Página de contenido económico

lunes, 30 de enero de 2012

DESEMPLEO Y MINIJOBS


POR LA ESPIRAL

*Claudia Luna Palencia





-Desempleo y minijobs







El cáncer del desempleo es la peor de las enfermedades del actual modo de producción en medio de un capitalismo de barbarie donde prima más el poder del capitalismo financiero que el valor agregado bajo la rueca del capitalismo industrial.


         Perfilados en la segunda década del siglo XXI duele constatar la existencia de empresarios mayormente  interesados en jugar en Bolsa que en sostener el ritmo del timón con los empleados subidos en el mismo barco.

         Algo sucede con el código de ética de la empresa y del empresario, no muy bueno por cierto, cuando la fórmula de quitar  costos implica reducir plantilla, restar prestaciones, congelar sueldos y salarios y cada año el trabajador sufre por reivindicar sus derechos.

         Algunos economistas justificarán que el acertijo en el mercado laboral es cuestión de oferta y demanda, y que el problema deriva de tanto millones de seres humanos en edad productiva pero desempleados y dispuestos a contratarse bajo cualquier condición. Demasiada oferta.

         Es tanto como recordar los tiempos de cambio de finales del XIX y principios del XX cuando la Segunda  Revolución Industrial introdujo nuevas técnicas de producción tanto en el campo como en las fábricas y mucha gente  quedó sin empleo desplazada por la maravilla de las máquinas. Ese  desplazamiento de personas productivas provocó tal presión social y económica que en algunos países el fascismo encontró su caldo de cultivo al tiempo que el comunismo extendía para defender que el trabajador era dueño de los medios de producción.

         No obstante, de aquel pasado, el aprendizaje parece no asimilarse quedándose en lo más naïf de la modernidad actual.          Tanto desempleo no es un buen augurio para ningún país menos cuando los jóvenes son los más afectados y me atrevo, a decir, que tenemos la mejor generación  de jóvenes profesionistas, con tantas herramientas tecnológicas a su alcance e incluso con la capacidad de dominar más de un idioma.

         Sin embargo, cuesta encontrar sitio en el mundo laboral: la Organización Internacional del Trabajo (OIT) advierte que este año tres millones de personas alrededor del mundo quedarán desempleadas sumándose así a la penosa lista de 200 millones de parados al cierre de 2011.

         Cálculos más tenemos que, cada día que transcurra de este año,  8 mil 219.17 personas quedarán desempleadas en el mundo sin diferencia alguna entre países más industrializados o economías emergentes.

         El calvario de encontrar un empleo digno, estable y bien remunerado se padece por igual en Estados Unidos, que en México, Brasil, Turquía, Japón, China y no se diga en Europa o en  países musulmanes donde la “primavera árabe” fue impulsada por jóvenes desempleados con la ambición de un cambio.

A COLACIÓN


         Mientras se ejerce presión, gobernantes y empresarios, reprochan unos a otros la profundización del desequilibrio en el mercado laboral.         Desde la óptica del gobierno la culpa es del empresario figura que debería crear empleo; para el empresario, la  retórica señala al gobierno de ineficaz en sus políticas para favorecer contrataciones baratas y despidos de bajo impacto en las finanzas de la empresa.

         En la mitad de la pugna están los sindicatos y la incapacidad de crear escenarios que, verdaderamente, contribuyan a fomentar empleos dignos, duraderos y bien remunerados como sino fuera de lógica pura que una persona con empleo es más estable, dedica dinero a consumir, comprar, posiblemente ahorrar y  quizá invertir.

         Para algunos gobernantes la respuesta temporal radica en los minijobs, una modalidad que gana cada día más adeptos entre gobernantes y empresarios: en Alemania, la canciller Ángela Merkel, está convencida de sus resultados.

         ¿Qué son los minijobs? En esencia, contratos de  baja remuneración con un máximo de 15 horas de trabajo a la semana, el ingreso está libre de impuestos y el trabajador mantiene algunos derechos sociales como aportaciones a su pensión, acceso a los servicios públicos de salud, bajas por maternidad, enfermedad y vacaciones.

         La idea es que cualquiera puede tener un minijob no importa la cualificación, tampoco si es el primer empleo o la reintroducción al mercado laboral pasados los 35 años.

 En Europa, esta ola de “los cuatrocientos”, por los 400 euros mensuales que se paga por un minijob  amenaza con arrasar con muchos de los mileuristas supervivientes de la crisis y peor aún con extenderse como ejemplo de los empleos baratos hacia otros países.

P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com





 
POR LA ESPIRAL
*Claudia Luna Palencia


-Desempleo y minijobs



El cáncer del desempleo es la peor de las enfermedades del actual modo de producción en medio de un capitalismo de barbarie donde prima más el poder del capitalismo financiero que el valor agregado bajo la rueca del capitalismo industrial.

         Perfilados en la segunda década del siglo XXI duele constatar la existencia de empresarios mayormente  interesados en jugar en Bolsa que en sostener el ritmo del timón con los empleados subidos en el mismo barco.
         Algo sucede con el código de ética de la empresa y del empresario, no muy bueno por cierto, cuando la fórmula de quitar  costos implica reducir plantilla, restar prestaciones, congelar sueldos y salarios y cada año el trabajador sufre por reivindicar sus derechos.
         Algunos economistas justificarán que el acertijo en el mercado laboral es cuestión de oferta y demanda, y que el problema deriva de tanto millones de seres humanos en edad productiva pero desempleados y dispuestos a contratarse bajo cualquier condición. Demasiada oferta.
         Es tanto como recordar los tiempos de cambio de finales del XIX y principios del XX cuando la Segunda  Revolución Industrial introdujo nuevas técnicas de producción tanto en el campo como en las fábricas y mucha gente  quedó sin empleo desplazada por la maravilla de las máquinas. Ese  desplazamiento de personas productivas provocó tal presión social y económica que en algunos países el fascismo encontró su caldo de cultivo al tiempo que el comunismo extendía para defender que el trabajador era dueño de los medios de producción.
         No obstante, de aquel pasado, el aprendizaje parece no asimilarse quedándose en lo más naïf de la modernidad actual.          Tanto desempleo no es un buen augurio para ningún país menos cuando los jóvenes son los más afectados y me atrevo, a decir, que tenemos la mejor generación  de jóvenes profesionistas, con tantas herramientas tecnológicas a su alcance e incluso con la capacidad de dominar más de un idioma.
         Sin embargo, cuesta encontrar sitio en el mundo laboral: la Organización Internacional del Trabajo (OIT) advierte que este año tres millones de personas alrededor del mundo quedarán desempleadas sumándose así a la penosa lista de 200 millones de parados al cierre de 2011.
         Cálculos más tenemos que, cada día que transcurra de este año,  8 mil 219.17 personas quedarán desempleadas en el mundo sin diferencia alguna entre países más industrializados o economías emergentes.
         El calvario de encontrar un empleo digno, estable y bien remunerado se padece por igual en Estados Unidos, que en México, Brasil, Turquía, Japón, China y no se diga en Europa o en  países musulmanes donde la “primavera árabe” fue impulsada por jóvenes desempleados con la ambición de un cambio.

A COLACIÓN

         Mientras se ejerce presión, gobernantes y empresarios, reprochan unos a otros la profundización del desequilibrio en el mercado laboral.         Desde la óptica del gobierno la culpa es del empresario figura que debería crear empleo; para el empresario, la  retórica señala al gobierno de ineficaz en sus políticas para favorecer contrataciones baratas y despidos de bajo impacto en las finanzas de la empresa.
         En la mitad de la pugna están los sindicatos y la incapacidad de crear escenarios que, verdaderamente, contribuyan a fomentar empleos dignos, duraderos y bien remunerados como sino fuera de lógica pura que una persona con empleo es más estable, dedica dinero a consumir, comprar, posiblemente ahorrar y  quizá invertir.
         Para algunos gobernantes la respuesta temporal radica en los minijobs, una modalidad que gana cada día más adeptos entre gobernantes y empresarios: en Alemania, la canciller Ángela Merkel, está convencida de sus resultados.
         ¿Qué son los minijobs? En esencia, contratos de  baja remuneración con un máximo de 15 horas de trabajo a la semana, el ingreso está libre de impuestos y el trabajador mantiene algunos derechos sociales como aportaciones a su pensión, acceso a los servicios públicos de salud, bajas por maternidad, enfermedad y vacaciones.
         La idea es que cualquiera puede tener un minijob no importa la cualificación, tampoco si es el primer empleo o la reintroducción al mercado laboral pasados los 35 años.
 En Europa, esta ola de “los cuatrocientos”, por los 400 euros mensuales que se paga por un minijob  amenaza con arrasar con muchos de los mileuristas supervivientes de la crisis y peor aún con extenderse como ejemplo de los empleos baratos hacia otros países.
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com










EL MOTOR DEL TURISMO


POR LA ESPIRAL

*Claudia Luna Palencia





-El motor del turismo





La Organización Mundial del Turismo (OMT) estima que en 2012 el turismo internacional incrementará entre 3% y 4%, en total serán mil millones de viajeros.

Mientras  el año pasado el número de viajeros creció más de un 4% hasta alcanzar los 980 millones, de acuerdo con cifras del Barómetro OMT del Turismo Mundial.

Con crisis o sin ésta, no cabe duda que la llamada “industria sin chimeneas” es un motor relevante de la economía aportando al sector servicios un dinamismo y una expansión difícil de entender sin su presencia.

Si bien algunos años son mejores que otros, lo cierto es que el turismo ostenta un  lugar relevante dentro del PIB, por ejemplo, en Francia “los gastos que generan los  turistas franceses y extranjeros representan 36 mil  millones de euros, cerca del 6.5% del PIB de Francia”.

En otro país más pequeño como Costa Rica también el turismo tira del carro de la economía “desde 1995 representa la primera fuente de divisas. En 2010 el turismo contribuyó con 5.5% del PIB del país”.

Para México el impacto del turismo representa  8% del PIB nacional y cada año surgen planes para potenciar los atractivos naturales, culturales, geográficos e históricos del país en momentos que arrecia la competencia global; como es de esperar, cada país pretende captar más turistas porque  son más ingresos, divisas y mayores fuentes de empleo.

La competencia es significativa y tal parece que existe un grupo de países inamovibles en los gustos de las personas: Francia, España, Estados Unidos, Italia permanecen siempre en la mira de los viajeros y hay quienes repiten una y otra vez. 

En contraste, otro grupo de países está más sujeto a cambios en los  gustos, modas y tendencias, tenemos a China posicionado dentro de los cinco de mayor atractivo para el visitante primerizo. Hay quien dice: “Por lo menos ir a China una sola vez para ver la Gran Muralla y la Ciudad Prohibida”.

Para mí China es toda una revelación por el posicionamiento tan rápido en las preferencias de los viajeros pasando de largo su lejanía, dificultades del idioma y lo complicado de su comida. No obstante, es precisamente esa oleada de nuevos viajeros lo que empuja a olvidarse de las barreras y distancias.

Y en ese grupo también está México que desafortunadamente cada vez pierde escalones dentro de las preferencias de los viajeros y para mala fortuna resulta que más gente viaja a China que a México y países como Costa Rica y Perú le están dando caña con una competencia feroz para captar viajeros estadounidenses y europeos.

A COLACIÓN


         El año pasado México recibió más de 20 millones de turistas en datos preliminares, aunque el número es considerable, todavía los ingresos anuales  captados son menores al volumen de remesas y allí existe un enorme desafío para quienes elaboran propuestas desde el Gobierno Federal a fin de  detonar el potencial turístico del país.

         Algo deberá realizarse para transformar a fondo la política turística de México,  porque además de volumen se requiere cantidad en divisas, el meollo es que para no perder turistas los estrategas gubernamentales han dejado muchas cosas en el  limbo intentando compensar las malas noticias de la inseguridad en el país a cambio de ofrecer un destino vacacional cada vez más barato y enmarcado en el mundo de los all inclusive.

         Hacia afuera México es un destino barato, lo es más  para quien tiene dólares, euros, libras y yenes, no lo es para quienes viven dentro del país y pagan billetes de avión carísimos ante la falta de oferta en los medios de desplazamiento interno.

         Esto es fácil de constatar cuando en exposiciones como la Feria Internacional de Turismo de España (FITUR) edición 2012, del 18 al 22 de enero, con tantos países representados en diversos stand no hay manera de obviar que así como vamos al rato pagáremos a los extranjeros porque vayan a México.

         También se pasa de largo la imposición de visado para tener  igualdad de condiciones con los estadounidenses quienes hasta pueden abordar cruceros de bandera mexicana sin presentar ningún tipo de documentación.

         Por tanto, México es un destino barato y que privilegia en visado a sus principales visitantes, los estadounidenses, cuando hasta los brasileños impusieron visado a los turistas de Estados Unidos.

P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com




lunes, 16 de enero de 2012

VENENO DE SILICONA


POR LA ESPIRAL
*Claudia Luna Palencia


-Veneno de silicona


   
    Lo que hace la vanidad: cambios en gustos, modas y preferencias en la última década han elevado  la recurrencia de la gente en México para someterse a modificaciones estéticas gracias a la cirugía plástica.
    De hecho, entre jóvenes de 15 a 18 años, el deseo de ahorrar o tener dinero no es más para comprar el primer coche o realizar el viaje soñado lo es más bien con la finalidad de utilizarlo para una cirugía plástica temprana casi siempre un aumento de senos o una rinoplastia.
    A raíz de la demanda (que además lo mismo existe entre la clase más pudiente que entre la de menor ingreso en la llamada clase media) prolifera un cúmulo de cirujanos especializados versus falsos cirujanos; en suma toda una industria relacionada a los Spas, el botox, ácido hialurónico, aparatos con rayos, implantes, hilos para estirar la piel, muchos productos legales pero también  otros de mercado negro e inclusive  fabricados con sustancias nocivas.
    Por doquier hay boutiques de belleza, sanatorios de cirugía plástica y consultorios “patito” para mujeres que ante la estreches del bolsillo sacrifican calidad por precio.
 Empero, vánitas vanitatum, et ómnia vánitas. En efecto, es increíble hasta donde puede llegar una persona por mejorar su físico arrastrada por su vanidad afectada por excentricidades al estilo de “sin tetas no hay paraíso”.
    Y no solo es moda, sino tendencia: datos de la Asociación Mexicana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva (AMCPER) revelan que cada año en México suceden 500 mil intervenciones en centros de salud regulados; de las otras operaciones no hay cifras fidedignas.
    Para como van las cosas, en América Latina, Brasil ocupa el primer lugar en cirugía plástica, le sigue México y es significativo dado que son dos de las economías más desiguales, inequitativas, de mayor brecha económica y número de millones de pobres.
    Pero como entre los sueños no hay brechas, las jóvenes viven el boom de la talla 36, aunque ese paraíso puede ser más bien el laberinto del infierno.
    Hay quienes al no poder pagar por una operación para la colocación de implantes buscan las inyecciones sin saber que son lubricantes, aceites de cocina o aceites combinados utilizados como sustancias para introducirlos en labios, senos, caderas y glúteos.
A COLACIÓN
    Entrados en el terreno de la calidad nos amanecemos en 2012 con la alerta mundial acerca de los implantes para senos elaborados con silicona industrial distribuidos por la  empresa francesa PIP.
    Si bien la alarma está dada para evitar que sigan comprándose implantes PIP, se estima que al menos entre 400 mil a 500 mil mujeres en distintos países los tienen puestos, algunas con tan mala suerte desarrollaron cáncer debido a que las prótesis están hechas de líquido carburante para vehículos.
    Recientemente, el grupo químico alemán Brenntag confirmó su responsabilidad en la venta de la silicona industrial a los fabricantes de implantes mamarios Poly Implant Prothèse (PIP)
Varios países de América Latina van reportando casos PIP, Colombia anunció 15 mi mujeres con prótesis PIP. En México, no hay cifras de las mujeres portadoras, aunque desde 1994 las prótesis PIP entraron al mercado mexicano y no dejaron de utilizarse a pesar de que Estados Unidos emitió una alerta hace más de cinco años.
    Las empresas que en México venden los implantes PIP son: Implementos Médicos Ortopédicos, S.A., que en 2009 cedió los derechos de su registro a Orthogénesis S.A. y  Dermedics, S.A. de C.V., que en 2007 cedió los derechos de su registro a Medicina Estética Europea S.A. de C.V.
    ¿Qué hospitales y qué médicos son clientes de estas empresas desde 1994 a la fecha? Aquí la Secretaría de Salud deberá realizar una investigación al respecto porque en España por ejemplo están procediendo a retirar las prótesis implantadas, pero el temor es que sigan en el mercado para su venta en países subdesarrollados.
Yo por mi parte aconsejo que si algún familiar tiene una operación mamaria realizada entre 1994 a 2011, por precaución debe buscar en su expediente el nombre del fabricante, país de origen y contenido de sus prótesis mamarias; y en caso de duda acudir al cirujano  o  directamente a Salud.
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com

Balance de variables

POR LA ESPIRAL
*Claudia Luna Palencia

-Balance de variables



    En 2011, el peso depreció frente al dólar y el mercado accionario acumuló pérdidas mientras que tanto reservas como remesas internacionales siguieron dando la nota positiva.
    El comportamiento del peso y la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) respondieron en buena medida a la exposición al riesgo de la economía mexicana por cuanto corresponde a su cercanía con la  estadounidense y la presencia de capital español en el sistema de pagos mexicano entre otras inversiones relevantes que desde luego implican no perderse de vista la crisis de deuda desatada en Europa.
    De esta forma, a lo largo del año pasado, la moneda mexicana enfrentó diversos episodios de presión que en otros tiempos hubieran provocado mayores estragos (si por ejemplo, el mercado cambiario estuviera entre bandas o fijo en vez de libre flotación) así se traspasó la barrera de los 12 pesos por dólar hasta alcanzar los  14. 23 pesos por dólar.
    Para diciembre,  la moneda cotizó en 13.94 pesos por dólar cabe mencionar que importadores y exportadores que generalmente compran coberturas cambiarias a fin de resguardarse de los impactos derivados de las fluctuaciones del tipo de cambio fueron sorprendidos por  el mal comportamiento de la moneda mexicana que resultó  la más castigada de todas las monedas latinoamericanas en 2011.
      El peso fluctuó de un mínimo de 11.50 a un máximo de 14.23 pesos por dólar con una depreciación del 23.73 por ciento.
    Por su parte, la BMV acumuló una caída anual del 3.8%, del mercado accionario salieron 3 mil 739 millones de dólares, de acuerdo con información del Banco de México.
A COLACIÓN
    Datos preliminares apuntan que el año pasado la economía mexicana creció 4.80% con una inflación  del 3.7% y las estimaciones son de un PIB de 3.80% y una inflación  de 3.94% en 2012.
    Hasta el momento todos los consensos advierten de un menor crecimiento de la economía mexicana en un año políticamente electoral y clave para la Presidencia donde la presión de las variables externas conjugarán con la tensión de las variables internas.
    La propia Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) puntualiza que los países de la región con  mayor expansión económica serán Panamá, Argentina, Ecuador, Perú y Chile, descartando a México.
    En todo caso el país cuenta con dos variables relevantes con un buen desempeño: reservas y remesas internacionales.
    Las primeras alcanzaron niveles de acumulación histórica para un país que a finales de 1994 y la primavera de 1995 padeció por reservas internacionales para hacer frente al respaldo de su moneda y  los vencimientos en bonos.
    Con una cara muy distinta el Banco de México administra reservas por 142 mil 475.5 millones de dólares, al 30 de diciembre de 2011.
    Ahora bien, respecto de las remesas tenemos que decir que actúan como una válvula de escape para evitar una tensión social derivada del subempleo, desempleo, marginación, exclusión social y económica.
    De acuerdo con la Balanza de Pagos en su información más actualizada de enero a septiembre del año pasado proporcionada por Banco de México, el saldo de las remesas ubicó en 17 mil 280 millones de dólares un 6.6% más respecto de igual lapso de 2010.
    Todavía el saldo por remesas que son las divisas en dólares enviadas por los paisanos mexicanos desde Estados Unidos a México es mayor que el saldo de la Inversión Extranjera Directa (IED) que de enero a septiembre de 2011 fue de 13 mil 492 millones de dólares.
    Cuando comparamos remesas contra IED valoramos en su justa  dimensión la importancia vital que para millones de familias mexicanas detentan los dólares recibidos  semana tras semana; mes tras mes.
    Tras este breve resumen únicamente podemos concluir que mientras diversas variables financieras e inclusive macroeconómicas enfrentan presiones externas, tanto las reservas como las remesas están jugando su papel: las primeras,  garantes de la estabilidad y confianza  para los bienes importados, servicio de la deuda y soporte de la moneda; las segundas, garantes de la paz social por aliviar la tensión en un país de más de 55 millones de pobres.
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com.