Página de contenido económico

lunes, 30 de agosto de 2010

T0MAR LAS RIENDAS LAB0RALES

Tomar las riendas laborales
-Jóvenes pensar bien el futuro
-El mercado laboral seguirá barato

En las universidades y escuelas técnicas, los jóvenes son preparados para ser “buenos empleados”, pocas veces reciben orientación para desarrollar una mentalidad propia de empleadores más que de subordinados.

No basta con aprender a ser buenos empleados hay que darle la vuelta al chip y enseñarles a tomar las riendas de su creatividad, inteligencia y capacidad para, por ejemplo, liderar su propia empresa.

Los educandos deben acercarse a la microempresa y entre más pronto padres e hijos logren en conjunto trabajar por cristalizar esa visión, entonces los jóvenes técnicos o universitarios tendrán un camino más flexible que bien manejado con prudencia podrá asegurarles un futuro holgado en comparación con depender de un devaluado salario quincenal, prestaciones constreñidas y la incertidumbre de ser despedidos en cualquier momento, en plena madurez profesional.

A cada momento vemos la manera cómo son tratados los empleados (Mexicana de Aviación) en un entorno empresarial cada vez más hostil, además perdiendo conquistas laborales en una oleada contra los sindicatos erigidos de modernos leviatán.

El futuro no figura más halagüeño que el entorno actual, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) advierte de un recrudecimiento en la crisis global del empleo en los años venideros.

En la actualidad una de cada 5 personas en el mundo tiene entre 15 y 24 años un 85% de ellas vive en países en desarrollo. Un total de 66 millones de jóvenes son desempleados, muchos oscilan en el subempleo.

Antes de 2015 no menos de 500 millones de jóvenes lograrán incorporarse a la fuerza de trabajo mundial, lo harán en empleos de baja calidad y perfil en parte con contratos “chatarra” esto es, carentes de las prestaciones de Ley, sin cobertura de salud pública y peor aún sin aportaciones para las pensiones.

Actualmente el mundo laboral está muy complicado, la tasa de desempleo de los jóvenes es entre 2 y 3 veces superior a la de los adultos.

En el sector informal se registra hasta el 93% de todos los puestos de trabajo disponibles para los jóvenes, los salarios son 44% más bajos que los de la economía formal; y la cobertura de la seguridad social de los jóvenes latinoamericanos descendió del 44% en 1990 al 38% a finales de la década.

En todo el planeta millones de jóvenes no logran incorporarse a la fuerza de trabajo, y por si fuera poco, la OIT enfatiza que la discriminación contra las mujeres jóvenes es especialmente persistente, por ello muchas descartan embarazarse.

Este enredo del mercado laboral no nos llevará a buen destino ni en México, ni a nivel mundial, hemos regresado al escenario donde el poder de las multinacionales quiere terminar de enterrar a los sindicatos y a las conquistas laborales del siglo XIX.

Y es que la competencia rapaz en la globalización demanda empleados maquiladores, agentes de ventas y personal menos cualificado; gente a destajo, disponible en distintos turnos, cuyo contrato genere principalmente el menor de los costos fijos para la empresa.

Fundamentalmente: que sea muy fácil contratar a alguien y que sea muy rápido y barato despedirlo, prescindir de éste.

Si usted, amigo lector, me pregunta: ¿En qué se fijan los empleadores? Mi respuesta gira entorno a un currículo con una carrera trunca, pasantes; gente sin experiencia laboral; solteros; con disponibilidad para viajar; vivir en otra ciudad; contar con buena presentación; habilidad para las relaciones públicas; no tener problemas para aceptar un sueldo base mínimo a complementar con bonos por productividad, ventas, clientela o facturación por comercialización; estar disponible en jornadas de lunes a sábado y de domingo a viernes; y ser moldeable para cubrir diversos turnos laborales.

A COLACIÓN

La OIT destaca que la gran mayoría de los puestos de trabajo accesibles a los jóvenes están mal remunerados y no brindan suficientes beneficios ni perspectivas de promoción.

“Una generación sin la esperanza de un empleo estable constituye un lastre para toda la sociedad. Las deficientes condiciones de empleo en las primeras etapas de la carrera de una persona pueden perjudicar sus perspectivas laborales para siempre”.

Por esa razón lo vuelvo a remarcar: no es bueno aceptar malas condiciones laborales por un largo periodo de tiempo por no quedarse sin trabajo, a la larga se arriesga mucho más. Y lo mismo advierto en el caso de caer en el sector informal.

Por lo pronto, sin una vertiente segura, las bifurcaciones nos llevan a reconsiderar lo siguiente: 1) Las empresas más inestables en el terreno laboral son las medianas y grandes, son las que mayor rotación de personal tienen. Así es que no son un resguardo seguro, no obstante pueden servir de primera experiencia curricular. 2) Es casi improbable que el joven egresado universitario o de una escuela técnica encuentre el trabajo añorado en la actividad deseada. El desempeño es casi siempre en áreas y acciones distintas, muchas veces ni siquiera corresponden a la preparación del educando. 3) Si vivir holgadamente de una profesión es difícil, para hacerlo de un arte o un oficio debe contarse con un ingreso de otra fuente alterna o bien buscar apoyos para creadores en CONACULTA o en diversas fundaciones. 4) El joven que decida quedarse varios años en un trabajo sin las prestaciones de la ley o bien dentro del mercado informal con las mismas condiciones es su responsabilidad ahorrar de manera voluntaria para el retiro mediante una Afore; pagar de su bolsillo un seguro médico particular o bien el seguro popular; y adoptar un esquema personal con la finalidad de algún día lograr un patrimonio.

Finalmente, si usted tiene hijos en la preparatoria o en la universidad, platique con ellos acerca de sus metas laborales y de crecimiento. Ayúdelos a verse como patrón y no como empleado, apuesten por una microempresa, sumen esfuerzos con otros familiares, incluso amigos, den los pasos necesarios con los derechos bien estipulados, no dejen nada a la palabra, ni al cariño. En los negocios, los tratos deben ser claros, legales y notariados.

Lo invito a creer en la microempresa como el camino correcto para comenzar a los 20 años de edad una inversión que será el mejor plus por el que deberá trabajar con ahínco. El riesgo vale la pena.

P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com.

*Economista y columnista especializada. Con estudios de doctorado por la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales. Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com

viernes, 27 de agosto de 2010

R0MPER LA INERCIA DE SUBEJERCICI0S

POR LA ESPIRAL
*Claudia Luna Palencia

-Romper inercia de subejercicios
-Mejorar administración pública
-Legisladores: un gran compromiso

Un camino de cuatro meses marca la recta final del año, tiempo usualmente destinado a reajustar el próximo paquete económico, aprobarse la nueva Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos de la Federación.
Los ciudadanos tememos esta época porque casi siempre implica recibir una cascada de malas noticias en forma de más y nuevos impuestos.
Nuevamente la microeconomía formada por personas, familias y empresas está a la expectativa de qué esperar para 2011.
¿Habrá un incremento del IVA? ¿Del ISR? ¿Un IVA generalizado para alimentos y medicinas? ¿Desaparecerá el IETU o el ISR?
Las expectativas están en forma de interrogantes, la falta de respuestas precisas abren una incertidumbre dañina para todos los agentes económicos.
A estas alturas en las que todavía no logramos reponernos del golpe de la crisis del año pasado (diría arrastramos significativamente los rezagos de las crisis de los últimos veinte años) sería un error deprimir la recuperación de la microeconomía aumentando o inventando nuevos impuestos.
En la mesa económica del lunes pasado, comenté en Grupo Radio Centro con Nino Canún: “Ernesto Cordero por instrucciones del presidente reacomodó todo el ajedrez del equipo de Hacienda, economistas todos con una vocación a favor de reducir el déficit fiscal, restringir el gasto e incrementar los impuestos”.
Asimismo subrayé: “Sería un error, como están las cosas en el bolsillo de las personas y la caja de las empresas que el presidente Felipe Calderón propusiera un paquete económico basado en más y nuevos impuestos y una restricción del gasto cuando existen tantas necesidades por cubrir a lo largo y ancho del país”.
Todo lo contrario, mi propuesta como economista, es por inclinarme a favor de que nuestros brillantes legisladores y sus comprometidos y honorables coordinadores parlamentarios establezcan acciones para obligar al Ejecutivo a gastar el dinero presupuestado por el Congreso.
De alguna manera resarcir los enormes rezagos existentes entre el gasto asignado, programado y ejercido.
Me parece una enorme barbaridad que habiendo tanto por hacer y una pobreza lacerante, el Ejecutivo no sepa cómo ejercer el gasto, hay que romper la inercia de los últimos años de subjercicios acumulados.
La administración pública no está para hacer economías ni ahorros sino para gastar lo asignado de la forma más racional, óptima y eficiente. Tratar de hacer lo más posible, no tener el dinero guardado.
Hay un grave problema en la administración pública que no resuelve con más impuestos, simplemente con aplicar los recursos.
A lo largo de los años con la constante politización de los temas económicos hemos atestiguado la maraña formada en torno a los problemas de la administración pública, el enredo de que todo lo quieren resolver mediante una mayor carga tributaria, el tema de cuidar las finanzas públicas, justificar constantemente una insuficiencia de dinero.
El hecho es que lo hay, no obstante, los titulares en las dependencias oficiales no precisan talento alguno para mandar en el gasto y tomar las decisiones pertinentes para detonar la infraestructura esperada.
Desde mi punto de vista no saber gastar eficientemente los recursos monetarios asignados, no coadyuva a mejorar la distribución de la riqueza, ni los accesos para la inclusión de más ciudadanos en salud, transporte y educación.
A C0LACI0N
Al primer semestre de 2010 existe un subejercicio presupuestal de 9 mil 126.6 millones de pesos. De 24 dependencias del sector público, la mitad arrastran subjercicios.
Fundamentalmente, los rezagos concentran en: 1) Secretaría de Comunicaciones y Transportes. 2) Secretaría de Educación Pública. 3) SEMARNAT aquí la Conagua tiene dinero y no lo aplica. 4) Desarrollo Social.
Se trata de dependencias altamente ligadas con el tema de crear mecanismos para la corrección de la pobreza, generalizar el desarrollo, dar beneficios cualitativos para la población.
Pero sus titulares pasan de noche en la atención de los problemas más fundamentales, quizá por ello las carreteras federales están que se caen a pedazos representando un peligro para los millones de conductores que circulan todos los días sorteando de por sí a los salvajes traileros con sus dobles remolques.
Recientemente crucé por vía terrestre desde la ciudad de México, Puebla, Veracruz, Tabasco, Campeche y Yucatán para llegar a Cancún. Pude constatar el estado de deterioro de las carreteras federales, principalmente Puebla, Veracruz, ni qué decir de lo difícil y agotador que resulta cruzar Campeche.
¿Los mexicanos no merecemos con los impuestos que pagamos y el dineral de nuestro bolsillo en cada caseta de cobro de peaje tener carreteras de primer mundo?
Sucesivamente en cada renglón podemos encontrar una serie de contradicciones que nos hacen pensar lo absurdo de tener un gobierno mal administrador y mal administrado, que quiere más impuestos, más gasto sin ejercer el que ya tiene.
¿Para qué quieren tener tantos subjercicios? Y es que además éstos van sumándose año con año.
Por ende, le insistí a los diputados del PRI y PRD en la mesa de Grupo Radio Centro, más impuestos no hacen más eficiente el gasto si deprimen sobre todo a la clase media, tienen que corregir los mecanismos de asignación de los recursos y crear las plataformas para que el Ejecutivo lo ejerza como fue asignado. Simplemente hay que gastar lo ya dado.
Hay tanto por hacer, lo vemos con las presas, urgen nuevas obras de ingeniería hidráulica, eficientar el desazolve, es ilógico que la obra del Emisor Oriente no cumpla con los tiempos pautados para funcionar cuando la Conagua tiene dinero.
También de forma insistente hemos dicho y recomendado que los legisladores fomenten la creación de una política de reacción a desastres mucho muy superior a lo acotado del Fondo Nacional para Desastres (Fonden) siempre rebasado en todos los términos por las calamidades sobre de la población.
SERPIENTES Y ESCALERAS
Puede ser que este año los señores legisladores eliminen el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) cuya recaudación es baja y provoca un impacto negativo en el bolsillo de los consumidores.
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com.
*Economista y columnista especializada. Con estudios de doctorado por la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales. Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com

jueves, 26 de agosto de 2010

Bajar presión en el bolsillo

Bajar presión en el bolsillo
Gastos escolares a tarjetas
Cuidado con recta final del año

Escribe Claudia Luna Palencia

Cada año la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) implementa un programa de vigilancia de los precios de los útiles escolares a fin, supuestamente, de evitar la reetiquetación en los comercios en detrimento del bolsillo de millones de padres de familia. No obstante, resulta infructuoso.
Este verano, el precio de los útiles escolares aumentó entre 30% a 35%, nuevamente la presión anual para el gasto familiar es cubrir a tiempo con todos los requisitos a favor de la educación del o los niños.
Empero, las listas de útiles escolares son una verdadera exageración: varios lápices, nuevos colores, dos sacapuntas, dos gomas, cientos de hojas blancas, varias cajas de pañuelos desechables inclusive hasta seis; docenas de cuadernos. Todo nuevo otra vez.
Contradictoriamente no hay una política sustentable, no puede seguirse actuando ni gastando como en el pasado.
Nuestra época es de reutilizar, reciclar, reinventar y renovar. Así como la Secretaría de Educación Pública (SEP) en voz de su titular Alonso Lujambio, demuestra un denodado y sorpresivo interés en el lunch de los escolares y su estado de salud, así debe mostrar sus facultades para favorecer que las listas de útiles escolares contengan imprescindibles y los padres puedan recurrir al reciclado.
No se vale que por el pingüe negocio escolar de cada año sean generadas varias toneladas de basura provenientes de mucho material escolar sobrante que bien podría reutilizarse.
Tanto las escuelas públicas como los colegios privados deben permitir que los padres trasladen a sus hijos ese sentido de política sustentable y aprendan con su propio comportamiento como educandos a llevar a la práctica lo que tanto les enseñan los libros: ahorrar y cuidar el medio ambiente.
La mejor forma de que en los educandos quede fijada dicha enseñanza y se vuelva un hábito de mayores es precisamente fomentando reutilizar muchos de sus instrumentos, útiles escolares y uniformes.
Cada año libretas quedan semivacías, lápices y colores a la mitad y en buen estado, lo mismo mochilas y portalápices; además del uniforme escolar.
Por tanto, es injusto que desde el seno de las escuelas y colegios se exija a los padres comprar nuevamente muchos útiles y complementos del uniforme todavía en buen estado. Insisto hay que reutilizar y reciclar.
Es ilógico continuar con prácticas pocos racionales -hablando en términos económicos-, y amigables -en términos de sustentabilidad.
Cada verano, los padres gastan varios salarios mínimos por concepto del “regreso a clase” por supuesto sin contar, la cuota de inscripción, el pago de la cuota de primera vez; más transporte escolar y actividades escolares y extraescolares.
Generalmente los gastos se trasladan a la tarjeta de crédito para solventar las presiones del momento y comprar a crédito libros cuyo precio, sobre todo los de inglés, llegan a superar los 800 pesos sin contar el IVA.
Así, las finanzas familiares arriban al Otoño arrastrando deudas en las tarjetas de crédito producto de los gastos del verano, el regreso a clases y el problema es que el último trimestre del año se caracteriza por los gastos es cuando más se impacta a la inflación.
SERPIENTES Y ESCALERAS
En otras tantas columnas hemos hablado de educación financiera, un principio básico es educarnos para ser consumidores racionales, no actuar todo lo contrario cayendo fácilmente en las compras compulsivas. Aquello de gastar para ser feliz, créame que no llena algún vacío ni sustituye el afecto.
En todo caso tenga en cuenta lo siguiente: 1) El tercer y cuarto trimestre del año existe una mayor propensión en las personas y las familias para realizar una serie de compras o inversiones. Es cuando se toman las mayores decisiones de qué hacer con el dinero ahorrado, con el pago del reparto de utilidades de la empresa, el aguinaldo, la caja de ahorro y otras prestaciones. El segundo semestre del año permite entonces gastos como comprar un coche usado, seminuevo o un modelo directo de la agencia del año siguiente; lo mismo puede decidirse de manera mancomunada, con la pareja, llevar a cabo una inversión patrimonial. La más importante es comprar un departamento o una casa. Es un buen momento para juntar el dinero de los dos, si ambos trabajan, pero no se debe olvidar hacer números sobre todo cuando se adquiere una hipoteca a 20 o 25 años.
2) A partir del segundo semestre, en especial, los tres meses de la última recta del año, es cuando las agencias automotrices una vez colocados en exhibición los nuevos modelos registran la mejor época de venta, sea a crédito o al contado. Comprar un automóvil debe ser una decisión muy bien pensada, requiere a profundidad responder si en verdad se está en cabalidad para hacer frente a todos los pagos que representa un automóvil. Hay que valorar si el automóvil resuelve el problema de transporte o todo lo contrario, no lo resuelve en cuestión de ahorro de tiempo y más bien se convertirá en un gasto inminente para el bolsillo del trabajador que tendrá que resolver por pagar gasolina, impuestos, alarma, seguro, estacionamiento; etc.
3) Es muy importante que los padres se pongan de acuerdo y orienten a sus hijos, los eduquen para ubicarlos de que no siempre les pueden dar gusto en todo lo que piden. Seguramente usted amigo lector ya se ha dado cuenta de cómo incrementa la cuenta del supermercado cuando lleva a sus hijos a las compras de la semana, también de que muchas de las cosas que les compran quedan desperdiciadas o el interés desvanece.
A los niños, desde pequeños, hay que inculcarles el valor del cuidado del dinero, ahorrarlo, saberlo gastar y elegir; créame que aprender a elegir entre una gama de opciones les hará felices, crecerán teniendo poder de decisión.
5) Llevar la tarjeta de crédito a todos lados es un pasaporte abierto a caer en la tentación de comprar y comprar, sobre todo en estas fechas donde los locales bombardean con cartelones de oferta. Si sale, aprenda a ajustar su presupuesto a una determinada cantidad límite de dinero en efectivo.
Con el plástico, al no ver el dinero que estamos desembolsando en el momento, primero proporciona un efecto de bienestar que se disipa en cuanto llega el odioso estado de cuenta y entonces comienzan los problemas. Si tiene más de una tarjeta de crédito lo único que le puedo decir es que aprenda de sus errores.
*Economista y columnista especializada. Con estudios de doctorado por la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales. Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com

martes, 24 de agosto de 2010

P0SADAS, MEXICANA Y AZCARRAGA

POR LA ESPIRAL
*Claudia Luna Palencia

-Posadas, Mexicana y Azcárraga
-Gerardo de Prevoisin, como si nada
-Quebrar una empresa, no todos pierden


Si un servidor o funcionario público comete actos irregulares y delictivos en el ejercicio de sus funciones además de entrar en un proceso legal-judicial aplica la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos para inhabilitarlo. Con los empresarios debería suceder lo mismo.
A pesar de que en México muchos empresarios han engrosado las listas de la corrupción, gracias a la protección del gobierno, continúan vigentes en el sector empresarial con todo y su déficit de calidad moral.
Recordemos a la generación más reciente de corruptos: Ángel Isidoro Rodríguez, Carlos Cabal Peniche (tantas veces ensalzado por su tocayo el presidente Salinas de Gortari), Gerardo de Prevoisin, entre otros más.
¿A dónde están? Además de su historia de prófugos, un par de años tras las rejas con muchos privilegios, el picaporte del dinero y los amigos coludidos desde el poder, hacen negocios como si fueran “unas blancas palomitas”.
¿Alguien les señala por saquear sus propias empresas a costa de la explotación de los trabajadores? ¿Alguien tiene en la memoria el daño fiscal que nos provocaron debido al Fobraproa y la herencia generacional a nuestros hijos y sus futuros hijos?
Tal parece que no. Al menos no hay memoria ni en el gobierno y sus autoridades que venden las empresas rescatadas o conceden delicadas licitaciones, ni siquiera dentro del mismo círculo de hombres de negocios.
No hay mayor paradoja que ver a Ángel Isidoro Rodríguez (quebró Banpaís y Banco Capital) comiendo en el Club de Banqueros como si nada hubiera pasado. A Carlos Cabal Peniche (arruinó Banco Unión y Banco Cremi) departiendo en los mejores restaurantes y llenando de inversiones Tabasco, Chiapas, Campeche y Yucatán.
Pero lo más repugnante, un reflejo de lo qué es México está concentrado en la figura de Gerardo de Prevoisin.
¿Puede entenderse que un hombre señalado directamente de quebrar en 1994 a Aeroméxico, provocarle un hoyo por 232 millones de pesos, funja como subdirector de planeación del Grupo Posadas, dueño de Compañía Mexicana de Aviación?
SERPIENTES Y ESCALERAS
En la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) cotiza Grupo Posadas S.A.B de C.V. dueño de Compañía Mexicana de Aviación. Posadas tiene la obligación ante sus inversionistas de transparentar sus reportes financieros, presentarlos cada trimestre y año; en cambio, Mexicana no cotiza por lo que su información es nebulosa.
Con Mexicana todo ha sucedido tan rápido quizá por ello tanta suspicacia y no basta con lamentarse que en pleno verano de 2010 nos almorzáramos su inviabilidad.
Ha sido una quiebra fast track, a tal grado, el viernes 21 de agosto Posadas anunció a sus inversionistas en un escueto comunicado en la BMV que “ha surtido sus efectos el contrato de enajenación de su participación accionaria en nuevo Grupo Aeronáutico S.A de C.V. la cual representaba el 30.4% del capital social de dicha entidad. El precio de la enajenación fue por un valor simbólico debido a que desde diciembre de 2008, la referida inversión se encuentra registrada en cero, esta transacción no tiene efecto contable negativo en el balance de Posadas”.
Increíble, ni a quién, ni cómo, ni por cuánto, el comunicado teje muchas dudas. El movimiento es frío y sospechosamente calculado para poner a salvo a Link y Click, las dos líneas de bajo costo formadas a expensas de las finanzas de Mexicana.
Finalmente ante las interrogantes, la prensa difundió que los compradores son Tenedora K, junto con el Grupo Industrial Omega y el Grupo Arizan.
El negocio es redondo para Gastón Azcárraga Andrade, presidente del Consejo de Administración de Grupo Posadas desde 1989 y Compañía Mexicana de Aviación desde 2005.
Veamos: el gobierno le vende Mexicana por 165 millones de dólares, la empresa tiene activos entre 11 mil a 18 mil millones de dólares; Azcárraga compró a precio de regalo e inclusive llegó a dilucidar recibiría dinero público para sanear las finanzas de la empresa y contaría con el apoyo suficiente para deshacerse del sindicato.
Ni lo uno, ni lo otro. En menos de un año evaluó que el negocio con Mexicana no provendría de hacerla rentable sino de terminar de saquearla y beneficiarse de su flota, así creó las dos aerolíneas de bajo costo en las que además por ser nuevas puso sus condiciones de contratación de personal a precios ínfimamente castigados y obteniendo del outsourcing las máximas ventajas. Un piloto contratado para Link y Click gana en promedio hasta 60% menos que uno de Mexicana, su contrato tiene muchos menos privilegios y está sujeto a constantes revisiones. Por ser nuevo, le ahorra a Azcárraga pagar por jubilaciones o derechos de antigüedad en comparación con Mexicana.
Otra tetra es que al evitar sanear Mexicana y mantenerla en números rojos tiene varias justificaciones que le dan ahorros fiscales, primero no hace reparto de utilidades entre sus trabajadores; no paga más en sueldos y salarios, todo lo contrario demanda sacrificios a sus trabajadores; finalmente no puede cumplir fiscalmente con Hacienda.
Azcárraga operó todos estos años con la esperanza de que el gobierno lo rescatara. Inclusive en octubre de 2007, reunió 200 millones de dólares para comprar Aeroméxico.
De hecho dijo entonces (ya lo tenía en mente) que si el gobierno no hacía algo por favorecer la fusión entre las dos aerolíneas y las ayudaba a capitalizarse una de las dos quebraría en tres años.
Muy bien, sucedió con Mexicana, la pregunta es quién es el cerebro detrás de la jugada ¿de Prevoisin? ¿Dejarán las autoridades que Azcárraga deje el negocito en ceros para luego meterse a invertir en otro sector y hacer lo mismo?
¿Cuánto dinero y activos de Mexicana fueron usados estos cuatro años para crear Link y Click y principalmente fortalecer a Grupo Posadas empresa con una severa pérdida de calidad, afectada por la caída en turismo, que mágicamente reportó un incremento de hasta 8 veces en utilidades para ubicarse en 150 millones de pesos durante el primer trimestre de 2010?
Aquí hay gato encerrado.
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com.
*Economista y columnista especializada. Con estudios de doctorado por la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales. Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com

miércoles, 11 de agosto de 2010

GUERRA DE CIFRAS POR TURISMO

POR LA ESPIRAL
*Claudia Luna Palencia

-Guerra de cifras por turismo
-Quintana Roo versus Distrito Federal
-Una mala relación precio-calidad



En México, el turismo no termina de recuperarse y la industria como tal sigue aguardando por posicionarse –quizá suceda algún día-, como una de las puntas de lanza en el Producto Interno Bruto (PIB).
Que las remesas sean más potenciales en recursos en dólares respecto de las divisas que dejan los turistas en México es de llamar la atención máxime con tanta oferta geográfica, cultural, histórica, climática y de fauna y flora.
Algo falla y me atrevo a decir que la culpable es la política aplicada en materia turística tan llena de privilegios y privilegiados, sobreexplotación de las playas y manglares, sin embargo, con olvidos en materia de infraestructura como si los turistas no requirieran de caminos seguros, carreteras bien pavimentadas y señalizadas; aeropuertos cercanos; puertos capacitados para ofrecer todo lo que un barco con miles de turistas abordo requiere; y rutas con trenes de alta velocidad tan necesarias para comunicar de forma rápida a un país tan amplio.
Como hay un déficit en la materia proliferan las mega construcciones all inclusive en las playas con la consecuencia de únicamente derramar dinero para los pequeños grandes cotos de poder económico extranjero, me refiero a los Iberostar, Catalonia, Barceló, Riu, Meliá, Mandarin, Hilton, Ritz, etc.
El viajero arriba al país con todo incluido: desde avión, hotel, alimentos, bebidas hasta las propinas. Llegan a una “reclusión placentera” por 5 ó 7 días, una mayoría ni se toman la molestia por salir a conocer más allá de los muros del hotel.
Esta forma de viajar es la dominante en las playas mexicanas, primordialmente en la Riviera Maya y Los Cabos, una vez instalados los viajeros, los servicios ofrecidos dependen de las propias cadenas hoteleras sobre todo para excursiones a los parques de la zona, arrecifes de coral, nadar con el tiburón ballena, visitar alguna isla cercana; etc.
Los traslados incluyen las entradas y la comida, así el viajero llega a un resort all inclusive no genera un gran impacto en distintos sectores de la economía local, la derrama está muy focalizada y la principal beneficiaria es la marca de la gran cadena hotelera generalmente extranjera.
GALIMATIAS
Cancún y la ciudad de México traen un pique de cifras disputándose cada una el primer lugar en captación de turistas a nivel nacional, desde que Cancún es Cancún y luego emergió la Riviera Maya, Quintana Roo lidera como el primer polo para el turista extranjero, primordialmente estadounidense.
La ciudad de México bajo la administración de Marcelo Ebrard presume en lo que va del año de haber superado en afluencia y divisas por cuestión de turismo a Cancún, lo que de ser cierto significaría un notición que los viajeros prefieren la ruta citadina a la playa.
Turismo de Quintana Roo defiende su lugar privilegiado mientras que Turismo del Distrito Federal subraya el nuevo logro, el primero, lo hace muy a pesar de seguir con una capacidad en infraestructura subutilizada, un promedio en verano de entre 60% a un 80% de ocupación, hoteles caros a pesar de las ofertas, caída en la oferta restaurantera, una mala relación precio-calidad y el sector restaurantero semivacío.
El segundo, intenta disimular las marchas y plantones diarios, smog, contaminación, inseguridad, tráfico y mala calidad en el transporte público.
¿Quién tendrá la razón? La respuesta es dudosa sobre todo por la credibilidad en las cifras y estadísticas provistas de forma oficial y oficiosa.
Me cuesta trabajo creer que la afluencia turística aumenta cuando hay una inseguridad palpable. En el exterior, la difusión de México es negativa con cifras de miles de muertos y los restaurantes además lucen semivacíos, así como muchos puntos de interés.
Hay una situación real: nos hemos abaratado en los paquetes en el extranjero es una lástima depender mayoritariamente de la presencia de estadounidenses, muchos en forma de springbreakers.
¿No se podría buscar mayor presencia de japoneses u europeos? Pobre México que tiene que depender en todo de Estados Unidos debemos soportar a los ruidosos visitantes estadounidenses que actúan como plaga sintiéndose dueños de todo y exigiendo precios de regalo.
Con los pasos andados en la primera década de siglo XXI bien vale la pena replantearse la estrategia seguida hasta ahora en materia turística y los logros obtenidos en dicho tenor cargados a la factura del entreguismo a los consorcios extranjeros y dependientes de los dólares en propina a cambio de cero restricciones a los extranjeros, ni siquiera somos capaces de exigir visado a los norteamericanos.
Por eso somos lo que somos. Hace unos días vacacionando en Cancún en un hotel del Grupo Posadas galardonado internacionalmente con 5 diamantes, observé de manera notable como un hotel que hasta hace 4 años contaba con buena afluencia de turistas japoneses, de esos bien educados, bien vestidos y nada ruidosos, nuevamente tenía una mayoría de americanos.
En la primera oportunidad le pregunté a una pareja de Nueva York, de una Convención de Pfizer, qué opinaban de Cancún. Su respuesta no pudo ser más elocuente: “Un destino de playas paradisíacas donde encuentras sexo fácil, barato, bebidas al por mayor y drogas al alcance. Lo que se llama pura diversión sin limite”.
SERPIENTES Y ESCALERAS
Sí, es una pena, la industria turística no vive el boom prometido, ni la estrategia correcta. Todo lo contrario cada crisis le sienta fatal y la de 2009 le pegó absolutamente en la relación calidad-precio así como a cientos de restaurantes dependientes de dicha industria que para no cerrar puertas abarataron los insumos utilizados en sus platillos.
Me quedé sorprendida con el bajón en la calidad del Grupo Posadas básicamente en el Coral Beach Cancún y pasmada con la mala gerencia, suciedad en las habitaciones y falta de seguridad en el hotel Fiesta Americana Mérida donde me sustrajeron 3 mil 100 pesos de la caja de seguridad en la habitación 214.
Da tristeza presenciar la caída de la calidad en restaurantes agobiados por la crisis y la ausencia de clientes. En Cancún, una mala nota para Lorenzillos, Casa Ronaldi y la Isla Contoy, es un asalto por una pésima comida.
En Mérida, Hacienda Teya decayó muchísimo, adquirir una enfermedad no es poco probable.
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com.
*Economista y columnista especializada. Con estudios de doctorado por la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales. Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com

NEGOCIOS CIERRAN POR VIOLENCIA

POR LA ESPIRAL
*Claudia Luna Palencia

-Negocios cierran por violencia
-El impacto económico del crimen
-Crisis española afecta en México

México parece tan lejano, de otro mundo, como señaló Carol Cullar para el periódico USA Today en su artículo “Mexico´s drug war in my backyard”, en la edición del pasado 31 de julio destacó que los mexicanos atrapados aquí hemos perdido nuestro estilo de vida.
Entre otros tópicos implica trastocar la forma de hacer economía, renunciar a muchos sueños y rodearse inclusive de un desánimo palpable a nuestro alrededor.
Seamos sinceros: hemos perdido el control de la realidad. Si años atrás las personas ricas y pudientes eran las más vulnerables ante robos, asaltos, secuestros y asesinatos, en la actualidad no existe un grupo de la sociedad exento de la inseguridad y la violencia. Es como si estuviéramos vencidos ante la deshonestidad, maldad e irracionalidad.
Cullar, en su editorial, narra con cierta nostalgia la decisión de muchas familias mexicanas de cancelar sus sueños y hasta perder sus inversiones asoladas por el temor de la narcoviolencia, lo hace señalando el casó del Restaurante Moderno en Piedras Negras, Coahuila uno muy emblemático que cerró definitivamente sus puertas, no por falta de clientes, más bien por miedo.
Popularmente conocido como “Modernos” atendió a figuras internacionales, John Wayne comió regularmente la mayor parte del tiempo que demoró la filmación de El Álamo en 1960.
No obstante, de glorias pasadas no quedan más y como los dueños de este establecimiento existen decenas de empresarios en el Norte del país que primeramente han desplazado a sus familias a vivir del otro lado de la frontera gracias a su visa de negocios, en tanto venden propiedades y negocios en territorio mexicano para, en definitiva reubicarse en Estados Unidos con todo su dinero.
Aquellas personas menos afortunadas para conseguir fácilmente visados ó carecer de recursos económicos para emigrar definitivamente sufren entonces otro tipo de reacomodo desplazándose hacia otras entidades menos castigadas por la inseguridad, terrorismo y el desafío de los narcotraficantes.
Nos hermanamos con Irak, Afganistán, República del Congo y otros países con un éxodo considerable de sus ciudadanos que huyen del terrorismo, guerra y las muertes por miles de civiles.
En México ya conocemos este panorama, en Ciudad Juárez lo saben de sobra: de acuerdo con información de la Universidad Autónoma Juarense una de cada cuatro viviendas está vacía y más de 10 mil negocios han cerrado.
“Las operaciones del crimen han propiciado que unos 40 mil juarenses huyendo de la violencia se hayan cambiado a Austin, El Paso, San Antonio Texas”.
Cuando la gente se pregunta cuáles son todavía, a estas alturas, las entidades menos afectadas por la espiral que nos aqueja la respuesta según los medios de comunicación está en Yucatán, Veracruz y Querétaro.
Sabemos bien que muchas familias no lo están pensando dos veces para tomar una decisión para irse fuera de México (según sus posibilidades de ingreso) o reubicarse en otra parte del territorio nacional.
La inseguridad y violencia provocan un nuevo éxodo (la pobreza fue primero) de mexicanos al extranjero y también un fenómeno de desplazamiento demográfico interno que por supuesto traerá consecuencias regionales.
En ningún momento puede decirse que es fácil irse de la tierra que te vio nacer, jamás será sencillo dejarlo todo atrás además que económicamente hablando es un daño desde la microeconomía para el Producto Interno Bruto (PIB).
Al respecto, la Secretaría de Economía no proporciona cifras acerca del número de comercios, negocios y establecimientos de todo tipo cuyas puertas han cerrado debido a la violencia; ni tiene estadísticas sobre el número de personas desempleadas por el mismo cierre de su fuente de trabajo.
El punto es que estados con una importante tradición empresarial como son Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas tienen pérdidas y quebrantos en su microeconomía; desinversiones y traslados de capital nacional hacia el otro lado de la frontera.
Por supuesto estamos hablando de cuatro entidades con una fuerte participación dentro del Producto Interno Bruto (PIB) del país, algunos datos del INEGI y del Área de Estudios Económicos de Banamex señalan que por su peso en la economía nacional Nuevo León contribuye con un 7.7% al PIB del país; Coahuila con el 3.4%; Chihuahua aporta el 3.2% y Tamaulipas el 3.4 por ciento.
Regionalmente, el PIB per cápita es alto, algunos lugares como San Pedro Garza García lideran en concentración de la riqueza.
Por ende, no es ninguna buena noticia que el clima de inseguridad frene las inversiones lleve a la gente a vender sus activos y trasladarse a otras ciudades sobre todo el extranjero.
Esta situación no ayuda en momentos de convalecencia de una crisis en México de la que difícilmente saldremos de forma duradera a pesar de que el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) creció 8.8% real en el mes de mayo pasado comparado con igual mes de 2009.
Quiero subrayar que las estimaciones de un crecimiento de 4% a 5% para este año no son convincentes para resarcir todo el daño socioeconómico provocado por ésta y otras crisis, ni mucho menos restablecerá per se el tejido social.
SERPIENTES Y ESCALERAS
Me parece indignante que nuestras autoridades en materia de economía utilicen de manera recurrente el sentido de la negación utilizando la exaltación de logros inexistentes en la realidad más que en las cifras mágicas del escritorio.
Así como sucede con el crimen y la economía interna se niega que la crisis en Europa, concretamente en España, repercuta negativamente en México como si careciéramos de lazos económicos.
En Presidencia y el Gabinete dicen que no, la realidad responde que entre 10 y 15 proyectos ligados al capital español están detenidos en Quintana Roo por culpa precisamente de la crisis en la economía ibérica.
Los proyectos frenados se localizan en el rubro turístico e inmobiliario nada más por la cantidad de 2 mil millones de dólares de Inversión Extranjera Directa.
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com.
*Economista y columnista especializada. Con estudios de doctorado por la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales. Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com

MEXICANA DE AVIACIÓN ¡VAYA VERGUENZA!

POR LA ESPIRAL
*Claudia Luna Palencia


-Mexicana de Aviación ¡Vaya vergüenza!
-El espejo de una mala administración
-Suspensión de vuelos y nómina


Cada crisis termina arruinando a distintos sectores de la microeconomía y por ende, pasando factura a la macro, ésta se llevó consigo muchos negocios pequeños, medianos y grandes.
Si recordamos tres crisis recientes: 1986-87, 1994-95 y 2009, en la primera con el colapso de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) se esfumó el capital de familias que por vez primera accedieron al ahorro en el mercado accionario.
Después en 1994-1995, cientos de micro y pequeños negocios surgidos al calor del espejismo de la bonanza creada en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari y el estímulo del “empléate a ti mismo” cerraron en efecto dominó una vez que el peso devalúo en forma abrupta frente al dólar.
Tanto personas de clase media asalariada que decidieron convertirse en sus propios patrones como miles de desempleados por la desaparición, liquidación y fusión de dependencias oficiales que usaron sus liquidaciones para poner negocios fueron severamente dañados en dicha crisis.
En la de 2009, el golpe de la caída del PIB generalizó en todo el espectro de la clase media de por sí vapuleada por los constantes experimentos fiscales, pérdida en el poder adquisitivo acumulada desde inicio de los noventa; contracciones salariales y la inflación.
Esta crisis nuevamente dejó a muchos en la calle, distintas personas y familias con una mala administración (más deudas en proporción a sus ingresos) están sufriendo las consecuencias y también empresas de distintos tamaños con vulnerabilidades desde tiempo atrás no han logrado soportar el frenón en seco de la economía mexicana.
De esta manera encontramos en el ámbito financiero a Sofoles y Sofomes en crisis, para las primeras Sociedad Hipotecaria Federal instrumentó un rescate silencioso, un mini Fobaproa.
En otros rubros de la economía Cemex debió deshacerse de inversiones foráneas, Vitro apenas respira después de años de arrastrar una deuda mal manejada y Mexicana de Aviación entró en el túnel del concurso mercantil.
Es una lección de sobrevivencia económica: toda crisis da la puntilla a cuanto esté siendo mal administrado desde el bolsillo de una persona, la economía de una familia y la caja de una empresa. Es en suma el conjunto de la microeconomía.
Mexicana de Aviación representa una vergüenza en el más puro sentido de la administración es lo que toda empresa no debe hacer y un resultado además alentado por las autoridades del propio gobierno.
Todavía en años recientes intentaron desde el brazo oficial (con la venia de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y la Comisión Federal de Telecomunicaciones) propiciar una fusión entre Mexicana y Aeroméxico, es decir, fomentar un monopolio uniendo a las dos únicas grandes empresas que controlan un amplio radio de oferta de rutas nacionales e internacionales.
De haberse hecho, tendríamos en este momento quebrada a la industria de la aviación en el país. Todo lo contrario poco hemos avanzado en México por fomentar una industria de la aviación desregulada, abierta, competitiva, de opciones económicas y seguras para el usuario de una línea área.
Las tarifas de vuelos nacionales son muy altas como todo lo malhecho internamente formulado para proteger a distintos clanes empresariales y explotar al usuario que paga caro y malo.
Mexicana sintetiza lo anterior y pobres trabajadores que año con año han perdido conquistas laborales, aumentado sus horas de servicio y vuelo (los pilotos hacen hasta 12 horas en vuelos nacionales con todo y la responsabilidad que implica) renunciado a bonos de fin de año, reparto de utilidades e incremento salarial y afectados por los despidos de sus compañeros.
Han sido años de una mala administración cuyas culpas han pagado trabajadores y usuarios, los primeros con menores prestaciones y salario; los segundos, con precios de billetes más altos no compensados con calidad ni puntualidad.
Hace poco Mexicana de Aviación entró al espacio español, el año pasado pregunté a varios buenos amigos que acostumbran volar de México a Madrid acerca del servicio, me quedé un tanto sorprendida de sus críticas ante el retraso, pésima comida de abordo y trato del personal de vuelo.
Simplemente es el fiel reflejo de una empresa en crisis permanente que abarata los insumos para bajar los costos y aún así es inútil para saldar los números rojos.
Los empleados traen mala cara porque son infelices, están insatisfechos con su empresa, son explotados y el dinero no alcanza para una profesión que hasta hace dos décadas estaba de moda, era chic ser azafata, se podía vivir y viajar a otros países.
No existe más, Mexicana de Aviación está quebrada por tantos años de mala administración y por acumulación de deudas, de valer en activos 15 mil millones de pesos con deudas por 18 mil millones de pesos.
Los accionistas y empleados piden un rescate del Gobierno Federal, un auxilio financiero salido del erario público, no hay por el momento forma de ponerla en venta, la industria de la aviación mundial arrastra enormes avatares.
Lo más indeseable sería dejar a los trabajadores de Mexicana de Aviación en la calle y sin dinero; lo más lamentable sería rescatarla para beneficiar a los dueños.
Quizá Mexicana de Aviación necesite de la mano de Carlos Slim que la compre y someta a un proceso de administración como él y su equipo estilan, a lo mejor así es viable en el futuro.
SERPIENTES Y ESCALERAS
La empresa anuncia que no tiene ni para comprar turbosina ni gasolina, empieza a parar sus aviones, cancela vuelos y afecta a miles de usuarios. Recientemente fue anunciada la suspensión de 14 rutas internacionales con la consecuente queja e indignación de muchos pasajeros que además de quedarse en tierra deberán hacer todo lo posible por lograr el reembolso del billete.
Los empleados están en la misma situación tronándose los dedos con la interrogante de si el próximo día 15 habrá cheque de nómina.
En la prensa circulan diversos rumores que Mexicana de Aviación no pagará a sus trabajadores incluyendo a los de Link, Click y no sindicalizados.
P.D. Le invito a que opine del tema en mi blog http//claudialunapalencia.blogspot.com.
*Economista y columnista especializada. Con estudios de doctorado por la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales. Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com