Página de contenido económico

miércoles, 29 de septiembre de 2010

DINERO EN LAS AFORES: MINA DE ORO

POR LA ESPIRAL
*Claudia Luna Palencia





-Dinero en las afores: mina de oro
-Legisladores deben protegerlo
-Una quiebra sería funesta


Por supuesto, los recursos del ahorro para el retiro acumulados en las Afores significan una enorme tentación para cualquier gobierno e inclusive para la cúpula empresarial.
De acuerdo con datos de la Comisión Nacional para el Sistema del Ahorro para el Retiro (Consar) al mes de agosto pasado 15 afores administraban un total de 165 mil 763.84 millones de dólares a un tipo de cambio de 12.65 pesos por dólar y considerando la suma total con el rubro de Vivienda.
Se trata de un monto tan atractivo que debemos estar alerta porque en cualquier momento lo usan para financiar a PEMEX y en 10 años nos dejan sin nada de pensiones.
En lo personal el tema de las pensiones de los trabajadores me pone muy nerviosa, varias veces escribí en columnas pasadas mis dudas sonoras al respecto que después de 2030 mi dinero ahorrado exista para poder pensionarme. Vamos, lo dudo.
Básicamente las afores pueden quebrar, hacerlo como un banco y de manera más catastrófica por el enorme daño social que provocaría a millones de retirados de la tercera edad cansados, enfermos e ilusionados por sobrevivir con su pensión.
Actualmente una institución de crédito en México está obligada a realizar una serie de reservas crediticias a fin de resguardar su solvencia, proteger sus pasivos y reaccionar ante cualquier contingencia.
Igualmente los usuarios de los bancos sabemos aplica en el país un seguro de depósitos por hasta 400 mil Udis por los ahorros de una persona en cada institución bancaria.
Al día de ayer, el valor de la Udi era de 4.437246 pesos, es decir, los ahorros hasta por un millón 774 mil 898 pesos están cubiertos para su devolución en un banco por cliente si en el hipotético caso quebrara una institución de crédito.
Muy bien entonces como usuarios de los bancos sabemos lo que nos cuestan los servicios porque de allí obtienen dinero para realizar sus reservas y tenemos muy claro lo del seguro de cobertura limitado. Por ende, conocemos el riesgo.
Respecto de las afores y los recursos del ahorro para el retiro persisten enormes lagunas jurídicas, por ejemplo, qué pasaría si una afore, a través de su siefore, invirtió mal el dinero de los trabajadores, lo pierde y por muchos motivos de operación desde un erróneo manejo financiero, opacidad en las cuentas o caída en los mercados, no tiene más salida que declararse insolvente para pagar las pensiones.
¿Cuál sería la ruta para la afore? ¿Habría otro Fobaproa? Fundamentalmente ¿qué pasaría con los miles de millones de pesos de los trabajadores descontados quincenalmente de su nómina bajo la ilusión de contar en la tercera edad con una pensión?
Las afores no cuentan con seguro de protección de los recursos de los trabajadores. Mi temor es que vivimos en un país donde jurídicamente persisten tantos vacíos, la ley no es democrática, sirve para favorecer al más pudiente. Recordemos las décadas de sufrimiento de los braceros timados por Banobras.
A COLACIÓN
Hay dos reclamos que los operadores de la Consar y los señores legisladores deben atender prontamente: 1) La protección efectiva de los recursos de los aforados a fin de vacunarlos contra cualquier escenario adverso que lleve a la pérdida de su dinero por parte de las afores-siefores. 2) Flexibilizar el retiro y disponibilidad de los ahorros de los trabajadores.
En este último punto, millones de personas dejaron de cotizar hace años porque perdieron su empleo formal obviamente no realizan aportaciones para su pensión, si quieren lo pueden hacer de forma voluntaria, empero, millones no lo hacen, muchos viven al día y requieren de usar la totalidad de su dinero y no aguardar a un escasa pensión porque no cumplirán con las semanas necesarias para mejorar el monto de retiro.
Actualmente el acceso para el retiro es únicamente por dos razones: 1) Por desempleo, cada 5 años pueden solicitar un retiro parcial de los ahorros. 2) Por matrimonio, otro retiro parcial.
No obstante, debería legislarse para que aquellas personas con más de 10 años fuera del mercado laboral formal sin cotizar puedan liberar la totalidad de los ahorros de la afore.
Una protección efectiva del dinero de los trabajadores es prioritaria, máxime con tanto dinero, sería vergonzoso un nuevo robo, irnos a otra magna crisis esta vez por culpa de una afore.
El punto es que tenemos muchos malos antecedentes: el robo de los ahorros de los braceros; el desastre en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) de octubre de 1987; las operaciones de los casabolseros como dueños de los bancos privatizados; etc.
Para tener una idea del volumen de dinero en las afores acumulado hasta agosto, las reservas internacionales en manos de Banco de México ubicaron el 24 de septiembre pasado en 108 mil 029.9 millones de dólares, los recursos en las afores son un 65% superiores.
Quizá por ello un llamado de atención a nuestros legisladores para que nos protejan de manera efectiva, clara y real.
GALIMATÍAS
Los aforados no están exentos de riesgos, simplemente en el día a día, suceden fraudes con los traspasos de cuentas. Muchas personas se enteran de que “alguien” les movió su cuenta de su afore elegida a otra porque los traspasos para eso sirven para que el trabajador elija primero en qué afore quiere abrir su cuenta y después moverlo hacia otra afore para obtener ventajas de una menor comisión y un mayor rendimiento.
Poco a poco la Consar empezó a recibir quejas de personas extrañadas porque su dinero había sido traspasado a otra afore sin su consentimiento.
La Consar dictaminó que, desde agosto pasado, toda persona que realice un traspaso de su cuenta a otra afore acuda directamente con un ejecutivo en la nueva afore elegida, llene un formato, presente su más reciente estado de cuenta con nuevo código de barras y se deje tomar una foto por el ejecutivo.
Y eso es el día a día.
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com.
*Economista y columnista especializada. Con estudios de doctorado por la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales. Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com

lunes, 27 de septiembre de 2010

OBESIDAD EN UN BOLSILLO FAMÉLICO

POR LA ESPIRAL
*Claudia Luna Palencia




-Obesidad en un bolsillo famélico
-Factores negativos que se combinan
-McDonald´s lo que más comemos
 
México es un país de gordos, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) nos ubica como el primero en obesidad en el mundo.
¿Qué es la obesidad? Una enfermedad crónica originada por muchas causas y con numerosas complicaciones, se caracteriza por el exceso de grasa en el organismo y se presenta cuando el Índice de Masa Corporal en el adulto es mayor de 25 unidades.
Otro aspecto muy cierto es que la obesidad afecta a cualquier persona sin importar posición socioeconómica, sexo, edad, color de piel o situación geográfica.
Actualmente, más de la tercera parte de las mexicanas son obesas y entre la población infantil 3 de cada 10 niños.
Aunque todavía no es una situación crítica de obesidad mórbida (aquella en la que una persona duplica su peso) como característica generalizada, más de 6 kilogramos de sobrepeso es la tónica entre la población.
Que México tenga tan malas condiciones físicas por cuestión de su peso es un asunto de prioridad por cuanto implica el impacto en la salud pública, precisamente en un país con déficit de infraestructura hospitalaria, más de la mitad de la población sin acceso a la salud pública, carente de seguro de gastos médicos e incapacitada para pagar una atención privada.
La gordura trae muchos problemas consigo, por algo las abuelas preocupaban por una comida bien balanceada, frecuentemente decían: La gente delgada vive más”.
¿Qué le pasó al México de la gente más delgada que gorda? Podemos encontrar la respuesta en una combinación de factores: nutricionales, socioeconómicos, ausencia de tiempo para el ejercicio físico y una transculturización en la dieta del mexicano de la mano de McDonald´s.
Actualmente comemos peor que nuestros padres y abuelos. La dieta diaria no está balanceada, a la par la gente desconoce la calidad de los alimentos hay tantas hormonas, aditivos, conservadores y pesticidas utilizados que los sabores de antaño no son los mismos en carnes rojas, blancas, frutas o verduras.
¿Cuánto tiempo demora en cocerse una carne de cerdo o de res? Simplemente la calidad de lácteos, tortillas y bolillos no es la misma. A veces me pregunto dónde quedó la nata de la leche hervida.
Hoy en día dedicamos menos tiempo para la cocina, una de las grandes transmisiones generacionales que coadyuvan a la cultura está relacionada con las recetas y la tradición gastronómica.
Esta vocación desaparece bajo el pretexto de la falta de dinero y tiempo. Así las familias de esta generación consumen alimentos mucho menos elaborados y nutritivos.
Una prioridad sustituye a la otra: antaño había que comer balanceadamente, por ejemplo unas buenas tortillas con unos frijolitos bien machacados, con unos chilitos verdes y un pedazo de queso aportan mucho más que la costumbre actual de comer lo que sea porque hay que saciar el hambre con lo primero a la mano, generalmente fast food.
Entre el valor nutrimental de lo primero a la grasa de lo segundo hay un abismo.
Atrás quedaron los pucheros y muchos platos de las abuelas que nos ayudaron a crecer sanos y delgados.
Otro aspecto relevante es el deterioro en el poder adquisitivo. A veces me pregunto cómo le hicieron familias de 10 o 12 hijos para salir adelante siendo sus padres maestros de algún oficio y las madres dedicadas al hogar.
Había para todos. Actualmente una familia de 4 o 5 miembros no come pescado ni siquiera una vez por semana, únicamente un día en Semana Santa; las frutas están caras y el precio de muchos alimentos en relación con el ingreso dificulta el acceso a una canasta alimenticia diversificada y de calidad. Se paga mal, se come peor.
A COLACIÓN
Tampoco debe pasarse por alto la falta de tiempo para el ejercicio y ocio.
Cuando una persona vive en otros países, sobre todo Europa, aprende que un valor necesario en los trabajadores es su capacidad para el ocio, planear sus vacaciones, tiempo con la familia (si la tiene), hacer ejercicio, acceder a la cultura, etc.
En Europa aprendí que en México se trabaja en situación de esclavitud, 12 horas en promedio, a veces mucho más para recibir una paga por 8 horas.
Las personas en México no tienen tiempo real ni para su familia, ocio ni mucho menos para hacer ejercicio.
Haga cuentas amigo lector cuántas horas pasa sentado en la silla de su oficina. Imagine toda la grasa y carbohidratos acumulados en su cuerpo que no pueden salir porque usted no hace ejercicio, en primer lugar porque no tiene tiempo.
Si usted quiere ponerse a regimen para bajar de peso, cualquier doctor le dirá que no basta con comer la mitad, ni hacerlo en mejor forma, las personas deben realizar ejercicio de forma regular, crearse hábitos favorables para su sistema cardíaco y evitar el rebote.
Por último, una población con malos hábitos alimenticios, con pésimo poder adquisitivo es presa fácil de la transculturización. Hace muchos años perdimos la batalla contra la invasión de McDonald´s.
Simplemente todas las franquicias de esta hamburguesería lucen repletas. ¿Por qué? Por lo barato de sus paquetes y ello prima por encima de la calidad y las calorías. Importa más saciar el hambre de forma rápida y barata. No hay para más.
Con todas estas connotaciones no sorprenden los datos proporcionados por la OCDE, el problema viene encima cuando la gente empiece a enfermar del corazón y diabetes y no tengan los medios para curarse ni el sector salud oficial la infraestructura para atenderles.
Para agravar los pronósticos, son los bebés mexicanos que nacen ya con problemas de sobrepeso o bien que a los tres meses de edad los pediatras les diagnostican obesidad y los padres deben disfrazarle alguna toma de leche con agua.
Hay dos puntos nacer obeso y hacerse obeso. El caso es que el medio altera también la transmisión genética, entonces debemos preocuparnos y ocuparnos más por nuestra salud y la de nuestra familia.
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com.
*Economista y columnista especializada. Con estudios de doctorado por la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales. Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com

viernes, 24 de septiembre de 2010

BILLETES: AUMENTA FALSIFICACIÓN

POR LA ESPIRAL
*Claudia Luna Palencia


-Billetes: aumenta falsificación
-Confusiones no ayudan
-Monedas no están exentas



Billetes y monedas. El Banco de México encargado de la política monetaria, el circulante, entre otros menesteres muy relevantes como la administración de las reservas internacionales, no ha tomado con la seriedad del caso y de las circunstancias la protección del papel moneda contra la falsificación.
Nos han llenado de muchos billetes de distintos materiales provocando una confusión entre la población porque no siempre en las tiendas de abarrotes, farmacias ni en miles de establecimientos micro, pequeños y medianos tienen un aparato verificador de la autenticidad de los billetes que están recibiendo por ende, se facilita la circulación de billetes apócrifos.
De nada sirve la incorporación de características de seguridad en el papel moneda, si al mismo tiempo están conviviendo billetes viejos con nuevos: unos fabricados en polímero, otros en papel de algodón; unos con hilo de 3D .otros sin incluirlo.
El lunes pasado tuve en mis manos tres billetes de cien pesos que no tenían nada que ver uno con otro más que compartir la denominación.
Uno fue el clásico-viejo de papel mucho más grande que los otros dos; otro era de polímero con momentos alusivos a la Revolución Mexicana; y el último de papel algodón pero 21 milímetros más corto que el de polímero y tenía un hilo de 3D.
Me pregunto cómo una persona en una gasolinera o cualquier prestador de un servicio sabe identificar si lo que está recibiendo en sus manos es un billete válido o no; porque además hay de un modelo y de otro.
Lo mismo acontece con el de 200 pesos de papel algodón con el hilo de 3D y el más reciente conmemorativo de la Independencia de papel.
Resulta que en México, los billetes más falsificados son de 200 y 500 pesos, ambos fabricados en papel de algodón.
De acuerdo con Banco de México, en el primer semestre de 2010 aumentó 11.4% la falsificación de billetes en el país.
La autoridad central detectó 136 mil billetes falsos circulando, de éstos 59 mil 700 correspondieron a la denominación de 200 pesos y 39 mil 200 a los de 500; 23 mil 900 fueron de 100; el resto ocupa todas las fracciones hasta llegar a los 20 pesos.
Cabe señalar que cuando una persona recibe un billete falso, el daño no es contra alguna institución más directamente al bolsillo de la persona. Una persona con un billete falso no puede canjearlo en un banco, no puede reclamar su reíntegro; no recupera el dinero defraudado.
Las pérdidas anuales contra las personas por motivos de recibir un billete falso ascienden en México entre los 70 y 75 millones de pesos. Por demás una cantidad considerable para los bolsillos de los mexicanos vapuleados por la pérdida de su poder adquisitivo, bajos salarios, comisiones bancarias, impuestos, mantener a cientos de personas con sus propinas y limosnas y, por si fuera poco, sufrir un daño en caso de recibir un billete falso.
Me parece que Banco de México tiene entre sus manos un enorme desafío por resguardar el circulante del vandalismo y la delincuencia. Dotar a la población de billetes seguros y confiables, no inundarnos con uno y otro papel provocando un lío.
Le platico: hace una semana un señor en una papelería sacó un billete de 100 pesos para pagar una cuenta de 87.50, el dependiente toma el billete, lo observa raro porque éste es más pequeño.
Como tiene dudas le dice al señor: “No puedo recibirlo”. El señor alega que es válido “de los nuevos“. El dependiente saca de la caja las muestras de billetes de 100 pesos, por supuesto éste es más pequeño que los otros dos. Finalmente rechaza recibirlo, no quiere arriesgarse más: “Porque varias veces me ha pasado con el de 200”.
El dueño no completa una venta y el cliente sale enojado por la situación. Entonces hay que evitar enredos en la microeconomía emitiendo un billete con un único papel todos con las mismas especificaciones de seguridad.
En Estados Unidos, a partir del próximo mes de febrero estará en circulación el nuevo billete de 100 dólares induplicable fabricado con tecnología 3D, una doble imagen del numeral 100 y unas campanas que se alternarán cuando el billete esté inclinado.
La meta es hacer homogéneos, bajo estas características, a todos los billetes de 100 dólares para evitar confusiones y verdaderamente contribuir a la lucha contra la industria apócrifa.
En cuanto a las monedas, también éstas llegan a falsificarse aunque con menor ritmo.
Precisamente ayer, el presidente Felipe Calderón conoció las nuevas monedas de 5 pesos que saldrán a circulación, son de dos tipos: unas con héroes de la Independencia y otras con figuras de la Revolución.
SERPIENTES YESCALERAS
Estimado lector, si usted recibe un billete y después de revisar los elementos de seguridad de la pieza continúa dudando de su autenticidad, usted puede acudir a cualquier institución de crédito (banco) para una revisión.
Si el cajero determina que se trata de una pieza presuntamente falsa, con fundamento en los artículos 19 y 20 de la Ley Monetaria de los Estados Unidos Mexicanos, realizará las siguientes acciones:`1) Retendrá la pieza para evitar su circulación. Es importante mencionar que nadie puede destruir, perforar o marcar una pieza por ser presuntamente falsa, pues la única entidad facultada para realizar un análisis y emitir un resultado sobre su autenticidad o falsedad, es el Banco de México. Cabe mencionar que en el caso de billetes en moneda nacional, éstos podrán ser marcados por el cajero del banco mediante un sello con características establecidas por el Banco de México. El sellado deberá realizarse a la vista de la persona que presenta los billetes.
2) Le entregará un recibo, en el cual deben estar anotados los datos de la pieza (denominación, número de folio, serie y fecha de emisión), así como los datos personales de quien entrega la pieza (nombre, domicilio, número telefónico), con la finalidad de notificarle el resultado del análisis (dictamen).
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com.
*Economista y columnista especializada. Con estudios de doctorado por la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales. Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com

miércoles, 22 de septiembre de 2010

ESTIRA Y AFLOJA DEL IVA

POR LA ESPIRAL
*Claudia Luna Palencia



-Estira y afloja del IVA
-Financiar al Bicentenario
-Muchos gastos infructuosos



Me queda muy claro: la treta del año pasado del incremento al IVA de 15% a 16% tuvo un beneficiario: el presidente Felipe Calderón y las personas de su gabinete encargadas de los eventos del Bicentenario.
Al negociar PRI y PAN junto con el entonces secretario de Gobernación Fernando Gómez Mont, el apoyo en ambas Cámaras, para aumentar un punto porcentual el impuesto al consumo, fue utilizado ante la prensa y la sociedad bajo la justificación de dar más oxígeno financiero a favor de las arcas federales tras un difícil año económico.
Patrañas. La verdad es que el punto porcentual del IVA traducido en 27 mil millones de pesos adicionales sirvió ante el momento de pánico del Gobierno Federal para cumplir con los compromisos de los festejos del Bicentenario.
Ante la enorme desorganización de qué hacer, cómo hacerlo y fundamentalmente cómo costearlo empezaron con el apoyo de Hacienda a buscar dinero adicional aquí y allá. En medio nos llevaron a nosotros con el IVA.
El grave problema de administración anidado en las cifras oficiales y los recursos públicos trae de cabeza los gastos programáticos y su calendarización, arrastra penosos subjercicios en casi todas las áreas del Gobierno Federal y fugas de dinero en gasto corriente, otros más onerosos e inútiles.
Asimismo la opacidad con la que el gobierno ha gastado para el Bicentenario no hace más que crear indignación, aún me pregunto para qué construir una mole de 7 toneladas, una estructura desmontable de yeso de tan mala calidad que hasta el día de su presentación en la plancha del Zócalo evidenció cierta pérdida del material en uno de los zapatos de su incomprensible figura de hombre revolucionario desgarbado.
Queda para la historia que el general Porfirio Díaz planeó con tiempo y organización los festejos y que un siglo después ni con el IVA al 16% el gobierno blanquiazul pudo cumplir en tiempo y forma con todas las extrañas ideas plasmadas en el papel: desde la Estela de Luz, el Parque Ecológico Bicentenario hasta la famosa Refinería Bicentenario.
Ni una sola obra decente para la posteridad más que carros del desfile tirados a la basura, un coloso que no tiene sitio para colocarse y restos inconclusos por doquier. Me parece indignante pretender una partida en el Presupuesto de Egresos de la Federación de 2011 bajo el rubro del Bicentenario. Por favor, señores legisladores no lo permitan.
A COLACIÓN
Para el próximo año, el Gobierno Federal propone una Ley de Ingresos sin miscelánea fiscal. ¿Qué implica?
Primeramente una miscelánea fiscal es un “conjunto de disposiciones fiscales de carácter anual que emite la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a efecto de reformar o modificar las leyes fiscales y otros ordenamientos federales relativos a la captación de ingresos del Gobierno Federal“.
La implicación es que el gobierno no plantea para el próximo año ni aumentar o disminuir impuestos, lo que en definitiva tiene mucha carga electoral dada la cercanía con el destape de 2012, las elecciones para renovar la Presidencia.
Con la ausencia de una miscelánea fiscal el Gobierno Federal espera que los ciudadanos suframos de una amnesia colectiva y pasemos de largo todo lo que desde el punto de vista más conservador de la derecha han realizado contra los intereses de la ciudadanía ubicada primordialmente en el estrato de la clase media.
No únicamente gravaron el cobro de las pensiones, crearon el Frankenstein del IETU, han privilegiado vergonzosamente a banqueros y empresarios.
Resulta que apuestan a nuestra desmemoria. Gracias a que la derecha no tiene mayoría absoluta en ambas Cámaras sino, créalo amigo lector, tendríamos en este momento un IVA generalizado al 16% en todos los productos, bienes y servicios.
Como electores tenemos casi dos años para meditar cuánto ha perdido nuestro bolsillo, primordialmente la clase media en los últimos años, la persecución fiscal de la que ha sido objeto. De una vez por todas, el programa económico de los blanquiazules descansa en la ortodoxia de ponerle impuestos a todo y es mentira que sea para reducir la pobreza o los programas sociales.
SERPIENTES Y ESCALERAS
Que el PRI quiere bajar el IVA del 16% al 15%, por supuesto primeramente se prestaron a las artimañas del presidente Calderón, luego pretenden redimirse.
Restarle al IVA un punto porcentual no quebrará ningunas arcas, ni ocasionará ningún tipo de desequilibrio. La verdad es que tanto por un lado como por el otro, tiene buena dosis política y electoral.
Hace muchos años que las reformas del Estado, el PEF, paquete económico y fiscal están politizadas, cada quien como dice el vulgo “busca llevar agua para su molino”.
Con una in-administración llena de subejercicios, remanentes y dinero presupuestado sin ejercer, lo que se requiere no es darle más dinero a los ineficientes operadores del Gobierno Federal, más bien estructurales un plan para reorganizar todo el gasto, aprovechar el dinero acumulado de subjercicios pasados para que éste sea gastado en infraestructura, obras de inversión, empleo y mejoras salariales. No dejarlo a merced de los funcionarios para que se lo roben ahora que comenzó la cuenta regresiva para la entrega del poder.
Por lo pronto ya obtuvieron lo que buscaron apoyarse en el aumento del IVA para tener dinero disponible para sus gastos onerosos e injustificables del Bicentenario. ¿Para qué tirar el dinero con una estatua tan fea e insulsa? Hubo aspectos que bien pudieron ser omitidos.
Me hubiese encantado una buena acción social: la inauguración de una colonia de viviendas estilo Infonavit para ubicar a familias que en pleno siglo XXI, tras 200 años de la Independencia y 100 de la Revolución viven igual de marginados y explotados que en antaño, con casas de cartón, pepenando y sufriendo toda clase de vicisitudes.
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com.
*Economista y columnista especializada. Con estudios de doctorado por la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales. Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com

lunes, 20 de septiembre de 2010

TERREMOTOS, SU IMPACTO ECONÓMICO

POR LA ESPIRAL
*Claudia Luna Palencia


-Terremotos, su impacto económico
-Un desastre y la desorganización
-Un sexenio lleno de dificultades


En marzo de 2004 entrevisté al ex presidente Miguel de la Madrid, en su casa del Barrio de Santa Catarina, Coyoacán (cuando su estado de salud no era tan delicado como el actual) el pretexto fue el lanzamiento editorial de “Cambio de rumbo“, una recopilación de los hechos del sexenio que le tocó encabezar.
Sin lugar a dudas históricamente fueron seis años de transición entre un modelo económico -interno y cerrado con reminiscencias del desarrollo estabilizador; hacia otro -abierto, desregulado, guiado por el adelgazamiento del Estado y viraje de términos de propiedad en diversas áreas de la producción, un incipiente neoliberalismo.
El ex presidente De la Madrid me confió que el desarrollo estabilizador fue una de las mejores etapas para México con un crecimiento sostenido del 6% anual, inflación controlada, tipo de cambio estable, empleo y salarios de buen nivel.
Sin embargo, durante el sexenio del presidente Luis Echeverría Álvarez y José López Portillo explotó la caja de Pandora desnudando a un país con una situación insostenible caracterizada por un enorme endeudamiento del gobierno, alto gasto público, inflación creciente y una deuda externa inmanejable.
Para De la Madrid los problemas estaban a la orden del día, los desafíos muchas veces rebasaron la capacidad de respuesta, además de que el arranque del sexenio delamadridista contó con la sorpresa de una Banca recién nacionalizada.
El ex presidente me explicó la urgencia del momento: “Había entonces que tranquilizar primeramente los ánimos de los empresarios recién expropiados. El temor era que la medida de la nacionalización llegara hasta sus empresas. Tuvimos que tomar medidas de emergencia porque el ambiente estaba cargado de incertidumbre”.
Otro hecho inmediato del gobierno fue el de la deuda externa, una válvula de escape que había dejado sin reservas al Banco de México y a la economía nacional sin capacidad de pago. Se perdió todo: la liquidez y solvencia.
En 1976, la deuda era de 19 mil 600 millones de dólares. En los siguientes seis años triplicó; para 1982, el saldo de la deuda externa del sector público aumentó a 58 mil 874 millones de dólares.
Fue un sexenio lleno de obstáculos, con sismos en lo económico y financiero.
A COLACIÓN
Por supuesto fue un sexenio marcado también por el doloroso drama humano y sus consecuencias sociales derivadas de los movimientos telúricos de septiembre de 1985.
Aquella amarga experiencia quedó plasmada en el libro de recopilación “Cambio de rumbo“, acaso como un testigo para las futuras generaciones: “Al releer, después de quince años, este texto, reviví los sentimientos de angustia con los que enfrenté las vicisitudes narradas. En retrospectiva, me doy cuenta de cómo la gravedad de los acontecimientos absorbió la totalidad de mi energía y atención, llevándome a sacrificar parte de mi vida familiar y social”.
De los terremotos de 1985, De la Madrid reconoció que efectivamente hace veinticinco años la sociedad civil rebasó con creces la respuesta del gobierno en las labores de ayuda y rescate de las personas atrapadas en los escombros; en la atención a los damnificados y en la pertinente reubicación en escuelas, una idea de esos líderes naturales que surgieron en la tragedia.
Al calor de la emergencia el entonces jefe del Ejecutivo observó la situación con suma angustia: “Sea como fuere, los terremotos provocaron una movilización social masiva que, desde nuestro punto de vista, abría la posibilidad de que brotara, en forma espontánea o provocada, la violencia social. En los primeros cinco u ocho días posteriores percibí esta posibilidad, pues la energía generada por la movilización al combinarse con los sentimientos de dolor, coraje o insatisfacción por la insuficiencia institucional para atender la situación, creaban el fermento necesario para desatar la violencia”.
GALIMATÍAS
Dos años antes de 1985 el comportamiento de la economía fue el siguiente: 1983 un PIB de -5.2% y 1984 3.6 por ciento. La inflación ubicó en 80.8% en 1983 y para 1984 fue de 59.2 por ciento.
Después de los terremotos, del 19 y 20 de septiembre, había que atender necesidades apremiantes. México requirió con celeridad 4 mil millones de dólares para enfrentar la problemática de los sobrevivientes e iniciar la remoción de escombros y el camino de la reconstrucción.
A partir de diversos estudios del Cenapred sabemos que los sismos le costaron al país 2.7% del PIB dejando consigo una estela de nuevos desafíos: 150 mil personas quedaron desempleadas, había que reconstruir 34% de los edificios del sector público, miles de viviendas, hospitales y edificios escolares.
La evolución del PIB posterior a la catástrofe fue la siguiente: en 1985 2.7%; 1986 -3.5%; 1987 de 1.7% y 1988 de 1.3 por ciento. La inflación cerró en 63.7% en 1985; para 1986 aumentó a 105.7%; 1987 aceleró a 159.2%; y 1988 de 51.6 por ciento.
Además del impacto en el crecimiento, en buena medida la alta inflación de los dos años posteriores a 1985 fueron el resultado de lo que De la Madrid plasmó en la página 469: “Para afrontar la situación provocada por los sismos, tuve que tomar decisiones extraordinarias en el terreno económico. Imposible dejar sobrevivientes atrapados, edificios a punto de caerse o la ciudad sin agua. Tuve que ordenar que se imprimiera dinero, dejando para después la necesidad de encontrar una fórmula de sacarlo de circulación. Aun la inflación resultó secundaria en ese momento”.
Andado el tiempo, después de las confesiones y expiaciones, a veinticinco años de distancia nunca sabremos la verdadera dimensión humana, social y económica que derivó de la tragedia telúrica.
Permanece en la bruma y en la especulación el número de muertos y todo cuanto hizo el Estado por endeudarse y endeudarnos en nombre de una reconstrucción urgente, no siempre eficaz.
Entre todo sé que la sociedad civil hemos madurado en materia de prevención de sismos y cómo reaccionar ante un terremoto, me salta la duda de si el Gobierno Federal tendría mejor capacidad de respuesta, acción y organización o actuaría igual que décadas atrás.
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com.
*Economista y columnista especializada. Con estudios de doctorado por la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales. Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com

viernes, 17 de septiembre de 2010

UNA DEPENDENCIA REAL

POR LA ESPIRAL
*Claudia Luna Palencia


-Una dependencia real
-Capital ibérico: fortaleza
-Presencia en amplios sectores





¿Hasta qué punto penetra el capital español en las economías latinoamericanas? Al parecer 200 años después los lazos son más fuertes, la invasión persiste en la medida de su penetración a diversos sectores.
En México, los flujos ibéricos dominan en lo bancario-financiero bajo las siglas del BBVA dueños de Bancomer y del BSCH con Serfin. El primero goza de tal nivel de posesión en tierras aztecas con ingresos que representan casi el 40% de las utilidades anuales aportadas a la casa matriz en España.
Además del ámbito financiero, las redes ibéricas tejen lazos en extensión hacia otros sectores clave sin quitar por supuesto el dedo en el renglón de la presión para que tarde o temprano el gobierno de México desmantele el aparato petrolero-energético a favor de la iniciativa privada propiamente de la inversión extranjera.
Por lo pronto figuran en el sector eléctrico guiados por Endesa metiéndose en las centrales eléctricas; Iberdrola obtiene varias licitaciones importantísimas para construir subestaciones en la zona norte del país.
También el capital español prolifera en las entrañas como el caso de las tuberías de suministro de gas natural en las principales urbes para cancelar las pipas y tanques estacionarios y obligar a los inquilinos a un abono permanente en su factura de gas favorecedor para la empresa española Gas Natural.
El mercado es tan boyante que Gas Natural decidió vender sus participaciones en la parte eléctrica a las empresas Mitsui & Co y Tokyo Gas para mantener únicamente su influencia en la parte de la distribución del gas natural.
Por el lado de las coinversiones encontramos que la constructora española Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) junto con la mexicana ICA tienen adjudicados varios proyectos de abastecimiento de agua potable; contratos de diseño, construcción y explotación de una planta potabilizadora de agua, por un período de 25 años; y construcción de presas.
Además FCC y otra española como es Aldesa tienen contratos de construcción de diversos tramos de autopistas, una es la de Durango-Mazatlán inconclusa hasta la fecha y una mala herencia desde el sexenio de Vicente Fox.
FCC tiene adjudicado la construcción de 18 kilómetros de esta vía, que incluye la construcción de 16 túneles y 12 puentes, por 136 millones de euros.
Casi en todos lados, sitios, industrias, sectores y ámbitos prolifera la presencia del capital ibérico. En el turismo han formado un verdadero coto de poder apropiándose de las mejores playas, imponiendo sus condiciones de inversión y explotación de manglares, logrando millonarias ganancias desde sus agencias de viajes como Marsans para ofrecer vacaciones de regalo para quienes ganan en euros y pagan en devaluados pesos.
En lo turístico sobresale la infraestructura hotelera de Riu, Iberostar, Meliá, Catalonia, NH, etc.
Y si de telefonía se trata hasta en los hilos inalámbricos es fácil ubicarlos tal es el caso de Movistar con más de 18.7 millones de clientes en todo el país (incluyendo telefonía fija, móvil, pública y datos).
A COLACIÓN
Desde que en los últimos veinte años del siglo XX inició en México y América Latina una apertura a favor del capital extranjero, el ibérico decidió retomar su presencia histórica cual río en busca de su cauce natural, reforzándose a nivel regional e inclusive compitiendo con la inversión estadounidense.
Con el llamado “desembarco español” o “reconquista ibérica” la región cambió de rostro de negocios y no siempre mejoró en el aspecto económico-social destacando además el abaratamiento en los costos de la mano de obra; desvalorización en sueldos y salarios y la pérdida de conquistas sociales que muchos empleados de las filiales ibéricas han visto esfumarse con el cambio de mando.
Basta con preguntarles a los empleados bancarios de las filiales ibéricas si están mejor ahora en materia salarial y de prestaciones que hace 20 años cuando la institución era de propiedad nacional.
México es otro y la región también desde la perspectiva de los profundos cambios provocados por las matrices vía sus respectivas subsidiarias.
¿Hay un condicionamiento externo? Por supuesto, existe, es real. Quizá el caso más visible sucede con Argentina y los constantes roces entre diversos presidentes y políticos contra la explotación y control de precios impuesta por la española Repsol dueña de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF).
Los españoles tienen a los argentinos agarrados por el cuello en materia petrolera porque son ellos los dueños del llamado “oro negro”. Son conocidos los roces de los dueños de Repsol YPF con diversos presidentes recordemos a Fernando de la Rúa y Eduardo Duhalde.
La afectación no queda únicamente en Argentina sino traslada hacia otros países de América del Sur con los que tradicionalmente YPF tiene negocios en petróleo y gas.
SERPIENTES Y ESCALERAS
Ramón Casilda, reconocido investigador, señala en diversos estudios sobre el comportamiento y flujo de la Inversión Extranjera Directa española en América Latina que “la década de 1990 a 2000 fue una calificada de dorada”.
Casilda explica que “el importante despliegue inversor se produce a principios de los años noventa, cuando la inversión directa en España tanto la recibida como la realizada, no alcanzaba el 3% del PIB, mientras que a finales, estos flujos representaron casi el 10% del PIB“.
Una vez superada la recesión española de 1993 comenzó un nuevo desembarco esta vez de capitales en América Latina ávidos de cazar oportunidades en sectores estratégicos en una región urgida de liquidez, adelgazar el Estado, limitar las atribuciones de lo público a favor de lo privado y extranjero.
Casilda señala la vorágine con datos contundentes: “En 1998, la Inversión Extranjera Directa (IED) de las compañías españolas en América Latina superó por primera vez en la historia, a las estadounidenses, contabilizando 10 mil 100 millones de dólares, frente a 9 mil 200 respectivamente“.
Durante 1999, la reconquista había sido consumada de la mano de una IED de 20 mil 500 millones de dólares, frente a los 20 mil millones de dólares de los estadounidense. La realidad es que regresaron y vinieron para quedarse.
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com.
*Economista y columnista especializada. Con estudios de doctorado por la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales. Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com

lunes, 13 de septiembre de 2010

URGE ATENDER A LOS NINIS

POR LA ESPIRAL/Claudia Luna Palencia

_Urge atender a los ninis
_Una política integral
_La pesadumbre en el entorno

Los funcionarios del sector público en su presentación de datos y cifras siempre terminan cayendo en contradicciones provocando de manera inmediata una desconfianza natural.
Sucede con el manoseo de números alrededor de los llamados “ninis” aquellas personas, hombres y mujeres, en edad productiva que ni estudian, ni trabajan.
De los ninis, primero el gobierno negó fueran millones, si acaso 200 mil jamás la cifra estratosférica provista por la UNAM.
Al final de cuentas, el jueves de la semana pasada, Alonso Lujambio, titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y quien ya se siente presidenciable por el PAN reconoció que los ninis son, efectivamente, un grupo considerable: 7.5 millones.
Anteriormente señalamos que la población en México es de 108 millones 396 mil 200 habitantes, de los que, 71 millones 493 mil 800 habitantes oscilan entre los 15 a 64 años de edad.
Se trata del grupo poblacional en edad productiva disponible para realizar un trabajo, aunque el INEGI, en sus estadísticas sobre la PEA considera a todas aquellas personas a partir de los 14 años de edad y no de los 15; hay muchas contradicciones y omisiones, recordemos que antes el INEGI tomaba en cuenta a todos los adolescentes desde los 12 años como capaces para desempeñar un trabajo.
En el sexenio de Vicente Fox fue modificada la metodología y el INEGI borró de las estadísticas más no de la realidad a cientos, sino es que miles de niños de 12 y 13 años que realizan un trabajo o bien están subempleados.
Entonces sea de 12, 14 o 15 años día a día hay muchas dificultades para ingresar de manera formal al mercado laboral, desafortunadamente el golpe ha sido brutal para un amplio universo de jóvenes.
Para el año 2015, el INEGI estima que habrá en el país 30 millones de jóvenes, actualmente son 28 millones y sus oportunidades son escasas en un mundo cada vez más difícil para ellos.
Me pregunto por qué hay ninis, de la forma más simplona podríamos concluir que per secula seculurum han existido los buenos para nada, los hijos mantenidos, aquellos que en toda su vida jamás dan un golpe productivo.
Sí es verdad esa sería la conclusión inmediata, no obstante, considero debemos ir más allá quitarle el tejido de la cotidianeidad para hurgar y encontrar sendos factores obrando contra una juventud que por su edad debería alcanzarlo casi todo.
El mundo de estos chicos y chicas es verdaderamente complejo, mucho más que el mío o el de usted, las amenazas son reales comenzando por una pérdida de cohesión social, desvalorización de la sociedad, quebranto en los cimientos de la familia, contradicciones de corte ético, religioso, filosófico y moral en el individuo. Más todo lo externo que siempre nos ha venido amenazando.
Desafortunadamente tanta confusión conlleva de la mano a una crisis de identidad, las fuerzas se van conforme crece la incertidumbre hacia el futuro inmediato; las expectativas son negativas y tantas dificultades para realizarse como personas, hijos, hermanos, estudiantes, ciudadanos, trabajadores y hasta en su relación con Dios termina minando sus esperanzas.
Es una pena que los jóvenes incipientes carezcan de aspiraciones, sueños de cambiar el mundo “quiero ser presidente” o “dueño de una compañía” o “terminar con la pobreza”.
Si acaso terminarán con dificultades sus estudios, con la incógnita de si tendrán la buena fortuna de, como profesionistas, trabajar de lo que estudiaron; serán aún más suertudos si su primer empleo o el posterior tiene un contrato formal, estable con las prestaciones de ley.
¿Por qué hay ninis? Porque no hay fe, tampoco oportunidades reales para jóvenes a los que su entorno exige hacer el triple de lo que hicieron sus padres para lograr algún día superarles o de plano emularles.
GALIMATÍAS
Los ninis son un grupo para llamar la atención, merecen más que un simple programa, toda una política integral para alentarles a terminar una carrera o recibir conocimientos técnicos e incorporarlos de forma productiva; apoyarlos con subsidios directos para que puedan adquirir una vivienda o poner un taller hasta incluso crearles áreas para ayudarles con terapia a incorporarse a la sociedad, sentirse útil.
Acabo de recurrir a una palabra fundamental en todo ser humano: sentirse útil. Cuando una persona se queda sin empleo hace una curva que refleja cómo en los primeros días o semanas aumenta la expectativa positiva de emplearse en un lugar mejor que el recién abandonado, hay cierto furor, se llevan curriculums de un sitio a otro.
Conforme transcurre el primer mes desempleado y no surge ninguna oferta concreta, la pesadumbre baja el ánimo de la persona e incrementa la desesperación; el agobio avanza al ritmo de las presiones económicas de cubrir pagos, compromisos y responsabilidades.
La curva inicia su decremento conforme pasa el tiempo, la persona sigue desempleada, no cree más en encontrar un trabajo, se siente desechado, un inútil.
Cuando alguien no se siente útil, simplemente deja de aportar, se convierte en un nini.
Para llamar la atención es el incremento en la tasa de suicidio en los jóvenes, muchos son ninis. También hay ninis metidos en las drogas viviendo de la venta fácil de mano en mano, consiguiendo algo de dinero fácil; dormitando en sus casas hasta el mediodía y haciendo vida de noche con los amigos también ninis, con los que juegan billar, beben y hasta se drogan.
Cuándo les preguntas a qué quieren dedicarse, de qué vivirán, contestan evasivas como si a la vuelta de la esquina aguardara el premio mayor.
Los ninis también forman parte del llamado bono demográfico y son la parte más delicada de este inminente cambio generacional: ¿quién velará por ellos cuando no tengan a mamá y papá para darles dinero, casa, cobijo, sustento y medicinas? ¿Quién lo hará cuándo estos ninis tengan más de 50 años y pasen a engrosar las filas de la carga y ociosidad en México?
Por supuesto hay que hacer de los ninis unos “sisis” según palabras de José Narro, rector de la UNAM.
Preocupa la falta de un plan eje, acaso una propuesta del senador Manlio Fabio Beltrones para facilitar la deducibilidad del ISR y IETU en aquellas empresas que contraten cada vez más jóvenes. Todos ellos merecen una política integral.
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com.
*Economista y columnista especializada. Con estudios de doctorado por la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales. Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com

viernes, 10 de septiembre de 2010

SECTOR SALUD, SECTOR DE MUERTE

POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia



9 Sep 2010(10:22:43)
-Sector salud, sector de muerte
-Las mismas camas censables
-Increíbles cifras del seguro popular

Los mexicanos requerimos de mayor infraestructura y más amplia red de servicios primordialmente relacionados con el sector salud siendo además que enfermedades como la diabetes, afecciones cardiacas y varios tipos de cáncer son un común denominador.
En la columna pasada cuestionábamos las cifras mágicas del anexo estadístico del Cuarto Informe del presidente Felipe Calderón, una destacable es la del seguro popular.
De acuerdo con información oficial en 2002 un millón 040 mil 854 personas contrataron de manera voluntaria el seguro popular; para 2005 aconteció un crecimiento inusitado hasta 11 millones 404 mil 861 personas.
Lo extraordinario: en 2010 hay 37 millones 718 mil 283 personas con seguro popular, el propio anexo indica que estos datos no son comparables con los del año pasado, ni fechas antepasadas porque antes se medía por número de hogares.
Para este año decidieron presentarlo por personas, lo más increíble es que en 2008 había 27 millones 176 mil 914 personas con seguro popular y en dos años (además muy difíciles económicamente hablando, una severa contracción del PIB, desempleo y pérdida de poder adquisitivo) contra todo comportamiento inusual de las personas en época de crisis, unas 10 millones de personas contaron con dinero para contratar el seguro hasta llegar a la cifra de los 37 millones 718 mil 283 personas afiliadas.
El seguro popular es una idea maquinada por los estrategas gubernamentales para atender una demanda por acceso al sector salud entre aquellas personas que no tienen IMSS, ISSSTE ni ningún otro tipo de institución pública para incluirlos en dicha prestación.
Las personas de manera voluntaria deciden pagar una cuota mensual, trimestral, semestral o anual para adquirir el seguro popular con modalidad de cobertura individual o familiar.
El pago depende de los deciles de ingreso de la persona o familia y se supone que esto brinda acceso inmediato para ser atendidos por cualquier clínica, sanatorio, consultorio y red de hospitales del sector salud público.
La pretensión es resarcir que muchos millones de mexicanos no tienen forma real de atenderse por una enfermedad o cirugía mayor porque carecen de dinero para pagar una atención privada y al mismo tiempo están fuera del sector salud oficial.
El seguro popular puede pagarse, el meollo es que la red pública es insuficiente y no alcanza para todos los derechohabientes.
No son pocas las quejas de cientos de personas a las que se les murió un familiar por negligencia médica de una institución pública, porque ni llegando moribundo a la sala de emergencias se atiende con prontitud a la persona, no hay capacidad para subirle a piso, meterle al quirófano y salvarle la vida.
Tampoco cuentan con suficientes medicinas, las farmacias subrogadas son un negocio redondo para el IMSS e ISSSTE y vaya que la corrupción queda al desnudo cuando en Tepito o la Merced distintos puestos venden medicamentos oficiales a mitad de precio.
Entonces no es únicamente cuestión de diseñar un seguro popular es tema de acción acabar con la corrupción interna y ampliar toda la red hospitalaria.
Dice el texto del Cuarto Informe que en México, en 2010, hay 62 millones 378 mil derechohabientes contando a todas las instituciones y a los del seguro popular, si lo comparamos con la década de los ochenta existían 29 millones 110 mil derechohabientes.
Mirando al pasado hay indicadores con nulo o poco avance: en el indicador de camas censables encontramos en la actualidad una cama por cada 764 derechohabientes, no estamos tomando en cuenta el universo de los 108 millones 396 mil 200 habitantes en México, nada más el conjunto de los derechohabientes.
Respecto de 1980, en ese entonces existía una cama disponible por cada 750 derechohabientes, en 30 años el avance es escaso. Por eso la gente llega moribunda y ni así la internan, no hay lugar.
Por el lado de los médicos del sector público tenemos actualmente un médico por cada 357 derechohabientes; una enfermera por cada 268; y una unidad de salud por cada 2 mil 976 derechohabientes.
En los ochenta había una unidad de salud por cada 4 mil 172 derechohabientes y un médico por cada 580 derechohabientes.
A COLACIÓN
Por el momento no hay nadie que meta las manos al fuego por alguna institución de salud pública, sobran los malos comentarios a veces porque el equipo es insuficiente, por la pésima calidad humana de médicos, doctores y enfermeras; y la evidente corrupción instalada en cada una de las áreas con saqueos de gasas, medicamentos, material quirúrgico hasta de los insumos para elaborar los alimentos en las cocinas.
Además las filas para recibir un poco de atención son enormes, el tiempo de espera es agotador, el regrese usted mañana o dentro de uno, dos o tres meses una constante respuesta.
Hay mucha negligencia por eso hay tantos errores humanos que cuestan vidas o definitivamente la salud.
He pensado en una conocida mía con cáncer tipo III, ella era fiel a sus revisiones anuales en el IMSS, como trabajadora y derechohabiente estaba muy atenta de pedir con tiempo su cita para su revisión. De pronto, un día se sintió fatal debido a una gripe que casi acaba con sus pulmones; ella pidió una revisión, después de muchos días, idas y vueltas, un médico, otro más y no sé que tantas áreas del IMSS, le dicen que tiene cáncer en el pulmón.
Le dan cita para dentro de 3 meses, antes de ese tiempo ella empeora, la internan en urgencias del IMSS, nuevamente otros estudios y entonces una doctora le dice que su cáncer primario comenzó en los ovarios, le pregunta: ¿qué no lo te lo dijeron los médicos hace dos meses? Efectivamente nadie se lo dijo, lo pasaron por alto, se trataba entonces de un cáncer invasivo. Una prioridad de atención.
Finalmente ella acude a quimioterapia en Oncología en unas galeras donde meten a 50 o 70 personas a las que al mismo tiempo suministran un aparato especial, cada una tiene su propio padecimiento de cáncer y por tanto, una dosis personal. No quiero imaginar cuántas enfermeras equivocarán el suministro, confundirán el expediente de un paciente con otro, porque una atención masiva no puede ser efectiva, ni exenta de errores humanos.
Por eso los hospitales de salud pública son muchas veces corredores de la muerte.
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com.
*Economista y columnista especializada. Con estudios de doctorado por la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales. Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com

miércoles, 8 de septiembre de 2010

RESUCITAR LA PLANIFICACION

7 Sep 2010(12:32:08)

-Resucitar la planificación
-Hay que mirar al largo plazo
-El nuevo rostro de México

México requiere de forma urgente reposicionar a la planificación como eje rector para entre otras muchas cosas aprovechar al máximo el llamado bono demográfico.
De no hacer una reconducción en planes, programas, políticas y estrategias, el país va camino de tirar a la basura el bono demográfico y con ello toda posibilidad real de pasar el año 2050 con una mejor estructura poblacional, menor brecha social y más repartido los beneficios cualitativos propios del crecimiento y el desarrollo económico.
Planificar permite cubrir además del corto y mediano plazo también un horizonte largo y este tipo de acción es precisamente imprescindible primordialmente cuando la demografía y su composición imponen duros desafíos.
Algunos días atrás caí en esta reflexión tras revisar detenidamente el anexo estadístico del Cuarto Informe de Gobierno entregado el 1 de septiembre al Congreso de la Unión como parte de las actividades del presidente Felipe Calderón.
Cabe mencionar que su consulta se encuentra disponible en www.presidencia.gob.mx, vale la pena darle una leída y revisada al anexo para identificar las enormes contradicciones.
El manejo estadístico de las cifras oficiales siempre ha dejado mucho que desear en el país y es una pena que ni los programas sociales ni las cifras logren estar exentas de los intereses políticos o los vientos electorales del momento.
Se trata de un reclamo que todas aquellas personas que trabajamos con estadísticas hacemos y créame, amigo lector, que la percepción no es únicamente interna, muchos investigadores extranjeros en México padecen por analizar series estadísticas en determinado tiempo cuyo maquillaje es difícil ocultar con los cambios de metodología.
Es una pena el manoseo en las cifras, las disparidades entre lo que dice el INEGI, Banco de México y Hacienda, fundamentalmente.
Por ende, para facilitar el análisis a favor de la planeación es menester salvaguardar las estadísticas de los apetitos políticos del momento.
Por lo pronto trabajar con los datos disponibles es tener una arena movediza, empero no hay más.
Dice el anexo estadístico que en el México del Bicentenario viven 108 millones 396 mil 200 personas, dominan las mujeres (55 millones 166 mil 400) respecto de los hombres (53 millones 229 mil 800).
Por grupos de edad, la distribución de la población es la siguiente: de 0 a 14 años de edad de 30 millones 489 mil 600; en el amplio intervalo de 15 a 64 años un grueso de 71 millones 493 mil 800 personas; y de 65 años y más son 6 millones 412 mil 800 personas.
Si lo comparamos con la demografía de 1980 observamos cambios muy interesantes suficiente argumento para demandar una planificación moderna, realista, adecuada a los nuevos desafíos pautados precisamente por las necesidades de la población.
Por ejemplo, en 1980 la población estaba distribuida de la siguiente manera: de 0 a 14 años 30 millones 077 mil 500 personas; de 15 a 64 años de edad 34 millones 433 mil 400 personas; y de 65 años y más 2 millones 873 mil 300.
Treinta años después, en México encontramos que la población de 15 a 64 años de edad más que duplicó y la de 65 años y más triplicó.
Por ende es muy relevante entender las nuevas necesidades de la población del siglo XXI a fin de no desperdiciar las ventajas ofrecidas por el bono demográfico.
Me parece un error atender a la población actual con base a seguir construyendo las mismas viejas políticas del pasado, el de 10, 20 o 30 años atrás cuando el rostro del país no tiene nada que ver con el actual.
A C0LACI0N
En 2010 predomina la población de 15 a 64 años de edad, es decir, una en edad productiva, disponible para el trabajo, ávida de una retribución y de participar en el valor agregado.
¿Qué tipo de políticas públicas han sido construidas para atender a este grupo? Ninguna. Se les sigue tratando como si fuera la década de los ochenta, salvo que el valor del precio de la mano de obra ha decaído al ritmo de la pérdida de sus prestaciones porque el desequilibrio deriva de muchas personas en edad productiva ante una oferta reducida tanto en el sector público como privado.
Deberían elaborarse políticas públicas que preparen a un determinado número para ser empleados públicos, otros para ingresar a la iniciativa privada y otros más para encontrar los estímulos reales para convertirse en patrones y mediante su empresa derramar más empleo.
No reconocer el nuevo rostro demográfico del país y planear conforme a éste puede significar un error imperdonable.
Igualmente sucede con la población de 65 años y más que en la década de los ochenta era de 2 millones 873 mil 300 personas y que, treinta años después, triplicó a 6 millones 412 mil 800 personas.
Después de 2030 seguirá triplicando, el problema es que la población de 6 millones 412 mil 800 personas está pasándola muy mal, sin pensiones, sin vivienda, sin cobertura de salud, ni acceso fácil a los servicios públicos. Viven con dificultades hasta para salir a la calle porque caminar por las banquetas es arriesgarse a romperse una pierna.
Por eso no se ven casi hándicaps en México no porque no existan, porque todos saben que si para personas sanas es complicado movilizarse para discapacitados mayores lo es más.
Tampoco para este grupo se ha realizado una planificación real, correcta, objetiva para sus necesidades, integral en todos los sentidos.
Sé de muchas personas mayores de 70 años que en pleno 2010 deben seguir laborando de lo que sea explotadas como “cerillos” en las cadenas de tiendas departamentales y de autoservicio que no les proporcionan nada más que la autorización para estar guardando la compra de la clientela en las bolsas y sobreviviendo por la voluntad.
Simplemente hagamos juntos una reflexión: si hoy en día usted no tiene nada que lo cubra, ni seguro médico, ni vivienda propia, ni aporta para una pensión, cómo será su vida dentro de 10, 20 o 30 años.
El gobierno no lo está previendo, únicamente limita su tiempo a atender el día a día, resolver lo más inmediato y dejarle la bomba de tiempo al que ya llegará.
México será un país con muchos mayores después de 2030 y habrá entonces una mayor tensión social.
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com.
*Economista y columnista especializada. Con estudios de doctorado por la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales. Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com

viernes, 3 de septiembre de 2010

EL DESINFORME PARA LA NACION

POR LA ESPIRAL
*Claudia Luna Palencia

-El desinforme para la Nación
-Un mensaje que no convence
-Urge un país para todos

Ni pompa, ni circunstancia. El cuarto mensaje del presidente Felipe Calderón en sustitución del Informe que el jefe del Ejecutivo presentaba en el seno del Legislativo es un fiel reflejo de la crisis institucional y el desorden en los tres poderes de la Unión.
Un día antes, primero de septiembre, Francisco Blake, titular de Gobernación entregó en mano el texto del Cuarto Informe de gobierno del presidente Calderón a los respectivos líderes del Senado y la Cámara de Diputados.
En tanto ayer por la mañana, Palacio Nacional quedó acondicionado para que el presidente leyera un mensaje en presencia de cientos de invitados, miembros de su gabinete, legisladores, empresarios destacados, familiares, prensa e invitados especiales.
Al menos una pequeña atención del presidente cuando ya se perdieron todas las formas y formalidades, nos salvamos de la ocurrencia de enviar únicamente algunas líneas por su Twitter.
No obstante, él pone los plazos, los tiempos, el lugar y la modalidad, que sea el Legislativo que acude a él, a sus diálogos por la seguridad, a los reclamos en petit comité en Los Pinos; y a que lo escuchen hablar someramente sobre su más reciente año de gobierno.
Muchas cosas han cambiado en esta ruta de transición democrática y no siempre para bien.
El presidente cumple con enviarle a los Legisladores el texto de varias páginas, no obstante, incumple para con el pueblo que antes, bien que mal, seguía los informes presidenciales, los escuchaba, tenía la oportunidad de palpar aunque fuera por medió de la televisión la relación del presidente para con los diputados y senadores.
En las cafeterías se comentaba cuanto había sucedido ese día y las familias casi siempre reunidas (porque era día no laborable) veían que el presidente acudiera ante el Congreso de la Unión para proporcionar una cuenta de hechos y resultados de los 365 días transcurridos.
Destaco la importancia porque era una forma fehaciente de que el pueblo, nosotros, fuéramos tomados en cuenta como una parte receptora de un mensaje que sucedía una vez al año.
Actualmente mucha gente ni se entera y yo creo que la democracia no puede funcionar con un presidente atrincherado, ignorante del rol de muchas instituciones, arbitrario en sus condiciones y nada dispuesto a entablar un verdadero diálogo democrático.
SERPIENTES Y ESCALERAS
Hace falta un gobierno para todos, un país para todos, en una economía en la que fundamentalmente todos estemos incluidos.
Este último año ha sido desde mi juicio, uno desastroso, caracterizado por un ejecutivo que no ejecuta; un legislativo que no legisla lo pertinente (tiene 11 reformas congeladas y muchas más iniciativas sin tomar atender); un poder judicial de cabeza representado principalmente por una Suprema Corte que trabaja a golpe de consigna en aspectos como el resolver los derechos de los homosexuales para casarse y adoptar hijos.
Evidentemente hemos tenido los días más largos en muchos años producto de una tensión ciudadana aquejada por dos espadas de Damocles: la inseguridad y la falta de una economía incluyente y con resultados tangibles.
En el desánimo de la ciudadanía están presentes los miles de muertos, muchos eran civiles inocentes, víctimas del momento; cientos de personas secuestradas; cientos de negocios cerrados y quebrados porque la propia inseguridad mina cualquier forma legal de hacer economía.
La carrera de la delincuencia es larga con el aumento sin precedentes en los fraudes bancarios, en cuentas de cheques, en la clonación de tarjetas de crédito y debito; las extorsiones vía telefónica y muchos secuestros express en los cajeros automáticos. Las cifras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) indican que al país le cuesta el 1.2% del PIB el efecto de la inseguridad en la economía, no es un dato seguro más bien estimado.
Del empleo, los resultados son evidentemente mostrados por la realidad: sectores torales para el PIB como la industria de la construcción y la generación de riqueza en el país y su derrama en otros subsectores arrastran una pérdida de empleos.
Entonces las propias contradicciones en las datos y la urgencia por ventilar resultados poco creíbles llevan a un choque entre lo que el Gobierno Federal anuncia como “el sexenio de la infraestructura” y que la gente transite por carreteras federales hechas un desastre y la industria de la construcción revele, según datos del INEGI, un estancamiento con una consecuente caída en el empleo.
Me parece ilógico que si fuera el sexenio de la infraestructura, la industria de la construcción no estaría paralizada y no se habrían perdido 47 mil 760 empleos tomando como referencia junio de 2008 con 441 mil 182 trabajadores en dicha industria y la baja a junio de 2010 con 393 mil 422 trabajadores. Aquí tenemos una flagrante mentira una y otra vez repetida en el cuarte mensaje del presidente.
En general no hay una recuperación sólida del empleo, el subempleo sigue ensanchándose y la economía informal ganando más terreno sobre de las actividades formales.
GALIMATÍAS
Otro hecho incontrovertible en este “desinforme” es que el Gobierno Federal tiene dinero presupuestado por el Legislativo y no lo ejerce, arrastrando con ello varios subejercicios desde años atrás.
Resulta inoperante tratar de seguir pidiendo más impuestos, más recaudación aduciendo la falta de dinero.
La ausencia de capacidad para ejercer la administración pública tiene sobrados ejemplos en cualquiera de las 15 Secretarías de Estado, simplemente le pregunto, amigo lector, ¿se sabe el nombre de cada uno de los titulares? Le apuesto que no llega ni a la mitad y es por la misma ausencia de éstos en los medios de comunicación porque siguiendo su bajo perfil no tienen nada que anunciar, ninguna obra para inaugurar, cero resultados para explicar a la población; nada.
Finalmente en aras de la necesidad de construir un país incluyente con una democracia en la que todos estemos representados, es imperdonable que el Ejecutivo siga promoviendo los vacíos de poder, el presidente tiene que cumplir con los tiempos y las formas acudir al Legislativo a dar la cara como el jefe que lleva las riendas de este país. ¿O no es así?
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com.
*Economista y columnista especializada. Con estudios de doctorado por la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales. Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com

miércoles, 1 de septiembre de 2010

¿DROGAS PARA TODOS?

POR LA ESPIRAL
*Claudia Luna Palencia

-¿Drogas para todos?
-EUA, México y Canadá unirse
-Un mercado con muchas aristas



Parece que sería una odisea pedirle a los líderes mundiales y los distintos organismos internacionales ponerse de acuerdo al respecto del tratamiento más adecuado que debería dársele a dos aspectos fundamentales: la legalización de la producción de drogas y su comercio y la despenalización en su consumo.
Hasta el momento no existe un consenso global a pocos meses de distancia de concluir la primera década del siglo XXI. También hay que agregar de forma destacada no podemos concluir que el mercado de la droga tiene y tendrá un comportamiento económico y socialmente homogéneo.
Por ende, no esperemos interpretar los efectos esperados en México observando al mercado y la sociedad de Suiza, Holanda o Estados Unidos, las premisas y sus variantes hacen que las causas y sus efectos no guarden características similares, lo que entonces lleva a que las políticas preventivas y reactivas deben responder a la situación intrínseca del entorno.
Tampoco el mercado de las drogas puede ser explicado y entendido como si se tratara del de jitomates o pescado, quizá un poco como el del alcohol y tabaco, pero aún así se trata de uno poderosamente complejo.
Desde la distancia teje redes, crea mafias transnacionales conectadas a casi todos los canales productivos y en la esfera de lo político, tenemos un nuevo mega poder con el narco dinero.
Producto de ese poder y del dinero que moviliza, distintos actores políticos, en diversos países proponen legalizar la producción y comercialización de las drogas a fin de captar para el erario dinero proveniente de dicha actividad.
La más reciente crisis económica global junto con su evidente astringencia en recursos ha puesto nuevamente sobre de la mesa la necesidad de captar parte del dinero que moviliza el mercado del narcotráfico.
Se está obrando un cambio en el sentido de que combatirlo en sus prácticas ilegales es una lucha estéril en la que además cada vez son destinados mayores recursos de los impuestos de la gente cuando hay enormes carencias por cubrir y el presupuesto no rinde.
Las manecillas están girando entorno de legalizar para captar más dinero a cambio, con una parte, crear programas para prevenir y políticas, para reaccionar en materia social.
Creo que sin lugar a dudas debe darse un consenso mundial al respecto para asumir una postura común para hacer frente a este flagelo y evitar que su permanente operación en la ilegalidad siga trastocando al entorno político y al ámbito de lo económico.
También opino el problema no termina con legalizarlo ni con despenalizar el consumo, por supuesto, los efectos serán distintos entre un país a otro y en los llamados del tercer mundo deberán realizarse esfuerzos adicionales lo vemos en México con una población de alta deserción escolar, mala nutrición y graves problemas sociales ligados con el bajo salario y el desempleo.
GALIMATÍAS
De alguna manera hay una plataforma comercial y de negocios firmada entre México, Estados Unidos y Canadá, desde allí partir para, en aras de una reunión tripartita, avanzar en la búsqueda de un acuerdo común dentro del Tratado de Libre Comercio (Nafta-Tlcan) y lograr una estrategia tripartita al respecto del legalizar o no la producción y comercialización de las drogas y la despenalización del consumo.
Temo que si México legaliza el mercado de las drogas de forma individualizada se convertirá en poco tiempo en un mayoritario centro de consumo.
El narcomenudeo ha probado su eficacia pulverizándose además en pequeñas dosis de bajo costo al alcance de todos, como la droga en forma de goma de mascar de colores que venden en las discotecas, adolescentes y jóvenes la consumen porque sirve para “aguantar la bebida del alcohol”, mantenerse sobrio toda la noche; la única condición es beber aguar para no deshidratarse y desmayarse. El paquetito cuesta 20 pesos.
Así es que legalizar y despenalizar por la libre, puede resultar de doble filo para la sociedad mexicana, en momentos en que la juventud está precisamente atravesando por una grave crisis existencial producto de la misma virulencia del entorno, la baja paga salarial, los problemas de emancipación derivados de la falta de un empleo digno y estable.
Vivimos tiempos en que el suicidio entre la juventud ha incrementado, dice la Comisión de Salud de la Asamblea Legislativa que una de cada 7 personas en el Distrito Federal padece de trastornos mentales y la generación de “los ninis” existe, no es un invento como algunos esgrimen, al menos en mi familia hay más de un par de mantenidos buenos para nada.
Por tanto, ponerles las drogas al alcance con este vacío existencial, crisis de identidad y mala economía no sé qué tan bueno sea hacerlo en México y sin cambios en Estados Unidos y Canadá. Podemos caer en una sociedad que en lugar de aprovechar las ventajas del bono demográfico de forma constructiva lo dilapide cimentando una sociedad de drogadictos inadaptados e improductivos. No habrá política de salud pública preparada para atender los daños físicos y mentales que dicha generación se provocará a ella misma.
México tiene que avanzar en coordinarse con sus dos socios comerciales a fin de asegurarse seguir siendo un país mayoritariamente de tránsito de drogas, con un mercado controlado de consumo y crear programas preventivos y políticas reactivas.
SERPIENTES Y ESCALERAS
Algunos países analizan medidas al respecto: Suiza recientemente anunció que estudia despenalizar el consumo de todas las drogas y es que sepa usted amigo lector hay drogas duras (generan una dependencia física o mental como cocaína, heroína, alcohol, alucinógenos, metanfetaminas y estupefacientes) o blandas (no provocan adicción física únicamente mental como marihuana, hachís, opio, cafeína y nicotina).
De las duras el alcohol ganó la batalla a su favor desde hace muchas décadas atrás; entre las blandas, cafeína y nicotina son las más socialmente aceptadas y masificadas.
Actualmente Suiza, Holanda (hay tolerancia) y otros europeos analizan la posibilidad de un comercio controlado de drogas y la despenalización del consumo. Estados Unidos, hipócritamente no manifiesta una postura definida, mantiene una doble moral entre una de las sociedades más consumistas de drogas del mundo cuya adicción estamos pagando con sangre en México.
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com.
*Economista y columnista especializada. Con estudios de doctorado por la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales. Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com