Página de contenido económico

jueves, 11 de octubre de 2012

EFÍMERO BLANQUIAZUL



         POR LA ESPIRAL
                            CLAUDIA LUNA PALENCIA


-Efímero blanquiazul




         El próximo primero de diciembre retornará el Partido Revolucionario Institucional (PRI) al poder Ejecutivo Federal tras dos sexenios pintados de azul  en los que el Partido Acción Nacional (PAN) dilapidó una oportunidad histórica sobrepasado por los desafíos nacionales y la indefinición de su política interna y externa.
         Como si viéramos la realidad plasmada en el juego de serpientes y escaleras: ¿Quién subió? ¿Quién bajó? En estos doce años, ¿quién ganó? o ¿perdió?
         En el estricto sentido del poder y fortuna,  Carlos Slim Helú es el máximo ganador; él  supo bien acomodarse a la alternancia, desde el principio lo hizo con temple,  cuando allá por el 2000 en vísperas de las elecciones los mexicanos teníamos el nervio a flor de piel.
         Después de aquel 2 de julio de 2000, la caída del PRI de la Presidencia fue la noticia que más vuelta dio al mundo. Vicente Fox, con aire de vaquero bonachón, abrió una ventana de esperanza para una amplia clase media que deseaba seguir subiendo dentro del escalafón social y económico.
Millones de mexicanos votaron por el cambio porque creyeron que Fox les llevaría a mejorar como clase media no a descender más dentro del amplio  sector que moviliza la maquinaria de consumo de la economía. No es casualidad que la burguesía promueva  grandes cambios históricos.
Empero, la luna de miel entre Fox y la clase media terminó muy pronto en la medida que los sueños por empleos estables, salarios revalorizados y más poder adquisitivo, pasaron a pesadillas de la inercia.
La indefinición se apoderó de todo: de la política interna y externa. No se sabía si acercarse más a Estados Unidos o no, o cómo reposicionarse en América Latina sucedía como las ocurrencias de renombrar calles con personajes conservadores, subir o bajar el águila en el escudo. Las cosas más absurdas.
Dentro de lo relevante, en esos primeros seis años, se transformó la  metodología de diversos indicadores que cuantifican aspectos tales como el desempleo y la pobreza.
Otra nueva ocurrencia para que, al dejar de contar, las estadísticas sociales reflejaran resultados más positivos, una estrategia tan descabellada como mentirosa como si las calles y sus rostros no fueran lo suficientemente verídicas.
El primer paso, Sedesol con Josefina Vázquez Mota, modificaron el Método de las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) y el Método Directo o de Línea de Pobreza (LP) a cambio de: 1) La pobreza alimentaria. 2) El umbral de desarrollo de capacidades. 3) El umbral de desarrollo de patrimonio.
El segundo paso, el INEGI convirtió en un organismo autónomo para entre otras cosas, quitarle al Banco de México la responsabilidad de la medición de la inflación.
         Entonces se adujó que era para que el Sistema Nacional de Estadística, Informática y Geografía proveyera de cifras creíbles y oficiales, de tal suerte que allí se condensen las grandes estadísticas del país.
Hecho de controversia máxime cuando el propio INEGI alteró la forma de medir a la población ocupada del país con base a contar únicamente a jóvenes a partir de los 14 años de edad y personas que por lo menos trabajen una hora a la semana. De esa manera dejó de lado a  muchos adolescentes que realizan una actividad laboral.
         El autodenominado gobierno del cambio dejó una alteración de datos, cifras y metodología relevante para la toma de decisiones en la elaboración de políticas sociales que luego el presidente Felipe Calderón no fue capaz de cuestionar.
         Los otros seis años del PAN en la Presidencia han sido una continuidad de desaciertos  y una pérdida de confianza hacia la capacidad de las instituciones para frenar la oleada de inseguridad derivada del crimen organizado y el narcotráfico.
         En el actual sexenio, la economía informal siguió su ruta de expansión muy a pesar de los constantes cambios fiscales aplicados por la Secretaría de Hacienda que no hacen más que fustigar y atosigar tanto  a personas físicas y morales que desde siempre cumplen con sus compromisos fiscales.
         Tampoco frenó el contrabando, ni redujo la corrupción, ni los contratos laborales son duraderos, ni mejor pagados, ni la economía creció de manera estable a tasas anuales del 6% necesarias para aprovechar la capacidad de la PEA, el bono demográfico y los nuevos jóvenes en  capacidad productiva.
         En este resumen somero fueron doce años de buenas intenciones en un país urgido de grandes planificaciones.
P.D. Mi twitter @claudialunapale. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com




TODOS CON CHIP EN 2013



        POR LA ESPIRAL
                        CLAUDIA LUNA PALENCIA




-Todos con chip en 2013



En tres meses más concluirá el plazo para que todas las tarjetas de crédito y débito en México incluyan en sus  plásticos un chip que permitirá mejorar la lectura de datos y fundamentalmente dotar a los clientes de mayor seguridad contra fraudes y clonaciones.

A partir de enero de 2013 deberá quedar cumplida la  23a resolución modificatoria de “La circular única de bancos” de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

        De acuerdo con datos de Banco de México estamos hablando que en México hay  24 millones 745 mil 176 tarjetas de crédito y 92 millones 697 mil 694 de débito. Igualmente, los lectores en los cajeros automáticos y terminales punto de venta (TPV) de comercios y tiendas de autoservicio deberán estar  preparados para la nueva modalidad.
        Es muy importante como usuario del sistema bancario saber que las propias instituciones financieras asumieron el compromiso de cambiar sin costo alguno las tarjetas de crédito y/o débito de sus clientes a favor de la nueva incorporación tecnológica.
        Si a partir de enero del próximo año, un banco no ha cambiado la tarjeta a algún cliente y éste sufriera un fraude o clonación, la propia institución será responsable.
En mi caso particular, ambas tarjetas de crédito y débito, cuentan con chip aunque me siento más segura a cada momento hay dificultades en diversas tiendas departamentales y de autoservicio para efectuar los pagos porque las terminales se congelan o traban.

A COLACIÓN

Le llaman “la tarjeta inteligente”, el chip supondrá un nuevo desafío para la industria del fraude no únicamente en México también en el ámbito mundial dado que la  Banca de distintos países está incorporándola ante los elevados costos anuales de los fraudes cometidos y las clonaciones realizadas.
Además recuérdese que el cliente es por principio quien todo lo paga de su bolsillo: cubre comisiones, seguros incluidos, blindajes y ahora el chip. Los bancos hacen sus provisiones que salen del dinero del cliente.
En lo que todos coincidimos, usuarios y bancos, es que a mayores avances tecnológicos en el campo financiero podrá ganarse en seguridad.
Por lo pronto, los pasos dados por México en el renglón del chip son importantes, aunque vamos con rezago en comparación con otros países finalmente es una realidad alcanzable.
Otros países fueron pioneros como los miembros de la Unión Europea (UE) bajo la normatividad del Banco Central Europeo y de la Comisión Europea.
Por ejemplo, España añadió el chip a casi 100 millones de tarjetas plásticas, tanto de crédito como débito.
En general, el mundo financiero lleva la tendencia a emigrar hacia el chip considerando las siguientes ventajas: 1) Ofrece más seguridad, además de que acumula más información sobre el cliente y requiere para su uso de un código de cuatro dígitos (PIN) que sólo conoce el cliente. 2) Más sanciones, en caso de que un comercio no tenga la nueva Terminal Punto de Venta y no ofrezcan las condiciones de seguridad que demanda el cliente, en caso de fraude el responsable será el comercio o el banco que no haya provisto de las terminales necesarias. 3) Hasta el momento las tarjetas con chip son infalsificables, a diferencia de las tarjetas con banda magnética, que las puede copiar cualquiera. 4) Permiten un mayor control de los pagos offline, es decir, todos aquellos que se llevan a cabo sin conectar en el momento del pago con la entidad bancaria para comprobar que el cliente dispone de fondos. 5) El chip de las tarjetas permite disponer de información sobre el usuario que se podría actualizar de forma periódica. 6) Esta tecnología reduce 30% el volumen bruto de fraude.7) El cliente al pagar no firmará el recibo. 8) Hay bancos que estudian agregar la fotografía del cliente en su tarjeta de crédito y débito además del chip para darle una doble fortaleza de seguridad.
Se abre una esperanza para proteger la relación de los clientes con los bancos y es que, como señalan las estadísticas, ninguna operación está exenta de fraudes, los cheques enfrentan una gran vulnerabilidad, así como la utilización de las tarjetas de crédito y débito.
Así es que ya lo sabe amigo lector si aún tiene en su poder tarjetas bancarias sin chip, acuda a su banco a solicitar el cambio para su beneficio personal, no tiene ningún costo y la institución por ley no puede negarse.
        En caso de ser empresario o microempresario es necesario actualizar las TPV para adecuarse a las nuevas tarjetas y facilitar el proceso. Estoy convencida que con el chip todos salimos ganando
P.D. Mi twitter es @claudialunapale. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com