Página de contenido económico

miércoles, 29 de junio de 2016

¡Y RAJOY NO PUEDE GOBERNAR!







POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia


-¡Y Rajoy no puede gobernar!

Los más recientes resultados electorales en España pueden convertirse en la versión de una cinta de suspense gracias a un sistema de sufragios conformado de tal forma que el candidato ganador si no cuenta con la mayoría se ve imposibilitado para gobernar a menos, claro está, que lo haga sumando alianzas y pactos con otros partidos.

Para Mariano Rajoy, presidente en funciones y de nueva cuenta  candidato  del PP y el más votado en las pasadas elecciones del domingo 26 de junio,  reasumir el poder -por otros cuatro años- se le está transformando en la versión terrorífica de "Pesadilla en Carrera de San Jerónimo" sitio que alberga el Congreso de los Diputados donde debería salir investido.

España amaneció con un sabor agridulce en la boca porque ni con todo el apoyo en las urnas que recibió el PP, ni así logra romper el bloqueo que tiene atrapada a la nación ibérica desde el 20 de diciembre pasado, cuando en las primeras elecciones generales también el resultado le favoreció pero a no tal grado de permitirle gobernar sin coaligarse con otros partidos. 

Han pasado seis meses, se han vuelto a repetir las elecciones y el desasosiego es enorme porque los españoles confieren en las urnas sus sufragios a favor del partido que les ha gobernado en los últimos cuatro años pero siguen quedándose cortos para que por sí solo consiga la mayoría absoluta de los 176 escaños.

En las elecciones del 26 de junio ninguno de los partidos contendientes mejoró  tan significativamente su posición respecto del resultado del 20 de diciembre pasado salvo uno: el PP que obtuvo 14 banquillos más al alzarse con una victoria de 137 escaños mientras que en diciembre logró 123 representantes. 

Además los populares refrendaron ser la primera fuerza municipal en el tejido nacional  dominando en 5 mil 386 municipios mientras que el PSOE lo hizo en 1 mil 244; los socialistas en cada nuevo llamado a las urnas van desinflándose más y más a tal grado que Andalucía -el bastión histórico socialista- va pintándose de azul porque el PP les ha arrebatado votos y escaños.

España sigue basculando hacia un modelo de centro-derecha toda vez que ha evitado el sorpasso amenazante de la izquierda radical que daba por hecho enviar al PSOE al sótano como fuerza tercerista.
A COLACIÓN
En pleno verano 36.5 millones de  españoles volvieron a las urnas con las chanclas y el bañador puestos aunque el desencanto se tradujo en una caída de la participación en siete puntos respecto de la asistencia  a los colegios electorales del 20 de diciembre contabilizada en el 58.22 por ciento.

En la justa del domingo pasado, la gente le otorgó 600 mil  sufragios  más al PP del presidente Rajoy siendo la  marca más votada con el 33%, un total de  7.9 millones de papeletas a su favor; para Pedro Sánchez, candidato del PSOE, las heridas de guerra siguen siendo históricas esta vez perdió 120 mil votantes al sumar 5.4 millones de papeletas un poco menos del 23% de los votos.

En tercer sitio, el ambicioso Pablo Iglesias  bajo la férula de Unidos Podemos  pasa  a damnificado luego de ceder  más de un millón de votantes respecto del sorpresón del 20 de diciembre.

Podemos Unidos y las confluencias consiguieron un   21.1% del voto con 4.9 millones de papeletas a su favor; ahora se relamen las heridas, Iglesias que ya se veía cascando las nueces del poder y repartiendo ministerios, tiene la baza del tiempo y de la inexperiencia en su contra.

Así como Ciudadanos, la otra marca novel pero ubicada en el terreno centroderechista, su candidato Albert Rivera ha ido perdiendo rápidamente gas perjudicado por una ambigüedad para preferir pactar con los socialistas que con el lindero político-ideológico más acorde con sus posturas. Ciudadanos se dejó 8 escaños sumó un total del 13% luego de perder  400 mil votantes. 

Así las cosas el resultado en escaños en el Congreso es el siguiente: PP 137; PSOE 85; Unidos Podemos 71; Ciudadanos 32; Esquerra 9; CDC 8; EAJ-PNV 5; EH-Bildú 2; CCA-PNC 1. En total son 350 escaños  y se requieren de 176 votos para investirse en mayoría absoluta en una primera votación.

Que el presidente Rajoy vuelva a ganar las Generales pero no le alcance para gobernar está empezando a intranquilizar a buena parte de la ciudadanía y también de los inversores sobre todo porque otra vez puede erigirse una muralla intraspasable de noes  de los otros líderes de los partidos políticos para buscar alianzas  y pactos que lleven a Rajoy a formar Gobierno. Y  la pesadilla ya dura medio año, empero, amenaza con alargarse...

lunes, 27 de junio de 2016

LOS DEMONIOS ANDAN SUELTOS

                                                     Foto 20 de junio de 2016
                                                      



POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia
@claudialunapale


-Los demonios andan sueltos



Nadie le pidió al ministro David Cameron una consulta popular para determinar si el pueblo inglés quería seguir formando parte del club de la Unión Europea y mucho menos en plena remontada económica tras aciagos largos años de padecer el golpetazo recesivo desatado en 2008 por la caída de Lehman Brothers.

Pero Cameron la ofreció y además la vinculó de forma pragmática a su permanencia en Downing Street "si la mayoría decide permanecer en la UE me quedo,  pero si es lo contrario, me voy" defendió al frente  de los micrófonos de los medios de comunicación en la City.

Ese es el riesgo que quien ofrece algo está sujeto al lance de que le tomen la palabra: de 46.5 millones de británicos inscritos para votar en el referéndum el 51.9% se manifestaron a favor de irse (leave) y 48.1% de quedarse (remain). 

La mítica cadena de la BBC,  la misma desde la que sir Winston Churchill anunció el fin de la guerra en Europa en mayo de 1945, interrumpió su programación a las 4.39 de la madrugada del viernes 24 de junio para sentenciar "we are out".

Reino Unido está fuera de la Unión Europea abandona de forma decidida  la supraestructura  a la que intentó pertenecer denodadamente desde 1961, pero que Charles de Gaulle, presidente de Francia, vetó varias veces impidiendo su ingreso en la  entonces Comunidad Económica Europea. Finalmente en 1973 obtuvo el acceso; sin embargo, por decisión propia no adoptó al euro como moneda común.

Ni siquiera ha durado cincuenta años adentro,  renuncia a sus bodas de oro con un inesperado y agrio divorcio con el resto de los europeos a los que devuelve en la cara hasta el pasaporte en común.

De visita en Escocia, Donald Trump, precandidato republicano para las elecciones presidenciales de Estados Unidos,  recién ventilados los resultados manifestó su algarabía "porque el Brexit es una gran cosa" y  les felicitó por "haber recuperado su país".
A COLACIÓN
Y es que los eurófobos y euroescépticos están felicísimos tanto que al suceso histórico le han catalogado clamorosamente como "Independence day" y las extremas derechas tanto de Francia como de Holanda en voz de sus respectivos portavoces, Marine Le Pen y Geert Wilders, están pidiendo secundar los pasos de los británicos. 

Todavía los analistas más sesudos se preguntan por qué el primer ministro Cameron se convirtió en el cancerbero del Diablo y metió a toda Europa en la barcaza de Dante rumbo a puerto desconocido. 

Mientras Cameron difunde que dejará  su puesto en octubre próximo, las primeras reacciones en medio de la peor de las incertidumbres y de un auténtico pánico, se han cobrado las operaciones financieras con una granizada en rojo.

El Ibex 35, principal indicador de la bolsa española, cayó estrepitosamente un 12.35% nunca en ninguna sesión había llegado a sufrir tamaño castigo arrastrada por las pérdidas de empresas expuestas al riesgo británico como aquellas ubicadas en sectores como la energía, las renovables y la banca.  Banco Santander se dejó casi el 20 por ciento.

La bolsa de Atenas retrocedió  un 13.42%, en la bolsa de París el Cac-40 perdió 8.04%; el Dax referencia de la  bolsa germana bajó  6.82% mientras que irónicamente en Gran Bretaña -el epicentro del problema- el FTSE 100 descendió 2.76 por ciento.

Por su parte, el atribulado mercado cambiario con ese subibaja que trae desde hace varios meses afectando negativamente a las divisas de los países emergentes nuevamente la pauta estuvo marcada por el comportamiento de la  libra, el euro y el dólar.

Si hace unos días la libra se revaluaba a niveles no vistos en los últimos ocho años, tras el resultado del referéndum  sufrió una devaluación del 8% respecto al dólar en tanto que el euro se depreciaba 2.9% versus la divisa americana.

Vamos a la mitad del año y desde luego no nos equivocamos en afirmar y anticipar que 2016 sería muy complicado tanto en geopolítica como geoeconomía. Y después de consumado el Brexit todo puede pasar...

viernes, 24 de junio de 2016

Brex, ¿what?


ÁNFORAS CANDENTES



POR LA ESPIRAL 
Claudia Luna Palencia
@claudialunapale

-Ánforas candentes

El llamado  de las urnas está ya a la vuelta de la esquina en  España. Entre las cábalas preelectorales nadie atisba a meter la mano al fuego de qué pasará por ejemplo con el abstencionismo, el desencanto entre una población que ya sufragó el pasado 20 de diciembre que ha atestiguado la incapacidad de sus políticos y  respectivos partidos para lograr un bloque de consenso y que muy por encima de los intereses nacionales han puesto los suyos personales. 

En diciembre se registró una participación promedio del 73% del electorado, esta vez, el próximo 26 de junio podría verse reducida. De hecho algunos medios de comunicación difunden que al menos un millón y medio de votantes no acudirán a las urnas como lo hicieron seis meses atrás.

Lo que los contendientes se están disputando es el voto de los indecisos, los de un porcentaje reducido que quizá tengan en mente cambiar su cruce en la papeleta.

Por esa razón se cree que el debate histórico del pasado 13 de junio  ha sido decisivo para terminar de normar un criterio y sobre todo para suavizar posiciones.

Precisamente durante su intervención en el plató de televisión, Mariano Rajoy  presidente en funciones y a quien todas las encuestas vuelven a otorgar la victoria, pidió a sus contrincantes "que dejen gobernar a quien resulte el más votado por la gente". 

En ese tenor, el candidato socialista Pedro Sánchez (el más damnificado exante y expost) asegura que por su parte pondrá toda la voluntad para que "exista un gobierno socialista gracias al apoyo de todos los votantes del PSOE".

Albert Rivera, de Ciudadanos, cuya plataforma de centro no ha logrado despegar con el ímpetu que se le atribuía hace unos meses, afirmó  que "me comprometo a que si de Ciudadanos depende de que habrá gobierno lo habrá así como  un cambio". 

Por su parte,  Pablo Iglesias de Podemos, el ex profesor de la Complutense que gana en las distancias cortas y seduce a la audiencia con su retórica de calle letraherida dijo tajante que "no habrá nuevas elecciones tenemos dos opciones una de formar un gobierno progresista con el PSOE o ir con Rajoy".
A COLACIÓN
Han sido los podemitas los que en los últimos días le han jalado la sábana  de la socialdemocracia a un alicaído PSOE que va dejando atrás sus lustrosos días de contrapeso a la derecha. 

Y es que Sánchez llevará a su partido a convertirse en tercerista, lo que implicará que la noche del 26 de junio el socialista deberá tener claro a quién apoyará para formar Gobierno: a Rajoy que volverá a ganar o  a Iglesias subido en el segundo escalafón.

Sigue estando incierto el futuro político inmediato de España y si el pasado 20 de diciembre era Podemos el que tenía  los huevos en la cesta para investir a Sánchez será ahora exactamente al revés. 

Y no parece que  lo más factible sea seguir postergando que la nación ibérica tenga todo paralizado por más tiempo con ministerios funcionando a medio gas porque lleva seis meses con un presidente en funciones y ministros en la misma situación. 

España, la cuarta economía de la Unión Europea (UE) ha cumplido seis meses en el atolladero, sólo el runrún de la cercanía de las elecciones del pasado  diciembre sacaron  30 mil millones de euros del  país, de acuerdo con datos del Banco de España (en total en 2015 se fugaron 70 mil 200 millones de euros).

El dramón es que Sánchez, con la espada desenvainada, decida no apoyar ni la investidura de Rajoy ni mucho menos la de Iglesias que comenzó novelmente pidiendo el despacho de al lado y esta vez pueda ocupar el principal.

¿Qué restaría entonces? Julio marca la temperatura del verano, los españoles desde ahorita ya tienen puesto el bañador mental y en agosto todo se paraliza. Si no se llega a un acuerdo se comenzará el ciclo escolar sin presidente electo lo que hará una amarga recta final de año con la chocante letanía de volver a otras elecciones... las terceras. 



miércoles, 22 de junio de 2016

ENERGÍA VERDE Y EFICAZ









POR LA ESPIRAL 


Claudia Luna Palencia
@claudialunapale


-Energía verde y eficaz


Ser o no ser más eficientes energéticamente hablando marcará, sin lugar a dudas, la diferencia entre los países y sus ciudadanos con un consumo mucho más racional  y racionado de los combustibles fósiles y desde luego también coadyuvará a un mayor control de su espacio ambiental. 

Si bien es cierto que tal parece que el precio del petróleo podría encontrar uno de  equilibrio entre los 48 a los 51 dólares de media por barril es muy difícil aventurar que volverá a repetirse otra crisis alcista de los petroprecios de tal envergadura como la experimentada en la década de 1970 y la observada a partir de 2008.

Tendría el expresidente Hugo Chávez (fallecido en marzo de 2013) que maniobrar desde "el más allá" para que se cumpliera su sentencia intervencionista: "El petróleo es un bien escaso por tanto seguirá subiendo", como lo ventiló en alguna de sus intervenciones radiofónicas caraqueñas hace ocho años. 

Se trata de una apuesta a futuro -y para perderla-, porque las economías más industrializadas necesitadas de los hidrocarburos para sostener su expansión llevan no años sino varias décadas trabajando paso a pasito para  reducir su grado de vulnerabilidad hacia las energías fósiles y no renovables a cambio de otras producidas en casa, más baratas, menos volátiles ante los shocks internacionales y esencialmente más limpias. 

Dudo mucho que la actual crisis de los petroprecios signifique una mera coyuntura,  me parece  la revelación de una transformación estructural  para sacudirse la dependencia del también llamado oro negro.

Un cambio desde la égida de los países dependientes de este insumo, veamos a Estados Unidos con las invasiones belicistas, el fracking y el chip de las energías limpias  ha pasado a tener el sartén por el mango. 
Muy bien hay otras economías que no van quedándose atrás tal es el caso de los 28 países que forman parte del club de la Unión Europea (UE) esforzándose por conciliar políticas energéticas eficientes.
¿Qué significa? La instrumentación de acuerdos comunitarios para, año con año, ir diversificando la cesta energética de la que dependen para producir y expandirse económicamente hablando y abastecer las necesidades de sus pobladores. 
La fórmula pasa por usar menos fósiles no renovables e introducir más energía eólica, hídrica, solar y la emanada de los biocomustibles; la UE no tiene todavía un pronunciamiento conciso y preciso al respecto de qué harán con la energía nuclear de hecho el informe "Programa Indicativo Nuclear" aborda  el desmantelamiento de las centrales nucleares en Europa de aquí al 2050 y la inversión de entre 350 mil a 450 mil millones de euros para construir otras plantas mucho más modernas y seguras con reactores nuevos. 
A COLACIÓN
La otra opción es el brazo ecológico, el más humanizado posible y lo recoge el Libro Verde de la Comisión Europea con tres ejes rectores: 1)  Sostenibilidad. 2) Competitividad. 3) Seguridad de abastecimiento.

En estos días el Parlamento Europeo votará una resolución para conminar a varios de los países miembros de la UE a apretar el acelerador de la política energética eficiente y en pro de las renovables. 

"El objetivo de la UE de uso de renovables un 20% del consumo total en 2020 ya ha sido alcanzado por varios países. Pero otros como España van rezagados y deben hacer más", de acuerdo con el Parlamento.

La intención de los eurodiputados pasa porque se trabaje con ahínco por la próxima meta:  una cuota del 30% del consumo proveniente de fuentes renovables para el 2030 garantizando además que los ciudadanos tengan la  protección legislativa correspondiente para la autogeneración y el autoconsumo.

De acuerdo con la Comisión Europea, España, Bélgica, Francia, Luxemburgo, Holanda y Reino Unido "deben endurecer sus políticas e instrumentos para alcanzar los objetivos para 2020". 

Mientras que los  países que ya han cumplido anticipadamente con dicho objetivo son: Bulgaria, República Checa, Dinamarca, Estonia, Croacia, Italia, Letonia, Lituania, Austria, Rumanía, Finlandia y Suecia. 

lunes, 20 de junio de 2016

SUEÑOS ROTOS





POR LA ESPIRAL 
Claudia Luna Palencia
@claudialunapale


-Sueños rotos


Pocas veces en una semana se juntan tantas circunstancias con la capacidad de influir en el entorno más inmediato y también en el extrarradio tales como: el referéndum del 23 de junio en Gran Bretaña acerca de su permanencia en  la Unión Europea (UE) y las nuevas elecciones generales en España el domingo 26 de junio.

¿Han visto cómo están los parqués bursátiles más relevantes? ¿Y la olla de presión a punto de estallar en los mercados cambiarios de los países emergentes?

Persiste una enorme dependencia hacia las variables externas, a lo largo de estos días habrá una sensibilidad  a flor de piel a la espera de que hablen los ciudadanos británicos en las urnas de cartón. 

¿Se quedan o se van? Francia a través de su presidente Francois Hollande y sus cámaras empresariales han comenzado una defensiva para dejar muy en claro que si los británicos deciden su salida, por ende, se acaban los privilegios fiscales, arancelarios y comerciales  para todas las empresas inglesas -en territorio francés-, obtenidos gracias a pertenecer al club de los 28. 

A mí me parece que si después de este paripé  al final nos salen con su permanencia, en aras de la cordialidad y el respeto a un acuerdo cimentado desde 1957 evolucionado con grandes dificultades en el tiempo para construir la actual simbiosis, habrá que  fortalecer varias cláusulas  del acuerdo.

Porque si su subsistencia o persistencia (como se le quiera ver) dependerá de la voluntad de un grupo minoritario de eurófobos o del  arbitrio de cualquiera que pretenda lucrarse políticamente hablando con el asunto de permanecer o no entonces la Unión Europea terminará siendo un proyecto enterrado en este mismo siglo.

Quienes ensalzan  el proteccionismo es porque están dispuestos a desenterrar el paternalismo del Estado y dar cobijo a monopolios, duopolios, oligopolios y cárteles no precisamente para beneficiar al consumidor, sino todo lo contrario.

¿Tan mala es la competencia? ¿Es mejor en la consonancia de la globalización ir solos contra el mundo que unirse y hacer equipo? Hasta China que es China está creando asociaciones y bloques de pertenencia comercial. 

La pregunta es  realmente qué intereses son los protegidos cuando  la intención es abandonar un  club cuya membresía otorga  más beneficios que perjuicios; en verdad de qué sirve levantar una muralla medieval cuando la comunicación ya ha traspasado todas las fronteras. 

Lo molesto en todo caso lo que hacen los políticos en Gran Bretaña con lo del Brexit es un chantaje y una manipulación y para todos quienes somos contrarios a estas deleznables actitudes, la UE debería comenzar a cocinar una especie de código de permanencia y blindaje.  
A COLACIÓN
La UE no es un proyecto inacabado se trata de un ente vivo en evolución y con muchos escollos sueltos, la misma crisis humanitaria de los refugiados sirios ha dejado desnuda su incapacidad de respuesta, la ausencia de sincronía para tratar el delicado asunto. 

En cambio se han revelado las enormes diferencias que permean entre sus países miembros e inflamado los odios y la xenofobia de una minoría europea porque recordemos además que no hace mucho los europeos se estaban matando entre sí. Por alguna razón especial ninguno de los otros continentes han experimentado dos grandes guerras mundiales como sí aconteció en Europa quizás forme parte de su ADN. 

Por esa razón, el denodado esfuerzo de conjuntarse en la UE y en la eurozona, es de alabarse y el proyecto debe tener continuidad porque  además es  garante de la paz interna... de un progreso mucho más uniforme entre sus pobladores.

El sueño truncado de Gamal Abdel Nasser de edificar el Panarabismo como eje unificador del mundo árabe a partir de la década de 1960, lo lograron los europeos con la Comunidad Europea del Carbón y del Acero.

¿Quién dijo que era fácil? Si tres países como son México, Estados Unidos y Canadá  con el TLCAN,  en 22 años de tenerlo firmado y vigente, no han podido avanzar un peldaño más para fortalecerlo y derramar mayores beneficios y eso es porque tanto Estados Unidos como Canadá  ven con temor las enormes brechas que les separan de su socio más débil.

Así es que para continuar con vida, el proyecto europeo debe blindarse de otro Brexit, del ascenso de los eurófobos al poder y de gente que como Pablo Iglesias en España acarician el sueño del endiosamiento personal para llegar a controlar el botón de mando y entonces poner lo logrado en décadas, muy de patas arriba, en cinco minutos. 





viernes, 17 de junio de 2016

EXIT TO HELL






POR LA ESPIRAL 
Claudia Luna Palencia
@claudialunapale


-Exit to hell



¡Peligro, fuego! ¿Dónde queda la salida? Para Gran Bretaña lo bochornoso pasa porque su puerta de salida no sea precisamente a la salvación sino más bien hacia abrir una compuerta falsa directa al infierno.

Brotes de xenofobia, nacionalismo recalcitrante, odio a lo externo, inflamados sentimientos antiinmigrantes han aparecido como marejadas en diversos periodos de la Historia y en el túnel del tiempo.

Van y vienen y a veces resurgen con mayor fortaleza. En la adolescencia del siglo XXI estos demonios se han hecho presentes como si fuera el retrato vivo de un púber atrapado en la vorágine de su cambio hormonal. 

Personajes como Donald Trump encuentran el caldo de cultivo perfecto para proliferar con ideas que a muchos nos suenan  arcaicas máxime con las relaciones internacionales tan globalizadas en todas las áreas y los terrenos. 

"Mi patria es el mundo soy un ciudadano global" debería ser el adagio en nuestra mentalidad considerando que  todo  lo malo que acontece en el traspatio terminará impactando más pronto que tarde en  nuestro entorno. 

Es decir, nos guste o no nos guste, estamos interrelacionados, concatenados por el simple hecho de compartir un mismo planeta y es que no hay el microplaneta Holanda, ni el microplaneta China etc. 

En particular como analista a mí lo que me consterna es la falta de capacidad para crear cortafuegos en la pequeña gran aldea global y hacer justamente todo lo contrario... avivarlos. 
A COLACIÓN
Para todo inversionista y en general para las personas que van a tomar una decisión,  la incertidumbre es la más traidora de las amigas. ¿Quieren levantar los ánimos, encender la hoguera del desamor? Muy simple hagan lo que Gran Bretaña conducida por sus miopes políticos azuzando el odio, la confrontación, el divisionismo como si el horno estuviera para bollos, total un problema más.

El asesinato a mansalva de  la legisladora Jo Cox, del  Partido Laborista  y además una joven partidaria antiBrexit, no hace más que recordarnos que la línea de entendimiento entre los seres humanos es absolutamente delgada, endeble; una especie de matrimonio malavenido que no duda en pelear, aventarse los platos y hasta matarse por temas tales como: el aborto, los gays,  el papel  de la Iglesia, la inmigración, el sentido de la patria, la ideología político-partidista; etc.

¿Cuántas veces un desequilibrado asesino o un anarquista ha desatado una guerra de proporciones devastadoras? Ahora le tocó a Cox, justo cuando David Cameron, el primer ministro de Gran Bretaña ponía los pies y no precisamente en polvorosa sino en Gibraltar. El Peñón  es un tema de jalarse las sábanas con España, ¿para qué enemistarse con el vecino del otro lado de La Mancha?

En esta columna sobra decir lo que ya reiteradamente hemos venido escuchando a lo largo de estos meses acerca de las consecuencias funestas que provocaría tanto en Europa,  como en regiones económicas aledañas,  la salida de los británicos de la Unión Europea.

Ya lo dijo el Fondo Monetario Internacional (FMI), las cámaras empresariales locales e internacionales, lo están diciendo las bolsas de los mercados europeos teñidas de rojo.

¿Para qué levantar tanto nerviosismo en momentos en que se requiere justamente  lo contrario? Detrás de todo movimiento hay un denodado interés económico y esto es como la trama de un libro de Agatha Christie en ese suspense, hagamos la infaltable pregunta: ¿Quienes son los más beneficiados con impulsar la salida de Gran Bretaña del concierto europeo?

Porque desde luego su salida, de consumarse, implicará que un sector perderá y mucho pero también significa que del otro lado habrá otro sector favorecido con ese desahucio.

¿Y saben quiénes son los agraciados? Desde luego no es la ciudadanía que es la víctima utilizada en el chantaje y hasta para matarse entre ella,  lo son los empresarios que no saben competir, los adoradores de los monopolios y empresas dominantes que a toda costa quieren evitar ceder más derechos y privilegios. 

miércoles, 15 de junio de 2016

ESPAÑA: DEBATE Y ELECCIONES








POR LA ESPIRAL 
Claudia Luna Palencia
@claudialunapale


-España: debate y elecciones



Justo a trece días de que en  España suceda otro convite electoral para elegir presidente y representantes en el Congreso, este pasado lunes aconteció un debate histórico entre los cuatro candidatos en liza con el resultado anticipado de que habrá un candidato ganador pero nuevamente imposibilitado para formar Gobierno por falta -otra vez- de mayoría absoluta.

España está encajonada en su sistema electoral, un engranaje funcional en un bipartidismo acomodaticio pero que embrida con la multifragmentación tal y como ha sucedido el 20 de diciembre pasado.

Entonces ganó el presidente Mariano Rajoy del PP tras obtener 123 escaños en el Congreso seguido del PSOE con 90 curules; Podemos con 69 y Ciudadanos con 40.  Para formar Gobierno la ley española marca el número de 176 como mayoría absoluta.

Hubo un momento en enero que la población creyó que se podría llegar a una alianza, una coalición de pactos con el PP, PSOE y Ciudadanos bajo el entendido de que el enemigo para la democracia española lo representa el inusitado golpe de efecto que Podemos y su demagogia populista ha asestado en ciertos grupos.

Pero el candidato Pedro Sánchez, líder del PSOE, se instaló en una muralla de noes, una negatividad insuperable que obligó al virtual ganador a convertirse en presidente en funciones y desistir, dando un paso atrás, en  la formación de alianzas para gobernar.

Así es que Sánchez lo intentó, pero él también tropezó con otra piedra calcárea y mucho más ambiciosa: Pablo Iglesias, candidato y dirigente de Podemos, le pidió al socialista la Vicepresidencia y el control de buena parte de los ministerios más sensibles así como los cuerpos de Inteligencia a cambio del apoyo de 69 diputados para investirlo en la Presidencia.

Y como tampoco a Sánchez le alcanzaban las cuentas, al igual que a Rajoy, requería de sumar una tercera fuerza para completar los requisitos de la mayoría absoluta. 

No hubo forma de cuadrar la aritmética del PSOE porque la trampa de pactar con los independentistas hubiera sumido en la catástrofe a los socialistas y su credibilidad.

Todavía en medio del estupor por la parálisis política,  en la nación ibérica, hubo quienes aseguraban que en el último minuto acontecería un milagro (un trato inesperado) antes de que se cumpliesen todos los ritos marcados por la Constitución.
A COLACIÓN
En el actual escenario pocas cosas han cambiado en España: la tasa de desempleo sigue por encima del 20%  tal y como ha acontecido en los últimos cinco años y medio ubicándose junto con Grecia en los países con mayor saldo rojo en el renglón del paro. 

Tampoco ha variado la presión del déficit público que al cierre del año pasado se ubicó en el 5.16% del PIB -uno de los más elevados de la Unión Europea-  y que ha tenido como contrarrespuesta la enorme posibilidad de una sanción por parte de la Comisión Europea debido a la desviación del objetivo del déficit pautado desde Bruselas. 

En el terreno político-electoral, la sorpresa significativa es la decisión de Podemos e Izquierda Unida de unir esfuerzos en las votaciones del 26 de junio con Pablo Iglesias como aspirante para la Presidencia bajo la marca Unidos Podemos.

Con esta jugada estratégica, diversas casas de demoscopia dan por descontado que el PSOE pasará a convertirse en la tercera fuerza política ante la mirada angustiosa de los barones felipistas que atestiguan con desazón cómo la época dorada del socialismo suave va diluyéndose, desplazada por otra izquierda con ideas más rupturistas y extremistas.

Tenemos el caso de Metroscopia con un análisis de la intención del voto difundido recientemente y que avizora un 23.2% de los votos para dicha alianza; el PP se llevaría el 29.9%, el PSOE el 20.2% y Ciudadanos obtendría el 15.2 por ciento.

Pero ante las cábalas, lo único verdaderamente malo, sería que tras el 26 de junio el candidato ganador se encontrase nuevamente impedido para gobernar, que el desgaste sea una larga letanía que acompañe hasta diciembre o lleve inclusive a otras nuevas elecciones... las terceras. 














lunes, 13 de junio de 2016

LA INDUSTRIA DEL NEGOCIAZO





POR LA ESPIRAL 
Claudia Luna Palencia
@claudialunapale


-La industria del negociazo


Si no nos despetrolizamos, tal parece que el futuro no será precisamente muy largo ni halagüeño para las más jóvenes generaciones y los retoños que siguen naciendo. Así está la cosa es eso o autosepultarnos.

Al respecto reflexiono que después de lo del escándalo reputacional en la alemana Volkswagen con los coches trucados  en la lectura de las emisiones contaminantes, siendo honestos, ¿qué fiabilidad podemos realmente tener como compradores de un vehículo? ¿Cuántos engañifes  habrá en la industria automotriz?

Yo estoy segura amigo lector que usted se lo ha preguntado en más de una ocasión cada mañana que enciende su coche para desplazarse y transita en medio de ese atasco matinal con la radio encendida alertando acerca de los niveles de contaminación.

Y usted se dirá, ¿bueno qué más está en mis manos hacer si me he comprado con mucho esfuerzo, a pagos y cómodas mensualidades, un vehículo ecológico?

Veamos una correlación lógica partiendo de los cambios más recientes introducidos en la industria automotriz, por ejemplo, desde finales de la década de los ochenta cuando los turbodiésel emergieron como opción a los motores de gasolina; antes de finalizar el siglo XX los híbridos ya estaban en circulación de la mano de Toyota Prius. 

Después llegó la hora de la generación Ecoboost y lo cierto es que los consumidores han hecho denodados esfuerzos por ir cambiando de un coche a otro  mucho más actualizado, obligados por las verificaciones vehiculares, los mayores impuestos  y por último, por el espíritu altruista de tomar conciencia ambiental. 

Pero y cómo es que todas esas transformaciones en los motores no han arrojado en contrapartida menores índices de contaminación sino todo lo contrario. 

Sabrá Dios qué más trucos existan al interior de la industria automotriz, ¿de qué exactamente nos estaremos perdiendo? Pero hoy por hoy, usted va manejando su híbrido o Ecoboost, con la nata del smog encima y el anuncio oficial de que mañana seguramente descansa su coche.
A COLACIÓN
En cada país existen sus diferencias con base a sus necesidades específicas y también al proteccionismo adyacente en determinadas industrias y subsectores. En todos lados los hay.

En España, dominan los autos diésel y en México, los autos con base a gasolina; en el primer país,  el consumidor opta por uno diésel bajo la creencia de que contaminará menos pero resulta que lo hace cuatro veces más que uno de gasolina. En  el segundo, persiste un privilegio hacia el consumo de gasolina aunque sea importada y cundan las quejas en contra de las estaciones de servicio.

Lo que resta ahora es el futuro, la permanencia en la recta de la vida no por nosotros sino por los pequeños que vienen detrás y quizás estemos a punto de atestiguar muy pronto una nueva revolución industrial sin petróleo. Parece increíble, verdad, pero no lo es.

Pues bien, anoten la fecha, año 2025. Resulta que Noruega, Holanda y hasta la India (con todo y su tercermundismo) están estudiando seriamente elevar a sendas legislaciones la prohibición de vender en sus respectivos países vehículos de motor diésel y de gasolina. 

Sobre todo Noruega y Holanda pretenden impulsar otra política energética y ambiental inclinándose por los coches de batería eléctrica. Resta señalar que ni Noruega ni Holanda padecen los problemas de contaminación ni demográficos ni de concientización en su población a favor de lo verde y reducción de la huella ecológica.

Queda en el limbo qué harán respecto de todos los propietarios de coches que obviamente no son eléctricos, ¿habrá una política de estímulos para el recambio? Yo lo único que señalo es vaya negociazo tiene entre sus manos la industria automotriz (como las farmacéuticas) con  los consumidores compre y compre... pero las cosas no mejoran (sic).




domingo, 12 de junio de 2016

Happiest sunday


                                                  Picture taken 11/june/2016

viernes, 10 de junio de 2016

DIVISAS LOCAS






POR LA ESPIRAL 
Claudia Luna Palencia
@claudialunapale


-Divisas locas



Mientras los petroprecios zigzaguean y los expertos en geoeconomía siguen viendo el túnel demasiado oscuro (no precisamente por el color de los carburantes), la guerra entre las principales divisas  que pueblan el sistema internacional trae de los nervios a los contables y administradores de las empresas así como a los gurús gubernamentales.

En los últimos 18 meses cuadrar las cuentas para consolidar los balances -sean privados o públicos- está resultando un quebradero de cabeza, además contra todo pronóstico el euro prosigue su fortaleza respecto al dólar.

En enero de este año se preveía que muy pronto el dólar y el euro  alcanzarían la unidad, la paridad de uno a uno, al menos una tendencia mucho más apreciable para finales de 2016 y para consolidarse el próximo año.

A estas alturas dudo mucho que después del verano, el euro se desinfle con impetuosa intensidad  respecto al dólar, salvo que la burbuja de volatilidad que le ha catapultado en los últimos meses derive más bien de la incertidumbre política en los Estados Unidos; el temor a los resultados en sus presidenciales. 
Es  decir que más variables de peso geopolítico que geoeconómico estén  lubricando la burbuja entre el euro y el dólar; y vamos a decirlo, hemos llegado a al lumen en la globalización, con  la política y la economía  retroalimentándose y sosteniendo una simbiosis irrreversible.

Hasta el día de ayer, el euro se cambiaba a 1.1326 dólares; en el mercado mexicano se están  presentando niveles no vistos en toda la historia de la euromoneda (en circulación desde 2002) cotizando a  casi 21 pesos por euro a la venta y 20.41 a la compra.

Y si el euro que es la segunda divisa a nivel global se fortalece, el dólar que es la primera se mantiene expectante ante las próximas decisiones de política monetaria por parte de la Reserva Federal. 

En este escenario de bruma entre las divisas globales,  los países más expuestos a los shocks internacionales están por la calle de la amargura, en efecto son los emergentes.

Además del golpetazo en las finanzas públicas y en los respectivos presupuestos federales debido a la contracción en los petroprecios y la menor disponibilidad en los ingresos vía las divisas, a eso hay que echarle un cerillo para tener lumbre en la hoguera de la macroeconomía. 

Por un lado, se enfrenta una menor entrada de ingresos por divisas y por el otro, hay que dar más en moneda local para pagar todos los amplios compromisos adquiridos en dólares y en euros más sus intereses. Así es que el incendio no es nimio.

En México con un dólar también en niveles nunca antes  experimentados (hasta ayer un dólar se vendía por 18.58  pesos) ni en los peores años del salinato trágico cuando la devaluación en ciernes llevó al país al borde de pedir auxilio  financiero a Washington. 

Es verdad que hay diferencias respecto de 1994 partiendo de la base de que en dicho año prevalecía un sistema cambiario fijo, que las cuentas externas del país eran endebles, había un enorme endeudamiento en Tesobonos y sobre todo  se contaban con arcas famélicas  en reservas internacionales. 
A COLACIÓN
Quisiera dar buenas noticias de aquí al cierre del año, estamos justo a la mitad. Desde poco antes de que 2015 diese el portazo final comentamos en varias ocasiones en esta columna que el año venidero -éste que transcurre- sería negativo en muchos aspectos y enumeramos punto por punto en qué renglón.  Para los próximos seis meses  no creo que el panorama actual cambie demasiado al menos no con la celeridad deseada.

Habrá que esperar a saber quién gobernará en Estados Unidos, aguardar a que el entorno internacional siga digiriendo los cambios en la política monetaria de la Unión Americana; que el petróleo halle un estabilizador inmediato y China demuestre que su desaceleración ya concluyó.

Por lo pronto resta protegerse sobre todo si se tiene un endeudamiento en dólares o en euros y ser prudentes muy muy prudentes con todo lo relacionado con la toma de decisiones.  Esto aún podría ser demencial...




miércoles, 8 de junio de 2016

DE SUIZA A MARX







POR LA ESPIRAL 
Claudia Luna Palencia
@claudialunapale

-De Suiza a Marx


Mientras en España, en plena nueva campaña para la vuelta a las elecciones generales del próximo 26 de junio, se discute acerca del fondo y del transfondo de si  Karl Marx y Friedrich Engels eran o no socialdemócratas, los suizos acaban de manifestar su vociferante rechazo a  la posibilidad de establecer una renta básica universal.

¿Y saben por qué votaron mayoritariamente en contra en su referéndum popular? Por egoístas y porque es precisamente la base que nutre al capitalismo: el egoísmo, la ambición, la competencia y  la envidia por lo que tiene el otro más la acumulación lubrican  las tripas del capitalismo.

Lo que los suizos han dicho, al menos una parte de su ciudadanía, es que prefieren continuar pagando impuestos y más impuestos a las arcas gubernamentales para que desde la esfera pública siga gestionándose el Estado de Bienestar conciliador de las ayudas y subsidios sociales.

La disyuntiva es clara y de hecho ya son varias economías en las que se analiza la instauración piloto de un programa de renta básica universal a fin de corregir los enormes desequilibrios socioeconómicos visibles en todos los países sin importar si son más o menos desarrollados o industrializados. 

De lo que se trata es de garantizarle a la gente, mes a mes,  un ingreso directo y pecuniario nada de cheques-descuento, vales ni otras prestaciones. Un dinero fijo de por vida, haga lo que haga, tenga o no empleo, sea más o menos rico. 

La idea -que no es descabellada- intenta adelantarse a un futuro todavía peor que el presente  dominado por una población en condiciones de pobreza; marginación y marginalidad; exclusión, miseria y hambre. 

Es una realidad innegable y cualquiera con dos dedos de inteligencia atisba que no habrá futuro con gobiernos estables, sistemas democráticos funcionales y economías blindadas ante las bajadas del ciclo mientras el desbalance esté provisto por más gente que tiene menos... a veces nada. La misma paz está en riesgo.

En los últimos 24 meses han surgido algunos focos de iniciativas decantadas  a favor de la renta básica universal como en Nueva Zelanda, Holanda, Finlandia; desde marzo pasado Ontario en Canadá tiene la intención de estudiar el impacto de implementar dicha medida en su población.

En Suiza por lo pronto han dicho que no. Hace poco también ellos se manifestaron por no incrementar el sueldo, no implementar un piso para el salario mínimo ni  un techo para los maxisalarios. 
A COLACIÓN
Claro persiste una confrontación de modelos y visiones. Es la equidistancia entre el modelo de Marx y Engels una visión ideológica que surgió de las contradicciones emanadas del incipiente modelo capitalista de Gran Bretaña. Es que no surgió en Rusia, lo hizo en el modelo british y Marx con su inteligencia analítica lo desmenuzó. 

Él llevó lo que veía en la práctica a la teoría, nada menos que la forma en cómo surgía la riqueza del empresario, para él acontecía bajo la expropiación de la plusvalía de los trabajadores quienes con su fuerza de trabajo generaban valor; al convertirse en desahuciados de dicha plusvalía permanecían en el limbo del lumpenproletariado al carecer de algo  que les era arrebatado.

Por eso Marx fustigó  la dictadura de la burguesía. A cambio, argumentaba, en pro del reinado del proletariado, ser poseedores de los medios de producción con  campesinos dueños del campo  y obreros de sus máquinas. 

Marx no era una socialdemócrata era un comunista muy a pesar de que queramos reinterpretarlo y suavizar sus escritos y su filosofía; ni él ni Engels concebían un Estado Benefactor conducido y reconducido bajo la égida de la burguesía.

Ellos  promulgaban la propiedad colectiva que las masas del proletariado asumieran el poder y el control de los medios de producción con decisiones tomadas por el conjunto no por  una clase dominante. 

Si ambos viviesen reprobarían la negativa de los suizos por implementar la renta básica universal y muy seguramente, Marx regañaría  a Pablo Iglesias, candidato a la Presidencia de España por Podemos Unidos, por pretender camuflarse como un lobo con piel de oveja; por renegar de ser un comunista y disfrazarse de socialdemócrata para que los electores no lo asocien con Stalin. Que no, que no....