Página de contenido económico

miércoles, 27 de julio de 2016

LA COSTEÑA ¡SIN SABOR!






POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia


-La Costeña ¡Sin sabor!


Que levante la mano quien nunca haya comprado un producto de La Costeña y es que se trata de una de las marcas de chiles, salsas, conservas y frijoles mejor posicionadas en la mesa de los mexicanos, por esa razón es inadmisible que unos empleados se ufanen por orinar en los chiles que serán envasados, vendidos y consumidos de buena fe por nosotros, los consumidores. 

¡Y lo exhiben! Aunque honestamente confieso no es la exposición en las redes sociales lo que me consterna,  es todo aquello que podemos inferir acontezca internamente en el control de calidad de los insumos utilizados por la empresa.

La Costeña que en siete años más cumplirá su primer centenario de existencia desde su fundación,  sus directivos no pueden descargar toda su ira en un par de trabajadores que socarronamente -supongo- gastaron una broma de mal gusto aparentando liberar sus fluidos urinarios sobre de una de las bandas donde transitaban los chiles jalapeños. 

¿Y el jefe de control del Departamento de Calidad? ¿Y los mandos medios? ¿Y los supervisores de cada equipo? ¡Ahhh! Eso pasa cuando las empresas van eliminando gente, reduciendo sus equipos para ajustar sus gastos ahorrándose en costos fijos léase sueldos, salarios y prestaciones. 

Cuando eliminan puestos, algunos claves, con la nómina de cada mando medio se emplean a tres trabajadores temporales unos muy seguramente con contratos a medio gas, por supuesto no se sienten parte de la empresa; no se ponen la camiseta son aves de paso. 

Desde luego que, como consumidora, demando una explicación, los directivos ante el escándalo mayúsculo han salido a dar la cara, aclarar una situación que las imágenes circuladas por las redes sociales dejan por sí solas muchas dudas. 

Ahora amenazan con descargar su furia jurídica contra los dos ex trabajadores muy bien tienen todo el derecho de hacerlo pero también deberían quedar expuestos los contratos laborales  de tan soeces personas.

¿Lo hicieron por venganza? ¿Por provocar un daño moral y de imagen en dicha marca de raigambre? ¿Por sentirse explotados o maltratados? ¿Cuál es el móvil detrás para inclusive tomarse una foto infraganti para  mostrarla en la red universal?

Honestamente no creo que se nos borre de la mente, de la noche a la mañana, porque queda sembrada la duda, y pienso además en el elevado grado de exposición de los  consumidores a malajes como éste. ¿Y si escupen? ¿Si arrojan mocos?  ¿En cuántas otras tantas empresas acontecerán episodios así y nosotros ni por enterados?

El manejo de los alimentos para enlatarlos, envasarlos o procesarlos es delicadísimo y cada vez observamos más casos de todo tipo quizá porque ahora con el Facebook, Twitter, Google y Yahoo las noticias -buenas, malas, bulos o estupidez y media- vuelan literalmente. 

Nadie está inmune, hace cinco meses en San Diego, California la empresa Bumble Bee Foods LLC retiró del mercado 31 mil 579 cajas de atún enlatado advirtiendo de su contaminación.

Tampoco hace mucho, a principios del mes, en Girona, España varios bomberos enfermaron gravemente debido al consumo de un bote de judías blancas cocidas  marca Bonpreu contaminadas con una toxina botulínica. 
A COLACIÓN
 Me viene a la cabeza, a colación del caso de La Costeña, la cantidad de cosas indebidas que me he encontrado en varios productos procesados a lo largo de mi  historial como consumidora. 

Recuerdo un algodón flotante en una lata de Coca-Cola (jamás volví a beber una); una tuerca en una lata de sardinas, algo no identificado en otra lata de duraznos en almíbar, ¿y a usted amigo lector?

Yo no creo que la producción masiva sea óbice para preservar la  higiene  y la calidad de la materia prima alimenticia, aquí lo que debe reforzarse son dos aspectos: 1) La responsabilidad social corporativa de las empresas para con sus clientes, sus trabajadores y además con el medio ambiente. Sigue faltando mayor compromiso, sin importar su tamaño, deben ser corresponsables de su quehacer y del grado de impacto en la salud pública. Un producto en mal estado puede matar a una persona 2) Los organismos públicos y privados dedicados a las normas de control y excelencia empresarial nos están fallando a los consumidores en la medida que salen a la venta muchos productos, no nada más alimenticios, sino inclusive dietéticos etcétera que no tendrían por qué estar al alcance de nuestra mano. 
Digo, no se vale...






lunes, 25 de julio de 2016

EL RETORNO A LAS CAVERNAS





POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia


-El retorno a las cavernas


Donald Trump es una especie de submarino nuclear surcando en mar abierto sin brújula dejándose llevar por las corrientes abisales y en cuanto encalle soltará toda su toxicidad.

El oficialmente candidato por el Partido Republicano representa el signo de los tiempos hay muchos trumps como él desperdigados en el globo terráqueo dispuestos a hincharse de votos echando a andar la maquinaria del odio, del miedo, los nacionalismos y la xenofobia. 

Le podemos quitar el peluquín, cambiar el color de los ojos y ponerle otro traje pero los discursos radioactivos son muy semejantes sea en Estados Unidos, en Gran Bretaña, Hungría e inclusive en lo que todavía queda de España.

Parecería que hay una carrera para ver quien se corona como el  xenófobo del año o el nacionalista de pacotilla. Lo que quizá no hayamos reparado en darnos cuenta es que la crisis política de contextos, contenidos, ideologías y valores es el espejo del verdadero gran cisma: la quiebra del neoliberalismo.

Lo que hay es una corriente política emergiendo del inframundo de la crisis económica y sus millones de víctimas en la socioeconomía. Hay mucha gente enojada.

Ese cisma ha sido tan mayúsculo en los países industrializados que las nuevas corrientes políticas  están retrotrayendo una vuelta de tuerca en el paradigma económico imperante, mirando al pasado. 

Una década atrás era buena la reducción del Estado, las privatizaciones hasta de los servicios más torales como la educación, la salud y las pensiones; era maravilloso firmar tratados comerciales pertenecer al gran mercado, quitar aranceles, eliminar trabas para competir en el océano de la globalización. Era loable cobrar más impuestos, reducir el gasto social, apretarle el cinturón al presupuesto, cuidar el déficit público y mantener la inflación en un dígito. 

Además de acuerdo con el  Consenso de Washington había un binomio indisoluble: neoliberalismo y democracia. La apertura económico-comercial traía como consecuencia lubricar los canales de la democracia. 
A COLACIÓN
Pero China que no es una economía neoliberal pero sí un gigante que participa del libre mercado ha enseñado que otro camino es posible sosteniendo la participación estatal en muchas áreas sensibles, cuidando sus sectores neurálgicos. Ese híbrido mantiene una plutocracia y un poder político centralizado. 

No quiero argumentar que el modelo chino sea el camino del mañana pero mis conjeturas intentan dilucidar que el paradigma económico, el del neoliberalismo está mutando, y eso se traduce en lo político en una vuelta a un modelo conservador en donde ser tan libre comercial y económicamente hablando ya no tiene cabida. 

El retorno a un proteccionismo en lo económico y comercial de la mano de los países más industrializados y desarrollados del planeta no es más que la clara evidencia del que neoliberalismo está muy enfermo...quizá herido de muerte. 

Los discursos de Donald Trump o de Boris Johnson, ministro británico de Relaciones Exteriores no son equidistantes el uno del otro, son incendiarios, provocadores se venden como "los salvadores ante el caos"; los rescatadores "de la patria perdida". 

Quieren clausurar  una época de decadencia económica y ellos "solo" ellos son los que pueden lograrlo, ¿cómo? Muy fácil volviendo a las cavernas de la economía: vallándose (literalmente en el caso de Estados Unidos) expulsando a los indeseables inmigrantes que hacen los trabajos que los naturales no quieren hacer a la mitad del jornal; aumentando la potestad del Estado para que sea más injerencista para que controle, mande y distorsione; desconociendo los tratados y los acuerdos bajo el sofisma de  cuidar a los productores locales. 

Quieren más Estado y más poder sobre de él "para recobrar los bríos hacia el exterior" dice Trump como si fuera Alejandro Magno ya se ve  montado en un elefante conquistando Pakistán o pescando en Rusia con Vladimir Putin. 

El problema con este tipo de personajes es que son peligrosos per se hacen campaña para presidente y terminan siendo unos déspotas creyéndose que el Estado son ellos mismos. 

Ya lo empiezan a advertir los medios de comunicación más influyentes en la Unión Americana. Hasta el propio Paul Krugman en un editorial titulado "El candidato que llegó de Siberia" apercibe la cercanía del discurso de Trump con el de Putin. Es la misma filosofía, lo malo es que el presidente ruso tiene mucho de cuaternario. 




viernes, 22 de julio de 2016

¡POKÉMON BAH!





POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia


-¡Pokémon bah!


Columnas atrás argumentamos cómo el metamercado del marketing es el de la llamada generación Millennials ellos son la nueva gran tribu de consumidores y están provocando además toda una revolución en las marcas más tradicionales.

Son una generación nacida entre oropeles de chips tienen la tecnología en sus manos y demandan cada día más y más en el renglón de lo digital, lo que como todo tiene sus cosas buenas y sus cosas malas.

Hace unos días un destacado investigador y académico español, historiador, me comentó que a su juicio,  las impresiones en papel en general no tienen futuro. La brecha está abierta: los mayores de cuarenta años seguimos pegados al papel y a lo más básico del día a día nos resistimos a modificar nuestros usos y costumbres; empero los más jóvenes están subsumidos en otra era una nueva forma de vida mucho más fácil la del botón, la del teclazo, la de la descarga y las aplicaciones.

Y también muchos de ellos crecieron al calor de los videojuegos como padres contribuimos a irles formando en otra forma de jugar cuando por vez primera les pusimos en sus manos (oh grave error) una consola para que jugasen como los demás y se distrajeran con unas maquinitas aparentemente inofensivas. Fuimos permisivos porque era la novedad, lo moderno.

No calculamos su nocividad, que como padres perderíamos el control del comportamiento de nuestros hijos muchos se convirtieron en entes adictos a los videojuegos, encerrados en sus habitaciones, dejaron de socializar, de empatizar con la gente; se fueron excluyendo de sus familias e inclusive bajaron en su rendimiento escolar.

Me pregunto, ¿cuántos de los Ninis de hoy en día son resultado de la adicción a los videojuegos? Yo al menos conozco un par de casos cercanos como también sé y seguramente usted también amigo lector de los serios roces y disgustos familiares que ha provocado esa enfermiza dependencia de los adolescentes y jóvenes a la realidad virtual.

Las  consultas de psicopedagogos, psicólogos y terapeutas atienden muchos casos es la nueva enfermedad del siglo XXI, la nueva droga que engancha al ritmo de la adrenalina de conseguir los puntos y llegar lo más pronto posible al objetivo, a la meta. 

El más reciente lanzamiento de Pokémon Go desarrollado por Niantic Labs en colaboración con Nintendo (posee el 32% de los derechos)  y distribuido por Pokémon Company revela el grado de fanatismo mundial por los videojuegos, esta vez llevados al extremo de encontrar  a los muñequitos de la popular serie  de animación japonesa en una cacería urbana que puede resultar mucho más peligrosa de lo que suponemos. 

No es una idea original, si Disney se pone las pilas podría demandar por plagio a  Niantic y Nintendo,  y es que desde hace décadas en los parques de Disney se juega a encontrar a Mickey Mouse dentro de las atracciones y en las propias instalaciones. Se llama Hidden Mickey.

Lo saben los verdaderos fanáticos del mundo Disney, gente que temporada tras temporada retorna para  disfrutar del reino de la fantasía. De hecho hay un librito-guía con las indicaciones de los sitios con la cara oculta  de Mickey el objetivo es ir tachando uno por uno hasta completarlos todos. Y créame no son fáciles de hallar.

Si los abogados de Disney se dan cuenta podrían terminar con el negocio redondo de Pokémon Go que aunque se trata de una descarga gratuita, ojo, eso no evita que el teléfono móvil consuma datos, tiempo y dinero. Además hay que adquirir  una pulsera para alertar de los pokémons cercanos.  
A COLACIÓN
En los primeros días de julio aconteció el lanzamiento del juego de realidad virtual en Nueva Zelandia, Australia y Estados Unidos; los poquemaníacos del resto del mundo, desesperados por obtener la descarga, han recurrido a copias ilegales. 

Y mientras aguardan porque llegue a sus respectivos países, las empresas  van haciendo su corte de caja, por ejemplo, Nintendo sus acciones han experimentado una increíble revalorización del 76% con ganancias superiores a los 10 mil millones de dólares gracias a Pokémon Go.

Apple y otros fabricantes digitales esperan lucrarse con las descargas desde  la Apple Store tanto de contenido como de aplicaciones. Además se dispararán las compras de teléfonos inteligentes en sus versiones más actuales aunado  a la cobertura de Internet de banda ancha para andar por la calle horas y horas capturando a tan  singulares criaturitas. 

Lo que no hay en esta diversión (para quien le parezca divertido) es quién asumirá el riesgo de que les pase algo a los adolescentes y jóvenes que se lancen a la búsqueda titánica en nuestras seguras calles, barrios sin casi violencia, secuestros ni terrorismo. Ya hay varios casos de chicos afectados y no lleva ni un mes. ¿Aquí dónde están los derechos de los consumidores de esas hordas del metamercado? O es que también son virtuales...




miércoles, 20 de julio de 2016

CON TRUMP VA A EMPEORAR



POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia



-Con Trump va a empeorar



Desde que son naciones, a lo largo de su historia México y Estados Unidos han tenido una relación muy conflictiva llena de episodios bochornosos e intervenciones constantes, injerencias en lo político y presiones en lo económico.

Con el Nafta-Tlcan sucedió en 1994 la entrada en vigor de un acuerdo inequitativo en el que además quedó inmiscuido Canadá aunque en realidad se formó un mal matrimonio entre México y Estados Unidos.

Como todo lo que mal empieza mal podría acabar 22 años después porque el eslabón más débil del acuerdo aceptó todas las cláusulas americanas y ahora los vientos amenazantes en las próximas elecciones presidenciales en Estados Unidos podrían dejar como consecuencia que "al amigo" al partner del tratado se le construya un muro en su frontera. 

Pero nadie es más culpable que México mismo por haberse ilusionado y  fundamentalmente por no haber puesto, en el momento de las negociaciones, todos los puntos sobre las íes. 

Los republicanos quieren un muro de contención y echar rápidamente, casi expulsiones en caliente, a todos los inmigrantes en situación ilegal que son  millones no miles. La efervescencia de Donald Trump va levantando burbujas y eso que todavía no gobierna.

Mientras un sector estadounidense vela por su seguridad interna, México hasta el momento sigue sin hacer lo propio; ellos están dispuestos a vallarse y nosotros en cambio les seguimos permitiendo que entren al país cuando quieran y sin visado.

Seguimos aguardando que suceda un milagro que a alguien se le ocurra cerrar las fronteras al norte y sur del país, impulsar un visado generalizado del que nadie esté exento por razones de controlar el tráfico de armas, de drogas, de personas; cortarle el negocio a los coyoteros y que el país deje de ser reducto de delincuentes.

Me pregunto, ¿qué está haciendo hasta el momento México en materia exterior para anticiparse al regreso de los republicanos en la Casa Blanca? ¿Ha hablado el presidente Enrique Peña Nieto con Trump, buscado un acercamiento con él? ¿Tiene el país un plan B en política exterior en las relaciones bilaterales con Estados Unidos en caso de que Trump sea presidente?
A COLACIÓN
Jeffrey Davidow escribió “El oso y el puercoespín” para desdibujar la relación de Estados Unidos y México, por supuesto a nosotros nos toca ser el puercoespín “de todo nos erizamos”.

Alan Riding narró en “Vecinos distantes” cómo en lugar de encontrar puntos de comunión que unan a ambos países tradicionalmente recalamos en la discordia para buscar una mayor separación.

Octavio Paz dejó entrever en “El laberinto de la soledad” una especie de autoflagelo en México derivado de su propia idiosincracia  que no le permite levantar cabeza sin culpabilizar a alguien (España o Estados Unidos).

El quid es que mientras nuestra economía depende con mayor intensidad  del  ciclo estadounidense, nuestras relaciones políticas y humanas van enfriándose.

Dicen que México únicamente sabe reprochar y no proponer, Estados Unidos lo hace tomando el garrote en la mano, ¿cómo lograr que ambos construyan un marco de respeto, concordia e igualdad de condiciones?

Lo vemos en el renglón de lo económico cuando se les ocurrió vetar  las exportaciones de camarón mexicano argumentando la muerte de delfines y tortugas; o lo que igualmente le hicieron al aguacate.

Cuando quieren recurrir a sus tácticas proteccionistas a favor de lo local no hay acuerdo en el papel que valga, ni socio, ni compinche; y eso es justamente lo que el gobierno mexicano debe evitar porque no se puede ser un socio de tercera en un acuerdo de primera. E insisto, con Trump de obtener la victoria, se nos va a caer el tinglado.

lunes, 18 de julio de 2016

LA GUERRA CALIENTE





POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia


-La  Guerra Caliente


Creímos como si fuera una ilusión creada por David Copperfield que el mundo sería mucho mejor una vez concluida la Guerra Fría porque aparentemente se alejaba el fantasma de una amenaza nuclear y de otra gran conflagración mundial.

Empero el avance del tiempo nos ha negado la razón, nos equivocamos en el balance inicial, porque al romperse los contrapesos con el desmantelamiento del muro soviético y sus confluencias se perdió el equilibrio global y emergieron nuevas fuerzas  geoestratégicas disputándole a Estados Unidos convertirse en la otra carga de atracción.

Desde mediados de la década de los ochenta no hemos parado de ver transformaciones significativas motivadas por el reacomodo de fuerzas a las que aludimos: la URSS impulsó la glásnost y la perestroika desde 1985 hasta 1991 culminando con el desmembramiento del bloque soviético y el requiescat del comunismo y el  Comecon; en 1989 cayó el Muro de Berlín y las dos alemanias se integraron.

Pero  los diez años posteriores fueron virulentos para la paz sobre todo para los europeos que experimentaron en su suelo la desgraciada Guerra de los Balcanes analizada como un conflicto étnico entre serbios, croatas, bosnios y albaneses y que concluiría con más de 200 mil víctimas civiles muertas, un río de exiliados,  la extinción de Yugoeslavia y con otro perfil para Europa del Este.
Los antiguos comunistas y viejos aliados soviéticos se habían multifragmentado.

En la actualidad de las seis nuevas repúblicas soberanas en que se partió Yugoeslavia: Eslovenia, Croacia, Bosnia Herzegovina, Montenegro, Macedonia y Serbia; únicamente Eslovenia (en 2004) y Croacia  (en 2013) forman parte del club de la Unión Europea mientras que las demás se encuentran en negociaciones para ingresar. Y de todas, Eslovenia es la única que además tiene al euro como moneda común desde 2007.

Es  decir, los Balcanes vivieron su sangrienta reconfiguración y reacomodo como zona sensible en  los intereses europeos; pero la historia no se acaba con ello.  Todo lo contrario han venido acelerándose desde los  funestos acontecimientos  terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos y en especial concentrándose en el mapamundi de Europa y el mapamundi de Oriente Medio.
Y está siendo Europa, su territorio es uno de los más atacados por el terrorismo de células extremistas, no nada más es Francia recordemos antes a España, Reino Unido, Bélgica y también Turquía porque su ubicación concéntrica es euroasiática.

Pero además del terrorismo, la Unión Europea lleva ocho años amenazada de muerte por una crisis económica devastadora, por si fuera poco enfrenta  una crisis humanitaria por los refugiados sirios desde el traspatio de Europa del Este y para acabarla de amolar Reino Unido ha dicho que se les va.
Europa tiene además largos años luchando contra sus propios demonios internos: los eurófobos y euroescépticos que buscan de una u otra forma socavar el poderío de este enorme mercado económico de más de 500 millones de potenciales consumidores. Si Europa se rompe el puzzle de la frágil estabilidad del contrapeso de poder necesario para hacer frente a Estados Unidos se convierte en cenizas y muy seguramente en escenario de otra gran guerra.
A COLACIÓN
Existen muchos intereses de por medio para romper a Europa en este siglo y es que Europa es el dominio del Mediterráneo, es el control de los  Balcanes y a través de Turquía como aliado -todavía no miembro de la UE- un garante también del dominio en disputa del Mar Negro.

Europa es el epicentro de la estabilidad global en ella recalan todos los intereses observemos bien: es Estados Unidos con el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP) con la UE; es China queriendo posicionarse como el gran socio de los europeos en materia comercial y de inversiones; son los turcos vendiendo sus favores políticos y militares como parte de la OTAN,  puerta a Asia y ahora  muro de contención de los refugiados sirios. Y luego están los rusos con el petróleo y primordialmente el gas entubado los que tienen el sartén por el mango para con la energéticamente hablando enclenque y dependiente Europa.

El continente está aprisionado entre fuerzas políticamente divergentes entre sí,  incontestables y lamentablemente el punto de fricción está focalizado en el Mar Negro.
Reino Unido podrá irse de la Unión Europea y desatar un maremoto económico pero lo otro puede desembocar una gran Guerra Caliente. Siria y su intestina guerra civil con sus múltiples intereses implican un pretexto pero miremos el Mar Negro en disputa clara entre la Turquía de Erdogan y la Rusia  de Putin en cuanto suenen los balazos entre Ucrania y Crimea veremos los alcances de la devastación.

Quizá en un par de años más comenzaremos a añorar aquellos viejos tiempos de la Guerra Fría, en la que los contrapesos permitían tener todo en su sitio con las fuerzas centrípetas perfectamente perfiladas. Y es que ahora la temperatura empieza a ascender peligrosamente, y no, el verano no es el culpable.

viernes, 15 de julio de 2016

Y a mí el Brexit, ¿qué?





POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia



- Y a mí el Brexit, ¿qué?



Hace un par de décadas atrás decíamos aquello de "si estornuda Estados Unidos" para  anticipar que habría entonces una especie de gripe económica local o al menos  lo más focalizada posible.

La globalización ha roto todos los paradigmas, haciendo una economía sin fronteras, y esto tiene sus consecuencias buenas y malas. Es como lanzar un boomerang con efectos variopintos dependiendo del grado de vulnerabilidad de cada país ante su exposición al riesgo.

En el libro "La crisis del capitalismo global", su autor George Soros  reflexiona muy al final del ensayo acerca  de las crisis financieras: "Hay cierto grado de examen de conciencia pero el ámbito del actual debate público es demasiado estrecho".

Y es que son tantos los factores que pueden desencadenar una crisis financiera algunos inclusive por insospechados han saltado hasta los mismísimos platós de Hollywood: un empleado hábil y mañoso altera las cuentas, las infla a tal grado de dejar en ceros el valor contable de un gran banco de inversión es algo que no se creería posible en la vida real...empero ya sucedió.

Dentro de la solidez del sistema financiero internacional hay  una vulnerabilidad intrínseca derivada precisamente de la revolución tecnológica abierta e interrelacionada.

Ahora los hackers en el sistema financiero mundial son la nueva amenaza y si Rusia  flaquea el mundo tiembla y si Gran Bretaña quiere irse de la Unión Europea media aldea global se infarta. 

Ésta es nuestra alocada realidad. Hace unos días una buena señora de más de sesenta años me preguntó por qué demonios ella debería interesarse si el Reino Unido se pone patas para arriba; si España sigue sin formar Gobierno o si a Nicolás Maduro se le cruzan los cables en Venezuela.

La respuesta es sencilla: porque la globalización y el avance tecnológico nos ha sincronizado sin querer queriendo, nos ha metido a todos en el mismo vaso  unas veces medio lleno otras medio vacío.

La globalización ha desnudado inclusive la vulnerabilidad de todos los países no nada más sufren los emergentes sino también los industrializados; y hay un efecto de traslado de uno a otro lado de la aldea global porque los especuladores son los verdaderos amos surfeando en las olas de la incertidumbre. 

Por ende, mueven aquí y mueven allá; sacan dinero de un sitio y lo meten en otro en segundos; deprecian una moneda y revalorizan a otra o sacuden un mercado accionario castigando a sus valores selectivos para beneficiar la recuperación de otro parqué bursátil.

El dramón es que cada vez somos más vulnerables a estos movimientos y ha dejado de ser un ataque contra el patrimonio de  determinadas multinacionales o de determinadas economías para afectar al ciudadano de a pie.
A COLACIÓN
Sí  amigo lector lo que pasa en China, en Rusia, en Gran Bretaña por supuesto que le afecta porque todo tiene consecuencias en las expectativas acerca del crecimiento mundial.

Y si se crece menos  se compra menos  y entonces la producción se contrae, hay menos ventas, menores ingresos y por supuesto menos dinero para pagar nóminas, sueldos, salarios y prestaciones; al final todo termina recalando en el empleo.

Todo amigo lector cuanto acontezca en la pequeña gran aldea global -como diría Marshall Mcluhan-, terminará impactando más pronto que tarde y máxime si usted trabaja para una multinacional o bien es empresario en un sector ligado al ámbito externo.

Mi más sincera recomendación, después de la locura del Brexit, es que analice muy bien su personal toma de decisiones, que recalcule su aversión al riesgo y su grado de exposición ante las externalidades.

Ante la volatilidad, la incertidumbre y la especulación cabe una respuesta: la prudencia, una desmesurada precaución y tomarse muy a pecho cualquier toma de decisiones sobre todo cuando se trate de su dinero y de su patrimonio. Recuerde todavía después del Brexit nos faltan las elecciones en  Estados Unidos y...













miércoles, 13 de julio de 2016

TRES TIGRESAS EN LA TEMPESTAD






POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia




-Tres tigresas en la tempestad

Puede que el próximo retrato de familia en el World Economic Forum -en enero de 2017- incluya por vez primera e histórica a tres mujeres lideresas gobernando a tres de las diez mayores economías del mundo por su PIB y tres también de las más competitivas del orbe.

La foto de Hillary Clinton (si gana la Presidencia de Estados Unidos en las elecciones de noviembre) será la más buscada al lado de Angela Merkel, la canciller de Alemania y de Theresa May, la nueva flamante primera ministra de Reino Unido.

No se sabe si este  matriarcado traerá un mejor horizonte en el descabezado entorno internacional marcado por enormes desafíos tanto en la geopolítica como en la geoeconomía. 

La ruta del Brexit es sin lugar a dudas lo que  más preocupa a la Unión Europea (UE) por lo pronto la primera ministra May asume el poder en medio del rápido deterioro de las perspectivas económicas de la nación británica.

Las primeras consecuencias de dejar a la UE han desatado una grave crisis de confianza por parte de los agentes económicos, de los inversionistas y de los ahorradores de diversa escala que han metido su dinero en los poderosos fondos de inversión ingleses.

En las primeras 24 horas, tras el anuncio fulminante del "we are out", se desató una oleada de recelo traducida en volatilidad en los mercados financieros derivada del temor de lo inédito del hecho de la ruptura; pero esencialmente ante las enormes interrogantes, por ahora sin respuestas, ¿qué sigue después del agrio divorcio?

Los movimientos especulativos en la libra, la sangría en los parqués bursátiles y la desconfianza van cebándose en la solidez de la rancia economía inglesa.
A COLACIÓN
En los negocios, la incertidumbre es la peor de las consejeras, lo han sentido ya siete fondos de inversión ingleses ligados a bienes inmobiliarios cuyos clientes habrían ordenado la recuperación de su dinero para trasladarlo a otros fondos menos expuestos al Brexit ante una esperada depreciación en el valor de los activos inmobiliarios ingleses.

Ante la avalancha de clientes deseosos por recuperar su dinero, Standard Chartered, Aviva Investors y M&G anunciaron un corralito que fue secundado por Canadá Life, Henderson, Columbia Threadneedle y Aberdeen AM para evitar una corrida que terminase quebrantando las inversiones en el ladrillo británico. Así 16 mil millones de libras (casi 19 mil millones de euros) han quedado encajonadas "hasta nuevo aviso" para sus clientes.

En contrarrespuesta para tratar de controlar la marejada, el Banco de Inglaterra ha salido a actuar como lo que es: el banco de bancos, el aval de última instancia que anunció estar listo para inyectar 250 mil millones de libras (313 mil millones de euros) en el sistema y sus entidades financieras para oxigenarlas y contener el maremoto.

Y aunque en el argot financiero se habla recurrentemente de que "toda crisis crea oportunidades" se desconoce si el desplazamiento de la City como centro financiero europeo será un movimiento telúrico suave con otras atalayas como Fráncfort como eje.

Por lo pronto, la OCDE advierte que el Reino Unido llegará a 2020 con una reducción del 3% de su PIB; en boca del propio José Ángel Gurría, secretario general del organismo, podría ampliarse hasta una contracción del 5% en 2030.

En  corto, los analistas más moderados estiman una caída de un punto porcentual y los más agresivos de hasta punto y medio en el PIB para 2016. Mientras que Standard and Poor's confió recientemente que los ingleses lograrán escapar de una "recesión plena".

Mucho más catastrofista es PwC, la consultora elaboró un análisis para la Confederación de la Industria Británica (CBI) en el que avisa de pérdidas de 100 mil millones de libras (130 mil millones de euros) para la economía del Reino Unido gracias a la obstinación de irse de la UE. 

Sin embargo, todo es papel mojado,  meras especulaciones porque todo dependerá de la duración del proceso de ruptura con la UE. Y el tiempo, esa pelota no está en el tejado de los mandamases de la Comisión Europea, sino en las garras de May.

lunes, 11 de julio de 2016

DE PISA Y CORRE






POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia


-De pisa y corre



En sus ocho años de mandato al frente de la Casa Blanca, el presidente Barack Obama no había viajado a España en visita oficial ni no oficial, simplemente por alguna razón desconocida el país ibérico no es considerado un socio estratégico para los americanos en Europa.

El entonces presidente George W. Bush viajó a España formalmente del 11 al 12 de junio de 2001 cuando todavía no había siquiera indicios de que algo tan funesto se aproximaba para alterar la geopolítica, por supuesto me refiero a los lamentables acontecimientos terroristas, acaecidos justamente tres meses después de reunirse con su homólogo José María Aznar en la finca toledana de Quintos de Mora.

Una de las muchas consecuencias de ese episodio maldito que arrastramos hasta nuestros días es que España por la obstinación del presidente Aznar terminó metida en el berenjenal de Afganistán e Irak porque había que alcanzar la mayoría de edad demostrando el poderío de las tropas ibéricas y su fuerza como aliada del Tío Sam.

Hace unos días, precisamente antes de la llegada intempestiva de Obama a España, salieron a la luz las conclusiones del informe Chilcot (Iraq Inquiry)  desmontando todas las argucias del trío Bush-Blair-Aznar en torno a la justificación usada para invadir Irak y cazar al dictador Saddam Hussein.

Y es que, ni Hussein significaba una amenaza para la Humanidad ni contaba con el arsenal bélico cargado de armas de destrucción masiva, como se nos dijo a todos desde un principio,  utilizando además el paraguas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) cuyo secretario general, Kofi Annan, ridículamente  recibiría el Nobel de la Paz quizá por hacerse la estatua  y no  mover un músculo para evitar la  asonada belicista que cambiaría la faz de Medio Oriente.

Hasta nuestros días,  año 2016, seguimos viviendo y padeciendo en nuestras carnes las consecuencias de que finalmente Estados Unidos metiera los pies en Oriente Próximo alterando Afganistán, Irak, intentando presionar en Irán e inoculando el virus de la inestabilidad en Siria.

Sí, el Estado Islámico el ISIS, es resultado de toda esta promoción de cambios aupada por Bush y compañía y de eso el presidente Obama en su veloz visita a España no quiso opinar, porque en parte tampoco hubo tiempo para mucho. Más bien casi nada.

Obama recién llegado de Varsovia, de participar en la Cumbre de la OTAN, pasó por España prácticamente para repostar combustible al menos esa fue la imagen que dejó  tras cancelar (pretextando lo de Dallas) una agenda de 48 horas y reducirla a menos de 19 horas en suelo ibérico.

El mandatario estadounidense en la recta de salida del poder saludó con la cortesía, al menos, a Mariano Rajoy, presidente en funciones así fue la imagen entre la salutación del que ya se va con el que todavía no logra quedarse. Irrisorio.

En realidad Obama tenía una clara intención de ver y hablar con los marines estadounidenes apostados en la base aeronaval de Rota en Cádiz; la Unión Americana como policía del mundo ostenta más de 800 enclaves militares distribuidos a lo largo y ancho de la geografía global. 

En España, con los Pactos de Madrid, el dictador Francisco Franco permitió  que desde  1953 se instalasen bases militares estadounidenses: la aeronaval de Rota y la aérea de Morón (cerca de Sevilla). 

Ambas bastante funcionales sobre todo la primera porque permite que cualquier despliegue militar americano en África o bien Medio Oriente pueda ser apoyado desde dichas bases. 

En fin queda para la anécdota y para la foto del momento porque eso es lo único que se llevará Rajoy, su comitiva y los líderes de los partidos políticos a los que Obama dixit tuvo la deferencia de "saludarlos" de rápido -10 minutos- antes de subir a su avionazo para volar a Rota y después regresar a Washington. 

Muy bien ya tienen su retrato para el anuario, ¿por qué Obama en ocho años al frente de la Casa Blanca nunca tomó en cuenta a España? Y eso que en su último período de gobierno visitó Europa en 18 ocasiones y realizó 37 escalas.
A COLACIÓN
La Cumbre de la OTAN concluyó (México no forma parte aunque en los últimos años variadas voces han solicitado su inclusión en la alianza militar) y las noticias so pena de comentarlo, no son nada halagüeñas:  el cónclave acordó apoyar una coalición internacional para bombardear desde el aire las posiciones del ISIS en Siria e Irak; por el momento se descartan las acciones terrestres evitándose el cuerpo a cuerpo.

La lucha contra este espectro terrorista y desestabilizador no es lo únicamente preocupante en el eje de las llamadas guerras híbridas (el nuevo modelo belicista al que estamos mutando) el enemigo no invisible es Vladimir Putin el mandatario ruso que  a diferencia de Obama no tiene ninguna prisa por irse.

jueves, 7 de julio de 2016

MINORÍAS: ABONO POLÍTICO






POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia


-Minorías: abono político

Normas de convivencia que permitan compatibilizar los derechos de todos, eso es lo que argumentan los impulsores de que en Madrid se pueda viajar con perros en la red del metro desde el pasado 6 de julio. 

Y también bajo ese mismo criterio es que en Madrid los colectivos nudistas podrán bañarse en las piscinas comunitarias como dios los trajo al mundo. Total todo sea por el bien de cohabitar que ya va siendo hora de que las minorías nos digan cómo debemos regir nuestro modelo de sociedad.

Si para los canadienses, según lo recientemente normado por sus juristas, ya es normal que un ser humano tenga sexo con animales (pero sin llegar a la penetración) podemos esperarnos cualquier cosa a lo largo de este siglo todo cuanto permita desmontar los basamentos de la familia y por ende, de la sociedad. 

¿Será esto la modernidad? Cuál es la estructura moral, su canon futuro porque tengo la impresión de que los hilos conductores son más políticos una lucha ideológica y además con profundos tintes electoralistas en tiempos en los que las mayorías votantes han ido reculando.

Entonces hay que llegar al votante cautivo, al minoritario, capturarlo con medidas edulcoradas como  el permitir que ande despelotado en las piscinas de  una ciudad como la de Madrid que se precia de ser del primer mundo o un ciudadano fornique con su can en Canadá, un país del primer mundo.

Tengo la impresión de que hacer política hoy en día es más cubrir la forma que el fondo, meter la basurilla debajo del tapete de  Welcome Home, nadie la ve pero el problema sigue subsistiendo.

En la actualidad es más fácil conseguir una audiencia con un alcalde (el o la que sea)  siendo representante de un colectivo gay que siendo representante de una ONG de ayuda humanitaria.

Es más, posiblemente fluirá más rápido la ayuda y la cooperación municipal  para el carnaval gay, el de la reivindicación multicolor de su condición sexual, que para establecer un programa para la gente de la tercera edad.

Por ejemplo, Manuela Carmena, la polémica alcaldesa de Madrid investida gracias a la ayuda del PSOE (no hay que olvidar a quien se le debe tremendo marrón) cuadruplicó el presupuesto público del Ayuntamiento para dar mimitos y demás facilidades para la celebración del Orgullo Gay. Así, de 250 mil euros para el World Pride del próximo año se contará con 750 mil eurazos.

Como si la ciudad no tuviera otras muchas carencias y deficiencias,  nada más basta ver lo ineficaz que se ha vuelto el sistema de transporte público con autobuses y trenes del metro que pueden demorar hasta poco más de veinte minutos en pasar.  Inaudito.
A COLACIÓN
Dígame amigo lector, usted como urbanitas,  el nombre de un alcalde del que se sienta satisfecho (con sinceridad)  de uno cuyo paso quede palpado -en cambios y transformaciones significativas-  para bien en su  ciudad. 

Tal parece que han quedado enterrados los políticos-estadistas, los de gobernar y planear con la visión de largo plazo, el largo alcance para edificar los andamios para cimentar la estructura del nuevo rostro urbano actualizado a las acuciosas necesidades demográficas.

Se ha pasado a la improvisación de marras, darles dulcecillos a determinados colectivos en los que abonar semillas para el día de mañana recogerlos en votos; mientras tanto es ir maquillando por aquí y por allá las calles y manzanas y disfrazando las carencias y la falta de mantenimiento en las obras hidráulicas con cortes banales de listón. 

En cada lluvia, cada tromba de verano, nos recuerda a colación de qué está hecha nuestra ciudad; y cada mañana atrapados en el inmenso tráfico citadino también obtenemos la otra respuesta. Recuerden somos todavía una mayoría debemos hacernos oír en las urnas, si seguimos cediendo espacios terminaremos por ende del otro lado. 

No conozco muchos casos de alcaldes  alabadísimos por su gestión,  salvo uno: Jaime Lerner, el arquitecto que llegó a gobernar   Curitiba en los setentas. Su arribo a esta ciudad del Paraná, en Brasil, entretejió una metamorfosis urbana que sigue siendo modélica en el ambito internacional.  ¿No habrá forma de clonarlo?




miércoles, 6 de julio de 2016

EXPATRIACIÓN VOLUNTARIA








POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia


-Expatriación voluntaria




La movilidad de las personas, su trasiego por el mundo globalizado es para disgusto de los xenófobos,  un fenómeno imparable y mucho está cambiando en las causas que la provocan.
Migran los animales y migra el ser humano. Desde que se tiene  noción acerca de los primeros desplazamientos de los homínidos -en busca de comida y un mejor hábitat- existe un gen mitocondrial del que no podemos renegar que ha llevado siempre al hombre (como ser universal) a desplazarse fuera de su entorno cuando las condiciones le son adversas.
Por diversas circunstancias pasamos de nómadas a sedentarios se formaron así los pueblos, luego las culturas y las civilizaciones hasta nuestros días. Empero, eso no significa que nos hayamos quedado condenados a la acinesia.
Hace algunos años  varios científicos de las universidades de Málaga y Granada concluyeron que el Homo habilis fue la primera especie de homínido en trasladarse fuera de África.
Y los estudios acerca de  todas las motivaciones que impulsan a una persona a abandonar su terruño siguen copando miles de folios en nuestros días y ya no son únicamente factores concretos los motores expulsores tales como el hambre, la falta de trabajo, la ausencia de oportunidades, la escasez de agua, la guerra, la violencia, la inseguridad civil o el terrorismo.
No, también la gente se va de su pueblo, su ciudad y su país simplemente porque se le pega la gana, es decir, obran internamente una combinación cualitativa de deseos, de intangibles. 
A esta nueva ola migratoria global no se le ve el fondo, la forma desde mi óptica, es imparable toda vez que rompe -además- con los moldes más tradicionales: los países subdesarrollados como punto de origen de la emigración económica y  países desarrollados e industrializados como receptáculo de la misma.
Por ejemplo, lo vemos en el caso de México y España. México ha sido tradicionalmente un país expulsor de mano de obra en su mayoría poco calificada, migrantes que elijen el traspatio como su metamercado o incluso llegan más arriba hacia Canadá. 
En Estados Unidos, de acuerdo con BBVA Research, en los últimos veinte años la población migrante mexicana en la Unión Americana casi se duplicó "al pasar de 6.5 a 11.5 millones de personas". Y las remesas anuales enviadas por los paisanos a sus familias continúan siendo voluminosas, el año pasado las remesas cerraron en 24 mil 791 millones de dólares.
A COLACIÓN
Pues bien, a México que no le va tan bien en varias aristas, goza de su atractivo; sus ventajas comparativas y competitivas que quizá en su interior no lo veamos a la primera por ese lado canalla de valorar nuestro entorno siempre marcando más el pesimismo y la negatividad.
Al país azteca están llegando no únicamente centroamericanos en busca de ese trampolín de traslado hacia "el otro lado", lo hacen españoles y muchos seducidos por prosperar en  sus ingresos económicos, encontrar nuevas oportunidades para poner en práctica su talento y experiencia.
Lo hacen además voluntariamente  nada tiene que ver el éxodo actual de españoles, con los barcos enviados por el general Lázaro Cárdenas del Río (durante su mandato) para auxiliar a miles de españoles involucrados en la Guerra Civil. Se estima que a México habría arribado, entre 1939 y 1942, un contingente de 25 mil españoles.
Actualmente en México viven 123 mil 189 españoles, según lo certifica, el Instituto Nacional de Estadística (INE), esta economía es la séptima de preferencia al momento de optar por buscar un trabajo; y créame si le digo que la mentalidad hispana sigue instalada en "el hacer las Américas" porque de los nueve países con mayor cantidad de españoles, cinco están ubicados en el continente americano: Argentina, Venezuela, Cuba, Estados Unidos y México.
Y ahora qué, ¿les vamos a levantar un muro? En los últimos cinco años, de 2011 a 215, España registró una salida histórica de población un total de 365 mil españoles nada más 98 mil 934 salieron el  año pasado. Y no, no se fueron porque hay hambruna, sequía, guerra, terrorismo, inseguridad y sedición muchos catapultados por emigrar gracias a un trabajo pero también por otras razones como el pensar que pueden progresar más rápidamente.