada primera ministra a estrellarse con lo inevitable.

   Hace dos días el flemático diario británico Financial Times publicó una caricatura dramática pero bastante real, en ésta se ve a May intentando navegar mientras su barquita se hunde, ella eleva el remo hacia DUP pero ni así logra evitar la debacle para ahogarse con todo y  su lustrosa banderita inglesa.

   El Brexit es la punta del iceberg, del odio contenido al multiculturalismo, a la cara polifacética de la globalización que plaga las calles emblemáticas con rostros venidos de todas partes.

    El irse, cerrarse y apostar por el unilateralismo es precisamente la respuesta ante esta fenomenología, que además es imparable en Londres, París, Madrid, Berlín, Copenhague o el mismísimo corazón de Manhattan del otro lado del Atlántico.
A COLACIÓN
  Ha sido en esta semana epiléptica que me reuní en el Museo Reina Sofía, en Madrid, con  Félix de Azúa, uno de los más destacados intelectuales y escritores españoles;  él curiosamente  venía regresando de una estancia en Londres, había vivido (lamentablemente) los ataques terroristas en Gran Bretaña en plena efervescencia electoral e inclusive se quedó parado en uno de los aeropuertos de la City debido a la caída en el sistema de British Airways.

    La percepción de Azúa es la de muchos de nosotros que nos hemos convertido en esporas sensibles de la globalización “las calles de Oxford Street desvelan un fenómeno imparable ni con el Brexit ni con todos los muros”.

       Se llama multiculturalidad  y seguirá extendiéndose a pesar de la ministra May o del propio presidente Donald Trump, el argumento ahora  es que es una batalla abierta entre el unilateralismo y el multilateralismo; entre el proteccionismo y el libre comercio.

      En especial en Reino Unido la debacle es siniestra ahora mismo no sabe bien a bien hacia qué puerto los está conduciendo May y su terquedad por el Brexit duro, lo único a ciencia cierta es que después de la ineptitud de los servicios de Inteligencia británicos para prevenir sendos atentados terroristas aunado a la catástrofe reciente de un edificio de 24 plantas ardiendo como una auténtica pira, además casualmente habitado por familias de todas partes del mundo, todo esto sumado ha sacado a los británicos a las calles enconados, arrebatados, contra lo que ella representa.

  El hashtag #Justice4Grenfell tiene el tufillo de una chamusquina que huele a xenofobia, las familias que murieron en el dramático incendio eran todas inmigrantes. ¿Qué hay allí adentro? ¿Qué fuerzas están lubricando tanto encono y odio?

   Además  contra viento y marea, May convertida en la madrastra de todos los británicos  ha decidido seguir con el calendario previsto, lo que significa que hoy lunes 19 de junio dará inicio el proceso de ruptura de la Unión Europea; uno que será agrio, severo, ácido y corrosivo con una duración incierta hasta 2019 o quizá antes de 2022. Salvo que, finalmente, un milagro detenga al tránsfuga.
*Puedes opinar en http://claudialunapalencia.blogspot.com.es economista y  escritora, experta en periodismo económico, geoeconomía y análisis internacional