Página de contenido económico

domingo, 24 de junio de 2012

¿POR QUÉ VOTAR EL 1 DE JULIIO?



        POR LA ESPIRAL
                        CLAUDIA LUNA PALENCIA



-¿Por qué votar el 1 de julio?



        En el México del siglo XXI, el voto femenino es una fuerza motriz que primordialmente debe reconocer su potencial, para mover la locomotora nacional e impedir toda clase de apatías en el llamado a las urnas este próximo 1 de julio.
        Me parece que ni siquiera el propio presidente Adolfo Ruiz Cortinez, impulsor del voto femenino (octubre de 1953) imaginó el calibre de la responsabilidad concedida  a las mujeres mexicanas al elevarlas -en su condición-, a ciudadanas equiparables en derechos cívicos a los  hombres que ya votaban  desde diciembre de 1812.
        En la actualidad, únicamente el voto femenino ejercido en toda su plenitud  bastaría para definir a un candidato ganador en las elecciones Presidenciales y con ello tomar las riendas del destino político de la Nación.
        De acuerdo con datos estadísticos del Instituto Electoral Federal (IFE) a mayo de 2012  la lista nominal de electores registrados para votar el 1 de julio está conformada por 79 millones 454 mil 802 personas; de ésta, el 51.85% son mujeres, es decir, 41 millones 194 mil 584.
        Si todas acudiéramos a votar porque, supongamos, nuestra conciencia social y cívica fuera más elevada respecto de los varones, el voto femenino sería definitorio.
        Empero, con el desasosiego imperante aunado a una triste campaña en los medios de comunicación con impacto visual, como la televisión, que utilizan a diversos líderes de comunicación para subrayar que no votarán, no sólo el voto femenino es deseable también por supuesto el  mensaje de los candidatos  está dirigido a las necesidades del varón.
        Si las mujeres ejercieran esa mayoría, en verdad,  tanto  candidatos como sus programas, gobiernos y gobernantes propondrían otro tipo de planes y  políticas públicas.
A COLACIÓN
        Recientemente un grupo de jóvenes me preguntó por qué votar, la mayoría de ellos, mujeres y votantes primerizos, recordemos que 1 millón 205 mil 237 jóvenes ejercerán por vez primera su mayoría de edad.
        A ellos les di tres respuestas: 1) Primero para revalidar el derecho al voto ganado a pulso de presiones y protestas tanto en 1812 como en 1953, porque no hacerlo sería entonces asumir una actitud antihistórica bajo una actitud pusilánime “tengo el voto pero no lo quiero ejercer porque no creo en ningún candidato, todos son corruptos”. ¿Y si no lo tuvieran (el voto), si lo desearan ejercer con todo ahínco  y estuvieran dispuestos hasta a morir por él, tendrían este tipo de actitud?
        2) Votar es un derecho y una obligación. Como señalé en colaboraciones anteriores esta fiesta cívica tendrá un costo de 334.65 pesos por elector de cumplirse un abstencionismo del 40% de la lista nominal. Pero más allá del “pago de este billete”, la democracia por mucho que nos canse la retórica implica la participación de la ciudadanía y ésta debe expresarse. No votar, no es asumir una actitud política, es conformarse, quedarse callado y de todos modos aguantar regirse por las políticas del candidato que resulte ganador. Permitir que unos pocos impongan las reglas del juego.
        3) Las sociedades maduras saben que tienen en sus manos la capacidad de cambiar y modificar su destino expresándose en las urnas. México está construyendo su democracia, por ende, no cabe lugar para callarse, menos con un electorado tan joven: 33 millones 451 mil 327 personas desde los  18 hasta 34 años de edad. Ellos tienen que votar por el  candidato que consideren tiene más capacidad de acción para fomentar el empleo estable, velar por su fondo de pensiones y mejorar su calidad de vida.
Ahora bien, debemos entender que no existe el candidato maravilla, no hay la varita mágica que eliminará en 60 segundos toda la corrupción, exiliará a  los  políticos dinosaurios y nos convertirá en millonarios.
        Todos los políticos tienen sus pros y contras, por eso votar es un ejercicio en el que el elector se encuentra con su conciencia social y seguramente encontrará determinados puntos en común con algún candidato y su grupo.
        De aquí, al 1 de julio, queda tiempo para anotar en una hoja de papel tanto  los  defectos como  cualidades políticas de los respectivos candidatos; anotar quién les genera más confianza y  por qué.
De una vez cerrar los ojos e imaginárselo como presidente acompañado por un posible gabinete (todos tenemos alguna idea de quién podría estar) y fundamentalmente, en medio de toda calma, razonar quién tiene más carácter, capacidad de acción e inteligencia para responder ante  temas de crisis económica y riesgos en la seguridad nacional.
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com


       





       




¿POR QUÉ VOTAR EL 1 DE JULIO?



         POR LA ESPIRAL
                            CLAUDIA LUNA PALENCIA



-¿Por qué votar el 1 de julio?



         En el México del siglo XXI, el voto femenino es una fuerza motriz que primordialmente debe reconocer su potencial, para mover la locomotora nacional e impedir toda clase de apatías en el llamado a las urnas este próximo 1 de julio.
         Me parece que ni siquiera el propio presidente Adolfo Ruiz Cortinez, impulsor del voto femenino (octubre de 1953) imaginó el calibre de la responsabilidad concedida  a las mujeres mexicanas al elevarlas -en su condición-, a ciudadanas equiparables en derechos cívicos a los  hombres que ya votaban  desde diciembre de 1812.
         En la actualidad, únicamente el voto femenino ejercido en toda su plenitud  bastaría para definir a un candidato ganador en las elecciones Presidenciales y con ello tomar las riendas del destino político de la Nación.
         De acuerdo con datos estadísticos del Instituto Electoral Federal (IFE) a mayo de 2012  la lista nominal de electores registrados para votar el 1 de julio está conformada por 79 millones 454 mil 802 personas; de ésta, el 51.85% son mujeres, es decir, 41 millones 194 mil 584.
         Si todas acudiéramos a votar porque, supongamos, nuestra conciencia social y cívica fuera más elevada respecto de los varones, el voto femenino sería definitorio.
         Empero, con el desasosiego imperante aunado a una triste campaña en los medios de comunicación con impacto visual, como la televisión, que utilizan a diversos líderes de comunicación para subrayar que no votarán, no sólo el voto femenino es deseable también por supuesto el  mensaje de los candidatos  está dirigido a las necesidades del varón.
         Si las mujeres ejercieran esa mayoría, en verdad,  tanto  candidatos como sus programas, gobiernos y gobernantes propondrían otro tipo de planes y  políticas públicas.
A COLACIÓN
         Recientemente un grupo de jóvenes me preguntó por qué votar, la mayoría de ellos, mujeres y votantes primerizos, recordemos que 1 millón 205 mil 237 jóvenes ejercerán por vez primera su mayoría de edad.
         A ellos les di tres respuestas: 1) Primero para revalidar el derecho al voto ganado a pulso de presiones y protestas tanto en 1812 como en 1953, porque no hacerlo sería entonces asumir una actitud antihistórica bajo una actitud pusilánime “tengo el voto pero no lo quiero ejercer porque no creo en ningún candidato, todos son corruptos”. ¿Y si no lo tuvieran (el voto), si lo desearan ejercer con todo ahínco  y estuvieran dispuestos hasta a morir por él, tendrían este tipo de actitud?
         2) Votar es un derecho y una obligación. Como señalé en colaboraciones anteriores esta fiesta cívica tendrá un costo de 334.65 pesos por elector de cumplirse un abstencionismo del 40% de la lista nominal. Pero más allá del “pago de este billete”, la democracia por mucho que nos canse la retórica implica la participación de la ciudadanía y ésta debe expresarse. No votar, no es asumir una actitud política, es conformarse, quedarse callado y de todos modos aguantar regirse por las políticas del candidato que resulte ganador. Permitir que unos pocos impongan las reglas del juego.
         3) Las sociedades maduras saben que tienen en sus manos la capacidad de cambiar y modificar su destino expresándose en las urnas. México está construyendo su democracia, por ende, no cabe lugar para callarse, menos con un electorado tan joven: 33 millones 451 mil 327 personas desde los  18 hasta 34 años de edad. Ellos tienen que votar por el  candidato que consideren tiene más capacidad de acción para fomentar el empleo estable, velar por su fondo de pensiones y mejorar su calidad de vida.
Ahora bien, debemos entender que no existe el candidato maravilla, no hay la varita mágica que eliminará en 60 segundos toda la corrupción, exiliará a  los  políticos dinosaurios y nos convertirá en millonarios.
         Todos los políticos tienen sus pros y contras, por eso votar es un ejercicio en el que el elector se encuentra con su conciencia social y seguramente encontrará determinados puntos en común con algún candidato y su grupo.
         De aquí, al 1 de julio, queda tiempo para anotar en una hoja de papel tanto  los  defectos como  cualidades políticas de los respectivos candidatos; anotar quién les genera más confianza y  por qué.
De una vez cerrar los ojos e imaginárselo como presidente acompañado por un posible gabinete (todos tenemos alguna idea de quién podría estar) y fundamentalmente, en medio de toda calma, razonar quién tiene más carácter, capacidad de acción e inteligencia para responder ante  temas de crisis económica y riesgos en la seguridad nacional.
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com


        





        




UNA PROLONGADA TERCERA EDAD



         POR LA ESPIRAL
                            CLAUDIA LUNA PALENCIA


-Una prolongada tercera edad


Entre más longevo es el ser humano, la pirámide poblacional adquiere una relación inversamente proporcional a la tasa de natalidad, por cierto en varios países cercana a cero, lo que multiplica los desafíos sociales y demográficos enmarcados dentro de las políticas públicas.
 Uno muy esencial relacionado con el mercado laboral y las pensiones y/o jubilaciones, cuya balanza continuará desestabilizándose en la medida que el mercado laboral sea más cambiante, los jóvenes enfrenten mayores dificultades para acceder tempranamente a éste y los trabajadores en activo no logren con sus contribuciones sostener el pago de pensiones y/o jubilaciones de personas retiradas que estarán viviendo una larga tercera edad.
Algunas décadas atrás, a los 55 años de edad, un trabajador que inició su vida laboral desde los 18 o 20 años entraba a la recta del trámite de la jubilación para irse a su casa y tomar el tren de la vida bajo otro ritmo.
En la actualidad es impensable que alguien con esa edad deje de trabajar para convertirse en  pensionado. De hecho, cada vez más se retrasa la edad de jubilación: la mayoría de los países tienen como piso de referencia los 60 años de edad.
No obstante, no hay consenso en el techo para la jubilación, con una tendencia a traspasar los 70 años como promedio.
Por ende, una persona con la mayoría de edad que inicie su vida productiva, seguramente deberá trabajar 50 años para retirarse con una pensión.
         Actualmente en México, la edad de jubilación es a partir de los 65 años de edad; por ejemplo, en España aumentó a 67 años          y en Francia, François Hollande, presidente socialista, revocó las acciones emprendidas por su antecesor Nicolás Sarkozy.          Esta semana, Hollande (cumplió una de sus principales promesas de campaña) devolvió de 62 a 60 años la edad de jubilación habiendo cotizado 41 años.
         Aunque también hay un criterio diferenciador entre hombres y mujeres, siendo éstas últimas más longevas y con una mayor tendencia a incrementar los baremos respecto de los hombres.
         Ahora bien, a falta de un consenso global en la edad de retiro, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) aconseja a los gobiernos de los distintos países impulsar sendas reformas para retrasar la edad de jubilación debido a la esperanza de vida esperada.
         De hecho, en 28 de los 34 países miembros de la OCDE, hay proyectos en marcha para retrasar la jubilación.
         Prácticamente el organismo internacional se decantó por una media de 70 años de edad, considerando varios aspectos: 1) Una mayor calidad de vida. 2) Las nuevas generaciones tendrán un aumento en más de 7 años en su esperanza de vida. 3) La situación de la pirámide demográfica versus el mercado laboral.
         Hasta el propio empresario Carlos Slim Helú (por cierto de 72 años de edad) se manifestó al respecto con la siguiente propuesta: “Una vez superada la barrera de los 60 años, las personas que continúen activas laboralmente podrían hacer jornadas semanales de 35 horas, en lugar de 40”.

A COLACIÓN

         Sin lugar a dudas este siglo XXI, tarde o temprano, habrá una verdadera revolución del concepto del mercado laboral y de los esquemas de pensiones y jubilaciones tanto públicos como privados.
         Lo confirma el hecho de la expectativa de vida de los seres humanos, no quiero ni pensar qué pasará si en 2070 se cumplen los pronósticos de más personas traspasando el centenario de vida. ¿Es qué llegará el día que nuestros nietos serán esclavos del capitalismo hasta los 90 años de edad para ser merecedores de una pensión miserable?
         Me parece que todavía con el esfuerzo de los organismos internacionales estamos muy a tiempo de corregir los desequilibrios actuales y anticiparse a los venideros, porque además lleva intrínseco el otro tema: la cuantía mensual que recibe un pensionado.
         Hay mucha trampa al respecto tanto en las pensiones públicas como privadas y desafortunadamente el trabajador únicamente recala en hacer números cuando tiene encima la edad y la necesidad de contar con su retiro.
         La desilusión brota cuando no hay  nada por hacer y es cuando la gente presta atención a la relación de la edad y al tiempo de cotización aunado con  las entradas y salidas en el mercado laboral formal debido a la movilidad persistente en las plazas y contratos cada vez de corto plazo y tiempo definido.
         El futuro puede ser una pesadilla para una persona que ya trabajó casi toda su vida y únicamente quiere disfrutar del tiempo que le resta sin ninguna clase de agobio como no tener para pagar el alquiler o los medicamentos.
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com

miércoles, 13 de junio de 2012

UN VOTO DE 334.65 PESOS



         POR LA ESPIRAL
                            CLAUDIA LUNA PALENCIA


-Un voto de 334.65 pesos



         Cada que se celebran elecciones federales incrementa el presupuesto asignado al Instituto Federal Electoral (IFE) bajo la justificación de la organización de unos comicios pulcros y bien cuidados que al final de cuentas, además de carísimos, resultan desaseados.
         Por supuesto, el costo es cargado a la factura personal de cada ciudadano que participa en el pago de impuestos (directos o indirectos)
         Para este año, el IFE tiene asignado un gasto de 15 mil 953.9 millones de pesos, 23.47% superior  al de 2006 entonces de 12 mil 920.7 millones de pesos y un 77.26% mayor al ejercido en 2000 con 9 mil millones de pesos.
         También es verdad que las necesidades democráticas del país han ido cambiando comenzando por una mayor lista nominal y la implementación del voto de los mexicanos residentes en el extranjero llevado a la  práctica por vez primera en la elección federal del 2 de julio de 2006.
         Desde el extranjero los mexicanos eligieron presidente, diputados federales y senadores, lo hicieron 33 mil compatriotas ubicados alrededor del mundo en 80 países.
         Todos los votos son importantes y más aún, después del controvertido resultado del 2 de julio de 2006: en México arribamos al  mes de septiembre de dicho año con la zozobra de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJ) avalara el triunfo de Felipe Calderón Hinojosa, tras el apretado margen de diferencia del 0.56% de los votos, lo que levantó todo sospechosísimo y llevó a Andrés Manuel López Obrador a solicitar la anulación de la elecciones; contar voto por voto y demás acciones conocidas por todos.
         Quizá por eso la insistencia de no dejarse vencer por la apatía e ignorar el llamado de las urnas,  primero, porque las democracias hay que legitimarlas hacerlas de mayoría no de minoría, aquel que no vota acepta ser un ciudadano de segunda.
Después, el abstencionismo únicamente beneficia al candidato del partido que gobierna, en este caso, hablamos de la candidata Josefina Vázquez Mota.
Recordemos que  en 2000 el nivel de abstencionismo fue del 36.03% de la lista nominal de electores, en el ambiente pesaba el ánimo del cambio, de la caída del “muro priísta” como muchos periódicos titularon la victoria de Vicente Fox Quezada, del PAN.
En dichas elecciones votaron 37 millones 601 mil 268 personas de una lista nominal de 58 millones 782 mil 737 electores.
En 2006, el nivel de abstencionismo remontó hasta el 41.45% de la lista nominal conformada por 71 millones 374 mil 373 electores de los cuales votaron 41 millones 791 mil 322 personas.
En 2012, la lista nominal es de 79 millones 454 mil 802 electores y el consenso entre diversos analistas políticos apuntan a un abstencionismo que podría rondar entre el 40% al 45 por ciento.
         Por último, esta fiesta cívica bastante cara ya la pagamos, ahora vamos a disfrutarla: en 2000, el costo unitario total del voto por persona implicó un gasto de 238.14 pesos (por las tres boletas para elegir presidente, senadores y diputados); en 2006, ese costo unitario total del voto por ciudadano aumentó a 309.17 pesos.
         Para las elecciones de este primero de julio próximo, de cumplirse el pronóstico de un abstencionismo del 40% de la lista nominal, tendríamos un costo unitario total del voto por ciudadano de 334.65 pesos.

A COLACIÓN

         A los pilotos de aviones les enseñan que durante el vuelo existen dos momentos críticos: durante el despegue y  aterrizaje.
En una campaña política para las presidenciales también hay dos cruciales: en los primeros tres meses y el último mes de la misma.
Por ende, el llamado es más bien para que los candidatos en campaña tomen todas las precauciones necesarias, un atentado mortal sí volvería a concitar “el voto del miedo”.
Respecto de  1994 en pleno 2012 la gente vive atemorizada ya no únicamente vulneran, atentan y secuestran a los más pudientes sucede con cualquier mexicano y su familia.
A diferencia de 1994 no es lo económico y su crisis la mayor angustia del ciudadano de a pie (aunque el dólar esté a 14 pesos) más bien  el miedo a salir; la inseguridad y   corrupción anidada en todos los niveles para proteger al narcotráfico.
La verdadera contienda electoral de 2012 es la de la ciudadanía versus el poder del narco, no se trata de elegir al candidato que más ofrezca, más bien al que más capacidad de acción, mando y aglutinamiento ejerza,  quien tenga más clara la visión de país.
Por cierto no olvidar que aunque votamos por el presidente en turno en éste va incluido la familia,  amigos, compadres; el posible equipo en el poder por eso hay que fijarse muy  bien antes de ir a votar.
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com



        

        



España, al cuarto para las doce



    POR LA ESPIRAL
            CLAUDIA LUNA PALENCIA



-España, al cuarto para las doce



   
    En España hay tanto apuro que los ministros están a la espera de la llamada de Bruselas o de cualquier comunicado de Ángela Merkel, canciller alemana; como síntoma de la expectativa cotidiana hasta las reuniones, encuentros, conferencias y coloquios previamente organizados sufren alteraciones de último momento.
    En días pasados sucedió con el IV Encuentro “La reforma del sistema financiero” programado para el 6 de junio en Madrid, un foro esperado por buena parte de los economistas participantes quienes “al cuarto para las doce” recibimos una llamada personalizada para explicar la suspensión del evento.
    El motivo principal que a Luis de Guindos, ministro de Economía y Competitividad, le era imposible asistir debido a un imprevisto de último momento, lo que inevitablemente elevó las suspicacias acerca del o los motivos.
¿Sería acaso el nivel de la prima de riesgo, otro hoyo financiero en Bankia, la urgencia de nombrar al nuevo gobernador del Banco de España,  una nueva amenaza en el euro o el rescate de España?
    La verdad es que los españoles la están pasando canutas. Cada día es una nueva prueba de fuego y los ministros encargados de la parte económica y de relaciones exteriores reflejan en sus rostros la presión del momento.
    Además deben multiplicar su capacidad de acción, tratando de convencer a la gente a través de los medios de comunicación de que la economía no será rescatada; después, insistiendo en que la gente deje sus depósitos en los bancos, sobre todo en Bankia, que ha pasado a manos del Estado  y requiere entre 19 mil millones a 20 mil millones de euros de inyección de liquidez.
    Hay tanta indignación al respecto de Bankia, que el puesto de gobernador del Banco de España, ha sido requerido por el presidente  Mariano Rajoy.
    Por todos lados en el país ibérico brotan a borbollones escándalos ligados con políticos y administraciones corruptas, malas  gestiones financieras y excesos cometidos en una etapa de crédito indiscriminado por parte de los intermediarios financieros que contribuyeron a crear una burbuja inmobiliaria.
    Los ocho años de gobierno del presidente José Luis Rodríguez Zapatero dejaron una herencia nefasta para el español de a pie y una clase media aterrada por regresar a la situación de la España de la década de 1960 que se despide del Estado Benefactor y comprende que sus hijos y nietos serán emigrantes en busca de trabajo.
    Al nuevo gobierno del presidente Rajoy le ha caído un alud, una avalancha de datos duros negativos muy superiores a lo que ellos estimaron originalmente.
    Y mientras tanto, los mercados financieros no aguardan por culpables ni deslinde de responsabilidades lo que esperan son acciones rápidas y fiables.
    No obstante, el equipo del presidente Rajoy empieza tibiamente a señalar a los artífices del desastre que tienen a media banca española al borde del rescate porque no es únicamente Bankia la necesitada de liquidez.
    Entre las cabezas visibles figuran la de Miguel Ángel Fernández Ordóñez (nombrado por Zapatero en 2006 como titular del Banco de España); Rodrigo Rato, ex director  Gerente del FMI y presidente de Bankia desde 2010.
A COLACIÓN
    En España hay desesperación por traer dinero a las arcas públicas y evitar una fuga de capitales privados de las instituciones del sistema financiero, aunque en el primer trimestre del año salieron 97 mil 090.9 millones de euros (sin contar con las operaciones del Banco de España)
    Para captar dinero, Hacienda recurre a todo tipo de tácticas peculiares: perdona la evasión fiscal a cambio de que grandes empresarios con dinero no declarado localmente y guardado en paraísos fiscales regularicen sus cuentas con el Reino de España.
    Hasta el mismo Emilio Botín, dueño del BSCH, ha salido beneficiado con  dicha medida.
    Otra decisión recientemente difundida está relacionada con el blanqueo de capitales: tanto particulares como empresas podrán blanquear  dinero pagando  10% de lo defraudado a Hacienda.
    Desde el seno de la administración tributaria justifican que es preferible captar el dinero a que éste siga circulando por muchos otros canales ilegales e ilícitos en los que, además, va dejando dinero en pago de sobornos y comisiones. Mejor captar antes que perder.
    Si de captar se trata, una amplia delegación de empresarios ávidos de estrechar mayores lazos de inversión  desembarcaron en Brasil y Chile de la mano del Rey don Juan Carlos.
    Al menos saben que no son bienvenidos en toda América Latina y que como México  no habrá otro país para respaldar a España de manera incondicional en las buenas y  malas.   
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com